FICHA

Título original The irregulars
Título en España: Los irregulares
Temporadas: 1 (8 entregas)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Reino Unido
Temática
: Drama
Subgénero: Intriga
Resumen: Un grupo de jóvenes marginados es contratado por el célebre detective herlock Holmes para ayudarle a resolver crímenes sobrenaturales. Los jóvenes cumplen con su cometido y se enfrente a poderes desconocidos pero terribles saliendo siempre airosos y demostrando la viabilidad de una sociedad multicultural.
Actores: Thaddea Graham, Darci Shaw, Jojo Macari, McKell David, Sheila Atim, Mark Hugh-Williams, Harrison Osterfield, Clarke Peters, Royce Pierreson, Grant Crookes, Henry Lloyd-Hughes, Ansu Kabia, Colin Thompson, Manoj Anand, Charles Armstrong, Anthony Barclay, Neil Barnes, Yui May Cheung, Alex Ferns, Olivia Grant, Lisa Dwyer Hogg, Akhtar Hussain, Tina Louise Owens, John Alan Roberts, Shane Senior
Lo mejor: que no habrá segunda temporada
Lo peor: tomar el nombre de Sherlock Holmes en vano y una banda sonora infame
Lo más curioso
: En una de las novelas de Conan Doyle, aparece el nombre de “irregulares” como grupo de niños que ayudan a Holmes a resolver los casos.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 26 de marzo de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos y comprarse en DVD.

Puntuación: 4

PROMO (en ingles)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL

Lo menos que puede decirse sobre LOS IRREGULARES

Sería difícil contestar a la pregunta de que nos ha gustado menos de esta serie: su temática, su banda sonora, su debilidad estructural o, simplemente, el carácter cleptomaníaco de sus promotores que han saqueado, sin el más mínimo pudor, materiales procedentes de la literatura inglesa, pero también del propio mundo de las series realizadas hace muy poco. Por tanto, nos es imposible decir cuál es la sensación que nos ha causado, si de náusea o de malestar, o, incluso, sonrisas momentáneas de conmiseración.

Los que somos admiradores del ciclo de novelas de Sherlock Holmes, nunca perdonaremos a los promotores de esta serie el haber tomado el nombre de Conan Doyle en vano. Hoy, podemos decir que series como Arthur & Georges, Los oscuros comienzos de Sherlock Holmes, Sherlock, Elementary y, no digamos, Las aventuras de Sherlock Holmes, son reinterpretaciones del famoso personaje de Doyle (e, incluso, en alguna ocasión del mismo autor). Pero todas tienen en su haber el ser respetuosas con los personajes, el autor, con la época y con el buen gusto. Algo que está completamente ausente en Los irregulares, serie que utiliza gratuitamente la figura de Holmes, la deforma hasta lo inextricable y lo reinserta dentro de un mundo paranormal desmadrado y errático.

En efecto, como se sabe “los irregulares” son un grupo de adolescentes de los bajos fondos de Londres que aparece en la novela de Conan Doyle, El estudio escarlata. Holmes les para unas gratificaciones y ellos escudriñan Londres y localizan lo que el detective las he pedido. Luego, aparecieron cuatro relatos, escritos por Tracy Mack y Michael Citrin, sobre este grupo de jóvenes que tuvieron cierto éxito. Y ahora, Tom Bidwell es el que recupera todos estos materiales, los mete en la batidora junto con elementos procedentes de los relatos más banales de terror paranormal y los sirve como si se tratara de algo “nuevo”, “original” o “novedoso”, acogido al todo poder de Netflix.

Lo más chirriante de la serie -cuyo argumento renunciamos siquiera a intentar esbozar- es una música tecno, molesta al oído y absolutamente inadecuada, pero destinada a un público habituado a la “música-basura”, tanto como a las “series-basura”, a la “telebasura”, a la “comida basura” y demás.

Quizás la mayor broma de esta serie es que el papel de Holmes, aquí, resulta representado por un actor negro absolutamente desconocido. Realmente, el papel de Holmes en esta serie es muy secundario, a pesar de que se “venda” como una serie sobre el detective. No, en realidad, es una serie en las que vemos evolucionar a niños desconocidos (desde un príncipe, hasta unos mendigos) persiguiendo o siendo perseguidos por entidades demoníacas. Una serie de este tipo podría haber estado dotado de un giro humorístico que la hubiera hecho más asumible, incluso para adolescentes.

La serie pretende aportar su granito de arena a la “ingeniería social”. El grupo de niños el “multiculti” y el propio Holmes está interpretado por un actor de raza negra (seguimos esperando una biografía de Nelson Mandela o del dictador ugandés Amin Dana, interpretadas por Brad Pitt y por Gerard Depardieu). Los andrajos con los que se visten los niños pertenecen a la época victoriana, pero todo lo demás, es del submundo londinense de nuestro siglo XXI. Y, esa música, estridente, malsonante, odiosa, en definitiva, indica la pérdida de rumbo cultura.

Esta serie solamente puede recomendarse a sociólogos que traten de interpretar cómo una sociedad sacrifica a sus figuras literarias en aras de un proyecto multicultural que nadie con dos dedos de frente y de sensibilidad puede tomar en serio como algo más que “cultura-basura”.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).