FICHA

Título original Murder Arnong the Mormons
Título en España: Un falsificador entre mormones
Temporadas: 1 (3 episodios)
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Documental
Subgénero: True Crime
Resumen: Desde muy joven Mark Hoffman era coleccionista de antigüedades. Pronto aprendió que en el Estado en donde residía, Utah, dominado por la Iglesia de los Santos de los Últimos Días (mormones), los documentos sobre este grupo se cotizarían mejor que cualquier otro. Esto terminó costando la vida a dos personas.
Actores: dirigido por Jared Hess y Tyler Meason, música de Joel Goodman
Lo mejor: la historia demuestra que con frecuencia la realidad supera a cualquier ficción
Lo peor: hubiera podido condensarse en un largometraje de 90 minutos.
Lo más curioso
: En el fondo del documental, la protagonista es la Iglesia Mormona.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 3 de marzo de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO (VOSE)

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre UN FALSIFICADOR ENTRE MORMONES

Al terminar el visionado de las tres entregas de este documental, el espectador duda sobre si lo que ha visto tiene como protagonista a Mark Hoffman, comerciante en antigüedades, o bien la Iglesia de los Santos de los Últimos Días (SUD), más conocida como “iglesia mormona”. O, quizás, ambos. Cuando, en realidad, como todos los “true crime” (éste lo es), deberían tener como protagonistas a las víctimas, en este caso dos.

Hay que reconocer lo fascinante del tema tratado: un joven coleccionista y comerciante de documentos y objetos antiguos, residente en el Estado de Utah, el Estado mormón por excelencia y donde se encuentra la sede central de esta secta religiosa, ha encontrado varios documentos sobre la historia de este grupo. Siempre se los ofrece, en primer lugar, a la Iglesia SUD. Algunos de estos documentos son polémicos y pueden alterar la historia de este grupo religioso, en concreto uno, en forma de carta escrita por el propio fundador, Joseph Smith, en el que cuenta que una salamandra le guio hasta las planchas de oro que constituyen la carta fundacional de la secta, en lugar del “ángel Moroni”, como este grupo sostiene. Mark Hoffman, el anticuario, tenia una habilidad fuera de lo normal para encontrar documentos de este tipo que superaban todas las pruebas para determinar su antigüedad. Sin embargo, Hoffman llevaba un elevado tren de vida y precisaba más ingreses. Al cumplir los treinta años dijo haber encontrado una colección compuesta por diarios y documentos escritos por alguien que era próximo a Joseph Smith y que ofreció a la secta. Otro interesado por las antigüedades le prestó el dinero para comprarlos y un analista de documentos se preparó para certificar su antigüedad. El día en que debía realizarse la operación estallaron tres bombas que mataron a dos personas (el analista y la esposa de un socio de Hoffman) e hirió al propio Hoffman. Sorprendentemente, éste último fue considerado como sospechoso de haber cometido los atentados. Hoy, treinta años después, sigue envejeciendo en la cárcel.

Tal es la historia que se cuenta y que dio mucho que hablar en los EEUU de los años 80. Se trata de una de las confesiones nacidas en los EEUU a mediados del siglo XIX y con una influencia determinante en el Estado de Utah. A Europa, apenas nadie hizo caso de esta historia, como de tantos otros “true crime”, cuyo interés deriva, sobre todo, de la proyección que tuvo el caso. Así pues, en Europa, donde ni siquiera llegaron ecos lejanos de este asunto, habría que esperar que el interés fuera mínimo. Sin embargo, la miniserie documental es una alternativa para los que, acabo Homeland, no terminan de encontrar nada de su interés en el catálogo de Netflix.

En efecto, los productores logran plantear el caso de Mark Hoffman con habilidad para mantener el interés del espectador. Solamente en la segunda mitad de la entrega intermedia de la serie, se tiene conciencia de los crímenes y será en la tercera parte en donde esperamos una resolución total del asunto. Por que en este “true crime” si se nos explica toda la verdad y el caso puede darse por cerrado.

Ahora bien, en el pasivo de la serie está su excesiva longitud. Hubiera podido comprimirse en un documental único de 90 minutos y todo hubiera resultado más fluido. Si la historia es fascinante, la ejecución es menos briosa y excesivamente detallista.

Gustará a los amantes del “true crime” y a los que, por algún motivo, estén interesados en la historia de las sectas religiosas.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).