FICHA

Título original Wir Kinder vom Bahnhof Zoo
Título en España: Los niños de la estación del Zoo
Temporadas: 1 (8 entregas)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Alemania
Temática
: Drama
Subgénero: Drogas
Resumen: Seis jóvenes habituales de los clubs y las discotecas nocturnas, realizan sus experimentos en el mundo de las drogas, banalizándolas, y tratando de abolir cualquier límite y llegando hasta el final en su aventura. Pronto reconocerán que es un camino que no llega a ninguna parte, salvo a la autodestrucción
Actores: Jana McKinnon, Lena Urzendowsky, Lea Drinda, Michelangelo Fortuzzi, Jeremias Meyer, Bruno Alexander, Angelina Häntsch, Sebastian Urzendowsky, Bernd Hölscher, Hildegard Schmahl, Valerie Koch, Nik Xhelilaj, Heider Hardtt, Tom Gronau, Mai Duong Kieu, Thorsten Merten, Alexander Scheer, Michael A. Grimm, Detlef Bothe, Julia Richter, Claudia Geisler, Jan Budar, Rosa Enskat, Gerhard Liebmann, Daniel Krauss, Torsten Michaelis, Ulrich Brandhoff, Tom Lass, Martin Seifert, Peter Koch, Tristan Seith, Sebastian Rudolph, Michael Ihnow, Jirí Cerný, Tonio Arango, Thomas Niehaus, Marko Dyrlich, Julius Nitschkoff, Jürgen Haug, Monika Oschek, Ralf Dittrich, Nadja Engel, Christian Beermann, Andreas Anke, Torsten Ranft, Norbert Stöss, Joe Weintraub, Stella Brückner, Heide Simon, Ilja Bultmann, Hannah Schiller, Christian Ehrich, Alix Heyblom, Leonie Wesselow, Walid Al-Atiyat, Soogi Kang, Inka Löwendorf
Lo mejor: una radiografía de la juventud alemana de los 70.
Lo peor: la ambientación no es la que cabría esperar de los años 70.
Lo más curioso
: Se basa en el libro del mismo título de Christiana F. y que ya había sido llevado al cine en 1988 con música de David Bowie que aparece también en la película como actor
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 19 de febrero de 2021 en Amazon Prime Video. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6,5

PROMO (en alemán)

PROMO (en alemán)

PROMO (en alemán)

PROMO (en alemán)

VER SERIE (en Amazon Primer Video)

MUSICA

DESCARGA TORRENT (Reinventorrent)

WEB OFICIAL  (en Amazon Primer Video)

Lo menos que puede decirse sobre LOS NIÑOS DE LA ESTACIÓN DEL ZOO

Los alemanes son únicos para superarse a sí mismos y superar a otros. Si creíamos que ya lo habíamos visto todo en cuestiones de toxicomanía gracias a series elaborados en los EEUU, ahora vemos que una serie alemana, deja como niños ingenuos a los habituales estudiantes de universidades americanas que se chutan con cualquier cosa que coloque mínimamente. Lo que la serie Los niños de la estación del Zoo nos va a mostrar es el aspecto más sórdido de la juventud alemana en los años 70, los que nacieron en plena postguerra y no habían conocido los tiempos de disciplina, el esprit de corps, la abnegación e, incluso, el heroísmo.

La serie está basada en una novela que tuvo éxito en el área germánica (incluso en Francia) en los años 70. Se llamaba “Yo Christiane F.” y eran las memorias de una chica que había conocido la noche berlinesa y lo que corría parejo a ella. La protagonista nos presenta a sus cinco amigos, todos ellos diferentes, pero unidos por un sentimiento de rebeldía, de inadaptación y de búsqueda de la felicidad por caminos equivocados, sin reglas, sin límites, sin ningún tipo de cortapisa: simplemente, hacen lo que quieren y, tal como había previsto Nietzsche 80 años antes, la libertad es algo que les viene demasiado grande: sucumben. Los ocho episodios de esta miniserie son la crónica de este fracaso, pero, al mismo tiempo, la posibilidad de regeneración, porque, llegado un punto, la protagonista empieza a pensar que todo aquel camino podría no tener retorno y que, a fin de cuentas, la vida puede ser bella sin necesidad de probar la última sustancia en venta en el supermercado de la droga. Pero hay que reconocer que la vida nocturna de un sector importante de la juventud alemana en los 70, fue así (aquí en España, íbamos 10 años retrasados y un fenómeno análogo ocurrió en los 80).

Los seis protagonistas son seis arquetipos diferentes de jóvenes pero que responden a las mismas constantes. De ser bromistas, expontáneos, anárquicos y divertidos, pasan a ser drogodependientes sin más objetivo en la vida que disponer de la próxima dosis y dispuestos a cualquier cosa por obtenerla.

Buenas actuaciones de los protagonistas y buen casting. No puede decirse lo mismo de la ambientación que no logra convencernos de que hemos hecho un viaje a los “infelices setenta”. Tampoco lo sórdido de la mayoría de escenas constituye un reclamo, si bien es la condición sine qua non para ambientarnos en la trama.

Problema: la misma novela se llevó al cine en 1988 y con el valor añadido de estar acompañada por la música de David Bowie y por su presencia como actor y elemento de la noche. Y esta serie no consigue que palidezca aquella película, sino más bien, que la realza.

La serie puede gustar a los amantes de historias sórdidas de jóvenes, también a los que quieren recordar que los años 70 no fueron ninguna ganga, ni aquí, ni en Berlín, ni en Pernambuco. Servirá también como ilustración de que las drogas no son ninguna ganga, pero sobre todo servirán para que tengamos necesidad de ver la versión original de 1988 y comparar ambas. Para los amantes de la historia, resulta un enigma el pensar que la generación anterior, la que habían nacido en torno a 1930, defendió su país con las armas en la mano, con apenas doce y trece años, mientras que la que siguió no fue capaz ni siquiera de defender su salud.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).