FICHA

Título original Alba
Título en España: Alba
Temporadas: 1 (13 entregas)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: España
Temática
: Drama
Subgénero: Abusos
Resumen: Una chica que vuelve a su pueblo para unas vacaciones. Es el período de fiestas y, en la noche, la chica bruscamente se siente mal en la discoteca, cuatro jóvenes se la encuentran en las calles tambaleándose y la violan. Tres son los mejores amigos de su novio y el cuarto es… su propio novio.
Actores: Elena Rivera, Jordi Ballester, Candela Cruz, Jason Fernández, Miquel Fernández, Antonio Gil, Pepa Gracia, Pol Hermoso, Franky Martín, Caterina Mengs, Adriana Ozores, Álvaro Rico, Mário Santos, Bea Segura, Jorge Silvestre, Tito Valverde, Eric Masip
Lo mejor: Tito Valverde y Adriana Ozores, con mucho.
Lo peor: Guion previsible desde la primera entrega.
Lo más curioso
:  Trata de sensibilizar a la opinión pública sobre los abusos de las llamadas “manadas”.                                                                        
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Atresplayer el 28 de marzo de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO (entrevista a los protagonistas)

VER SERIE (youtube)

VER SERIE (Atresplayer)

DESCARGA TORRENT (Madeintorrent)

WEB OFICIAL (Atresplayer)

Lo menos que puede decirse sobre ALBA

A un mes del estreno de Alba en Atresplayer y Antena 3, la serie ha pasado completamente desapercibida. Y se entiende perfectamente el motivo. El tema de fondo, los abusos sexuales “en manada”, son lo suficientemente desagradables en sí mismos como para que veamos una serie que denuncia -eso sí, de manera facilona- algo que está suficientemente claro y sobre lo que hay una absoluta unanimidad. Pero es que, además, la serie es completamente previsible y su “mensaje ideológico” es de una pobreza tal que llama la atención: los ricos se salen con la suya y el dinero lo tapa todo, incluso una violación.

Realizar la crítica a la serie es fácil: en primer lugar, es previsible, desde el momento en el que todos los personajes están puestos en el tablero. Sabemos quién va a encubrir los hechos, sabemos quién los va a desvelar, sabemos el papel que va a representar cada uno. E, incluso, podemos intuir el final. Así pues, falta originalidad en la trama, pero también realismo. Hasta ahora, los violadores “en manada” no han destacado precisamente por ser “hijos de papá” ni por su alta capacidad adquisitiva, sino todo lo contrario: la mayoría de violaciones en “manada” son protagonizadas por menores, algunos okupas y “tutelados” por el Estado, que viven a salto de mata tras haber llegado a España ilegalmente. Y, en cuanto a los “de aquí”, casi siempre son discotequeros habituados a drogas de diseño y a consumo de pornografía, sin tener un poder adquisitivo que se aproxime al que esta serie denuncia. El esquema: “violadores acomodados, violan a chicas” es, por tanto, la mayor falsedad que presenta esta serie.

La segunda es todavía peor: el error de cierto feminismo consiste en animar a las chicas a que actúen “sin miedo ante el machismo”, cuando lo que les deberían alertar es que, mientras persistan las actuales circunstancias de consumo de droga y alcohol por las noches, no pueden frecuentar determinadas zonas, al menos en solitario. Eso es realismo y el resto un voluntarismo bienintencionado que puede terminar en tragedia.

Así pues, si no salvamos nada del argumento, dediquémonos por un momento a examinar las actuaciones. Hay que reconocer que no son particularmente malas en lo que se refiere a los protagonistas jóvenes, si bien a todos ellos les falta carisma y presencia escénica. La serie precisaba reclamos más fuertes y es ahí en donde aparecen Adriana Ozores y Tito Valverde para apuntalarla. Cuando aparecen se comen la cámara y al resto de protagonistas. Vimos a Elena Rivera en El Ministerio del Tiempo y en Inés del Alma mía. Aquí hace lo que puede, e incluso su actuación tiene buenos momentos. Va creciendo como actriz, pero este era un papel que no dejará marca en su carrera.

La serie puede verse en Atresplayer y los episodios están también en abierto en youTube. Gustará a las feministas radicales de izquierda irredenta, en tanto que es un producto que parece haber sido diseñado para satisfacerlas. No hubiera estado de más algún consejo para evitar este tipo de situaciones y un mayor realismo a la hora de denunciar los patrones de “las manadas”.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).