FICHA

Título original The Pembrokeshire Murders
Título en España: Los crímenes de Pembrokeshire
Temporadas: 1 (3 episodios)
Duración episodio: minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Reino Unido
Temática
: Drama
Subgénero: Crimen
Resumen: John Cooper está en la cárcel, lleva más de una década en prisión, pero está a punto de ser puesto en libertad condicional. Un policía desempolva un caso no resuelto: dos violaciones y dos asesinatos que han permanecido impunes. El policía encargado de la investigación sabe que Cooper es el asesina y solamente tiene que probarlo a través de la ciencia forense, hoy más desarrollada que cuando se cometieron los crímenes.
Actores: Luke Evans, Keith Allen, Caroline Berry, Oliver Ryan, Alexandria Riley, Charles Dale, David Fynn, Richard Corgan, Kyle Lima, Roger Evans, Steffan Cennydd, Simon Nehan, Anastasia Hille, Sarah Jane, Owen Teale, Steve Meo, William Thomas, Suzanne Packer, Rhodri Evan, Mabli Jên Eustace, Vern Griffiths, Hywel Morgan, Francine Morgan, Joanna van Kampen, Andrew MacBean, Terema Wainwright, Ioan Hefin, Amy Morgan, Matthew Lee, Edward Llewelyn, Rhiannon Meades, Sinna Mogul
Lo mejor: cuida mucho el caso desde la perspectiva de las víctimas, incluido el hijo del psicópata.
Lo peor: Es bastante plana en los diálogos y huye de cualquier innovación en el género.
Lo más curioso
: La miniserie hay que incluirla en una iniciativa mayor de filmación sobre los más notorios casos criminales británicos.                                                                      
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 13 de enero de 2021 en Movistar #0 . Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO

PROMO (en castellano)

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (Madeintorrent)

WEB OFICIAL (Mundo Plus)

WEB OFICIAL (World Productions)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LOS CRÍMENES DE PEMBROKESHIRE

Estamos ante un “true-crime”, dramatizado, que no se sale ni un ápice de la historia real. Porque, todo lo que vamos a ver en esta miniserie, ocurrió realmente, sin apenas variaciones. La miniserie pertenece a un producto mayor, una producción que lleva a las pantallas las historias de los mas inquietantes asesinos del Reino Unido. No hace mucho vimos El destripador de Yorkshire, Dark Angel, Manhunt (versión inglesa), Des, todas pertenecientes a este mismo ciclo, todas “true crime” y todas tratadas con un rigor y una minuciosidad extremas que han merecido, como mínimo, puntuaciones notables o superiores. Los crímenes de Pembrokeshire, es el decimotercer caso emitido por la ITV inglesa.

Hay que decir, desde el principio, que de todos estos productos, éste es, quizás, el más flojo, no solamente porque no se trató de un caso particularmente popular, sino porque los guionistas parecen haber caído en una rutina que los aleja de lo sorprendente y espectacular. Todo fluye, con calidad -eso sí- pero sin sorpresas y sin sobresaltos, ni giros espectaculares.

John Cooper es la habitual mala bestia psicópata que solamente puede estar encerrado tras gruesos muros, lo único que puede impedir el que su instinto asesino aflore una y otra vez. Cooper, desde siempre, había tenido un historial de violencia y delitos, pero también era un jugador de dardos empedernido que apareció como concursante en un conocido programa de televisión. En 1998, a pesar de ser sospechoso de dos violaciones a menores y de dos asesinatos, solamente pudo ser acusado y condenado por robos y hurtos. Sin embargo, cuando se aproximaba a la extinción de su condena, la ciencia forense introdujo nuevos elementos de análisis que permitirían acusarlo por los crímenes que habían quedado impunes en 1998. Solamente se trataba de buscar pruebas con ADN y restos orgánicos de las víctimas entre las pertenencias de Cooper. Se logró, pero mucho más efectista fue el que las dos víctimas reconocieron al Cooper de 1998 en la grabación del concurso de dardos de televisión…

El caso se presenta como una cruzada personal del protagonista, el jefe del grupo de policías encargado de resolver el caso. La persecución afecta a su vida personal y, especialmente, a las relaciones con su hijo. En la otra parte, el hijo del psicópata encarcelado, es un hombre con problemas de salud, que ha conocido mejor que nadie el carácter psicópata de su padre y que se ha alejado de él. Será otro de los testigos de la acusación que terminarón con Cooper condenado a cadena perpetua.

La miniserie es gris, los dos protagonistas, “el superintendente Wilkins” (Luke Evans) y el asesino John Cooper (Keith Allen), mantienen un mano a mano, a pesar de que solamente se encuentran en una ocasión, durante los interrogatorios. Evans es un actor sobrio con capacidad para asumir cualquier papel en cualquier época, con propensión a adoptar papeles dramáticos: lo hemos visto en El Alienista y en Asalto al Tren de Glasgow, en papeles protagonistas en los que no decepciona.

La serie entretiene, pero no es particularmente adictiva -intuimos en todo momento cómo va a concluir-, ni tampoco los diálogos son especialmente intensos. En algunos momentos, la fotografía de la costa galesa nos puede llamar la atención y, desde luego, es un producto que nunca nos aburrirá, pero tampoco nos deslumbrará. Es un true-crime más, correctamente llevado al plasma y que satisfará a adictos al género, el público que mejor sabrá apreciar sus cualidades y los de la serie que contiene a esta miniserie.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).