FICHA

Título original Eugenio
Título en España: Eugenio
Temporadas
:  1 (documental)
Duración episodio: 93 minutos.
Año: 2018
Nacionalidad: España
Temática
: Documental
Subgénero: Biografía
Resumen: Un recorrido a la trayectoria de Eugenio, el genial cuentachistes desde el momento en el que formaba con su novia el grupo de la Nova Cançó, Els Dos, hasta el momento de su muerte consumido por la cocaína, el ritmo de vida y la depresión, pasando por sus tres compañeras, su descubrimiento casi casual de su habilidad para contar chistes.
Actores: participan los hijos del biografiado y gentes que lo conocieron directamente, Eugenio, Gerard Jofra, Núria Jofra, Joan Ferrando, Malen Muller, Enric Frigola, Amadeu Pàmies, Amadeu Molins, Mágic Andreu, Joan Gimeno, Jos Novellón, Gemma Recoder,
Lo mejor: Una perspectiva completa de la vida de un artista que nos hizo reir a todos.
Lo peor: la tristeza que emite el documental en su conjunto, especialmente su segunda parte.
Lo más curioso
:                                                                        
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 29 de septiembre de 2018 en TV2. Desde el 6 de abril de 2021 puede verse en Filmin. Puede verse en youTube y en Televisión a la Carta de RTVE.

Puntuación: 8,5

VER DOCUMENTAL (Televisión a la Carta

VER DOCUMENTAL (Filmin)

VER DOCUMENTAL (youTube)

WEB OFICIAL (Filmin)

Lo menos que puede decirse sobre EUGENIO

De él suele decirse que inauguró un nuevo tipo de humor. En realidad, volvió a las fuentes que ya había explorado Buster Keaton y cuyo arte consistía en poner cara de palo ante las situaciones más grotescas y risibles. Parece fácil, pero no lo es tanto: hace falta controlar los tempos, hacer un esfuerzo por no alterar ni un músculo de la cara, dominar el escenario (y Eugenio lo hacía con el cigarrillo, el vaso de whisky y sus silencios. Así empezaban todas sus actuaciones. Tardaba casi tres interminables minutos en empezar su riada interminable que siempre comenzaba con el “Saben aquel que dice…”.

Con tanta carcajada que generó en los años 80, no dio tiempo a saber quién era. Solamente algunos faranduleros sabían que aquella máquina de contar chistes había pertenecido al movimiento de la Nova Cançó de la segunda mitad de los sesenta, junto a su esposa, una andaluza establecida en Cataluña. Tampoco era del dominio público que Eugenio, inicialmente, aspiraba a ser cantante, pero, de tanto en tanto, entre una canción y otra, sobre el escenario, con su primera esposa, empezó a contar algún chiste. Ella fue quien lo animó a seguir por ese camino y, finalmente, los propietarios de un club nocturno le contrataron, pero sólo para que contara chistes. Muy pocos sabían que su fama se cimentó, sobre todo, en las gasolineras, donde se vendían a espuertas sus casetes de chistes. Y, prácticamente nadie, sabía hasta la aparición de este documental que la muerte de su primera mujer le sumió en un estado depresivo que, en principio, consiguió engañar, dando la espalda a la realidad, pero que la propia vida nocturna se encargaría de agudizar en los años siguientes. El testimonio de su segunda compañera y de los que tuvieron relación profesional con él, no deja lugar a dudas: la pendiente de la cocaína y de las malas-malísimas compañías consiguieron que se derrumbara a lo largo de los 90. Lo que le quedó, tras recuperarse, fue una cardiopatía que se le fue agravando y que, finalmente, junto con la depresión, se lo llevó por delante.

Esta es, en síntesis, la historia que nos cuenta este documental armado por Jordi Rovira y Xavier Baig en el que han participado, prácticamente todos los miembros de su familia -salvo, significativamente, su tercera compañera- y buena parte de los que tuvieron una relación profesional con él. Vaya por delante que es uno de los mejores documentales de carácter biográfico, tanto por su forma como por su contenido, que hemos visto en los últimos años. Todos los aspectos del personaje quedan presentados por quienes lo conocieron.

Debo reconocer que, en lo personal, este documental me ha generado una tristeza extraordinaria que contrasta con los chistes de Eugenio que siempre permanecerán en nuestra memoria y que, frecuentemente, seguimos utilizando para animar reuniones de amigos. La historia del “payaso triste” siempre resulta conmovedora. Dramática en este caso. Nos hemos preguntado si, en el caso de los artistas, vale la pena preocuparnos por su vida, en lugar de admirar únicamente su obra. No es una cuestión fácil de decidir.

Para los que, pensando sobre esto, estén convencidos de que la vida del artista también es importante, este documental presenta la vida de uno de ellos, un Buster Keaton de nuestro tiempo y de nuestras latitudes.  

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).