FICHA

Título original Ulven Kommer
Título en España: Que viene el lobo
Temporadas: 1 (8 entregas)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Dinamarca
Temática
: Drama
Subgénero: Violencia doméstica
Resumen: Después de presentar una redacción, el profesor advierte la posibilidad de que se hayan producido episodios de violencia doméstica en una familia y denuncia el caso. Un investigador se entrevista con las partes y detecta que puede ser cierto. A partir de aquí se inicia una polémica sobre si las acusaciones de la adolescente contra su padrastro son ciertas o falsas.
Actores: Bjarne Henriksen, Flora Ofelia Hofman Lindahl, Christine Albeck Børge, Peter Plaugborg, Noah Storm Otto, Lila Nobel, Justin Geertsen, Henning Valin Jakobsen, Lone Rødbroe, Laura Skjoldborg, Christine Exner, Line Kruse, Rasmus Hammerich, Alexander Krumhausen, Lars Thiesgaard, Freja Pedersen, Ella Paaske, Lene Vestergård, Jesper Aron Kaplan
Lo mejor: Un guion muy ajustado y metódico, bien trabajado y coherente.
Lo peor: Cierta lentitud en algunos tramos.
Lo más curioso
: La serie está recibiendo varios premios internacionales.                                                                      
¿Cómo verlo?: Se estrenó en  Movistar+ el 16 de marzo de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en danés subtitulado en inglés)

PROMO (en francés)

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT (a través  de eMule)

WEB OFICIAL (Movistar+)

WEB OFICIAL (Danskefilm)

Lo menos que puede decirse sobre QUE VIENE EL LOBO

Lo bueno de la mayoría de series filmadas en Dinamarca es que no se limitan a reproducir los clichés establecidos por los medios de comunicación y las postverdades oficiales. Procuran transformar casos relativamente frecuentes y polémicos en material de inspiración. En ocasiones, lo que vamos a ver es previsible, pero no por ello, menos interesante. A decir verdad, solamente con el título de la serie y a poco que nos enteremos de la temática de lo que vamos a ver -violencia doméstica- podemos intuir en líneas generales el contenido de este producto. Y, aún así, no estaremos seguros, hasta que acaben los rótulos del último episodio, de cómo va a terminar, ni si todo es lo que parece o nada es como parece. De ahí el interés de esta serie.

Una adolescente vive con su hermano pequeño, su madre y el padrastro. Todo parece ir bien. Últimamente ha disminuido su rendimiento en los estudios, pero nadie ha soltado las alarmas, hasta que un profesor, tras leer una redacción, empieza a sospechar que se están produciendo episodios de violencia doméstica en el seno de la familia. Cumple con su obligación y da parte a la institución que se encarga de investigar estos casos. Un trabajador social se entrevista con la niña y luego con su hermano, pera ver, finalmente, a la madre. Se lleva la impresión de que lo declarado por la adolescente es cierto y consigue que los dos niños sean llegados a un “hogar de acogida”. La madre y, por supuesto, el padre, sostienen que no se han producido abusos deshonestos ni violencia doméstica en el seno de la familia y que todo ha sido una invención de la adolescente que está atravesando un momento particularmente difícil.

La pregunta que acompaña a la serie hasta el final es si se han producido verdaderamente agresiones por parte del padre (que, efectivamente, tenía antecedentes por riñas en lugares públicos) o, más bien, todo ha sido una invención de la adolescente (que observa a sus padres cómo hacen el amor y parece no entender muy bien lo que es un coito normal en la pareja).

Lo que vamos a ver es una historia que muy bien ha podido producirse en algún lugar de Europa. No es nada extraordinaria, ni vamos a ver sobredosis de acción, episodios de violencia irracional, persecuciones, ni ensaladas condimentadas con efectos especiales. Vamos a ver una historia, real como la vida misma, y que, como tal, encierra las sorpresas que acompañan a la naturaleza humana.

Lo más relevante, algunas de las actuaciones, en especial la del “trabajador social” (Bjarne Henriksen), la de la madre (Christine Albeck Børge). Pero si hay que calificar con un diez a algún rubro de esta serie, serán sin duda los guionistas quienes lo merecen. Una serie, que merece verse, a pesar de lo sórdido de la temática, y que satisfará a espectadores con un mínimo de sensibilidad y de interés por temas como el maltrato dentro de la familia (que ha aumentado con los prolongados confinamientos por el Covid).

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).