FICHA

Título original: El internado de las cumbres
Título en España: El internado de las cumbres
Temporadas
: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: España
Temática
: Misterio
Subgénero: Juvenil
Resumen: En un internado situado en las más remotas cumbres, del que es, prácticamente imposible huir, los alumnos viven como presidiarios sometidos a un estricto control. Los actos de insubordinación son duramente castigados. En el curso de la huida de varios, uno de los jóvenes fugados desaparece. La dirección del centro parece querer ocultar el hecho de que una misterios logia opera en el bosque.
Actores: Asia Ortega, Albert Salazar, Daniel Arias, Natalia Dicenta, Ramiro Blas, Carlos Alcaide, Alberto Amarilla, Francisca Aronsson, Sara Balerdi, Aitor Beltrán, Joel Bosqued, Paula del Río, Gonzalo Diez, Mina El Hammani, Iñake Irastorza, Amaia Lizarralde, Claudia Riera, Daniela Rubio, Patxi Santamaria, Kandido Uranga, Joseba Usabiaga, Lucas Velasco
Lo mejor: supone reavivar, con mayor presupuesto, una serie que tuvo éxito hace diez años.
Lo peor: algunas de las interpretaciones son muy flojas
Lo más curioso
: incluso antes de esperar el resultado del estreno se anunció una segunda temporada.                                                                        
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 19 d febrero de 2021 en Amazon Prime Video. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT (Madeintorrent)

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL INTERNADO: LAS CUMBRES

Entre 2007 y 2010 causó furor, especialmente entre el público juvenil El internado. En realidad, la serie tenía como aliciente el que introducía misterios a cascoporro que hacían la vida en aquel internado más inquietante que en el colegio público de la esquina. Diez años después de la extinción de la serie, los productores pensaron si, a falta de ideas nuevas, no sería mejor realizar un “reboot”, término puesto de moda no hace mucho en el léxico cinematográfico (como “spin-off”, “precuela”, etc) que, dicho más claramente, quiere decir “reinicio”. Se reinicia algo que se había interrumpido con protagonistas y entornos nuevos, pero con el mismo espíritu de la serie original.

Aquella serie, era, desde luego, bastante más interesante que otras similares que se emitieron en aquella época. Fue elogiada por la crítica y recibió algunos premios que se debían a la introducción de elementos misteriosos y siniestros en la trama, así como por la presencia de algunos muy buenos actores (Amparo Baró y Luis Merlo). Esta fórmula se ha renovado ahora, pasando el testigo a Natalia Dicenta que arropa a una serie de actores jóvenes y desconocidos, no todos los cuales demuestran capacidad interpretativa, a decir verdad.

El internado en cuestión, como su nombre indica, está alejado del mundanal ruido, “en las cumbres”, prácticamente inaccesibles y absolutamente aisladas del resto del mundo. Por razones que no terminan de entenderse, además de ser internado, parece ser también un monasterio. Y los alumnos, son niños díscolos, difíciles unos, insoportables otros, adolescentes todos. El régimen disciplinario, los castigos propios de campo de concentración soviético, la tiranía de algunos profesores, induce con cierta frecuencia a que los alumnos intenten fugarse como puedan. En el curso de una de estas intentonas, uno de los fugados desaparece secuestrado por alguien que utiliza un atavío propio de los médicos medievales que afrontaban epidemias, con una máscara de ave. Es el principio de una serie de situaciones inquietantes que la directora del instituto trata de que no salgan a la superficie.

La serie gustará a los que les gustó el internado original (acompañado de la ubicación: “Laguna negra”) o bien a los que se hayan situado en la misma franja de edad que tuvieron sus fans hace diez años. Pero, de hecho, la serie aporta poco: es lo mismo que vimos entonces, con algo más de presupuesto y unos medios algo más sofisticados (pero no siempre bien empleados: los trucajes fotográficos e informáticos son demasiado evidentes y, en algunos casos, remiten a los artificios de los Méliès en el arranque de la cinematografía) que otorgan al producto algo más de vistosidad y presencia.

Por otra parte, no todos los actores están a la altura, ni siquiera de una serie juvenil. Algunas interpretaciones son excesivamente simplistas y muy poco convincentes. Falta en varios de ellos autenticidad y tensión dramática, incluso capacidad interpretativa. Y, por lo demás, el guion mismo, es tan simple como increíble (difícilmente podría existir un internado con los principios y métodos del siglo XIX en el primer cuarto del siglo XXI). Pero todo sea por la ficción, el entretenimiento y para llamar la atención de los adolescentes. De hecho, esta es una serie sólo para adolescentes y, difícilmente, podría gustar a quienes han superado esa etapa.

Como máximo, puede decirse que la serie satisface a su público, el juvenil, que, dicho sea de paso, demuestra, una vez más, ser muy poco exigente.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).