FICHA

Título original Mirage
Título en España: Mirage
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 52 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Francia-Alemania-Canadá
Temática
: Drama
Subgénero: Intriga
Resumen: Una feliz pareja con un hijo se encuentra en Tailandia durante el tsunami que sacudió la costa en 2004. Él desaparece y la esposa lo da por muerto y empieza una nueva vida. Sin embargo, en Roma cree verlo y luego, cuando junto con su compañero y su hijo ya adolescente, 15 años después, va a trabajar a Abu Dabi, cree volver a verlo. Y en esta ocasión, sí que logrará recuperar el contacto, comprobando que las cosas no son lo que parecen.
Actores: Marie-Josée Croze, Clive Standen, Hannes Jaenicke, Maxim Roy, Shawn Doyle, Grégory Fitoussi, Thomas Chomel, Jeanette Hain, Joren Seldeslachts, Mazen Al Natour, Zak Robertson, Razan Nassar, Philippine Leroy-Beaulieu, Sacha Petronijevic, Kenza Mouahidi, Fadi Abi Samra, Lena Lapres, Nabs Aziz, Chadi Alhelou, Laurent Bateau, Anne-Renée Duhaime, Peter Hudson, Mard Arnaud, Faycal Annan, Sergej Onopko, Agathe de la Boula, Hassam Ghancy, Rupert Wynne-James, Brontis Jodorowsky, Lizzie Brocheré, Maria Lalouaz, Idriss Askour
Lo mejor: Ha sido definida como el “Jason Bourne a la europea” y hay algo de eso.
Lo peor: Demasiado ambiciosa y sobre una base argumental algo inestable
Lo más curioso
:  Es la primera serie realizada en el marco de la “Alianza de Cadenas de Televisiones Públicas Europeas, rodada en francés, inglés, alemán y árabe.                                                                      
¿Cómo verlo?: Se estrenó el  8 de febrero de 2021 en AMC. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en castellano)

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (Madeintorrent)

WEB OFICIAL (AMC)

WEB OFICIAL (TF1)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre MIRAGE

Mirage, término francés que significa “espejismo”, título muy ajustado al contenido, en primer lugar porque la trama se desarrolla en Abú Dabi (de hecho, hay momentos en los que uno pensaría que estamos viendo un publirreportaje de aquel país árabe) y tiene como protagonista a una mujer cuyo marido es un verdadero “espejismo” (es decir, una imagen falta de soporte real). Serie interesante, aunque no cautivadora -hay que decirlo- inspirada en el mundo de los superespías, supermercenarios y supermisterios, a lo Jason Bourne.

La serie se inicia en la paradisíaca Tailandia. Una joven pareja y, aparentemente, feliz, se arroja desde un acantilado a las aguas, las mismas que, unas horas después, convertidas en tsumani arrasarán la costa. Estamos en 2004, el año del gran tsunami. A pesar de sus esfuerzos, ella no logra encontrar a su marido y todo induce a pensar que ha muerto. En los quince años siguientes, la viuda, junto a su hijo que se va convirtiendo en un adolescente, intenta reconstruir su vida, pero, encontrándose en Roma, cree ver a su exmarido. Obsesionada durante unas semanas, luego hace esfuerzos por olvidar el episodio, pensando que ha sufrido una alucinación, sin embargo, a poco de llegar a Abú Dabi, en un restaurante, mientras está cenando con su compañero, sufre la misma sensación. Y en esta ocasión tiene razón.

Desde el principio, ella no entiende que ha ocurrido, pero pronto se da cuenta de que su marido no lleva una vida como cualquier otra persona, ni como le había dicho. Es un mercenario que se alquila al mejor postor y que ha dejado cuentas pendientes a sus espaldas, en buena medida relacionadas con el trabajo de ella (ingeniera especializada en seguridad). Ella no sabe que creer, ni mucho menos qué hacer en aquel país en el que conoce a muy poca gente y al que ha ido a trabajar y reconstruir su nombre.

La serie comienza desde perspectivas muy altas y, poco a poco, va descendiendo el nivel y el tono. Estas ambiciones hacen que nos olvidemos de que algunos presupuestos de partida son lo suficientemente irreales como para que la serie se asiente sobre bases inestables. Tampoco los diálogos resultan particularmente interesantes, ni los protagonistas están descritos de manera completa y satisfactoria: se diría que están demasiado torturados interiormente, pero que esa angustia desaparece ante situaciones extremas.

En ocasiones, algunas series, son interesantes por la forma en la que se han elaborado. Esta es el producto de una cooperación entre las televisiones públicas francesa y alemana, con colaboración canadiense y rodada en cuatro idiomas, francés, inglés, alemán y, significativamente, árabe.

Las críticas que ha recogido no son malas. Quizás, la calificación que mejor le cuadre es la de “divertimento banal”, una simple serie de aventuras, que se reciente de varias influencias -la franquicia Bourne, en primer lugar- y que remiten a un país exótico y contradictorio, entre arenas y rascacielos. Mantiene el interés, si bien en sentido decreciente y, al concluir, la serie pertenece a aquellos productos que se olvidan en seguida a pesar del trabajo de los actores y de la fotografía que nos muestra todos los recovecos de Abú Dabi.

La serie viene de la mano de ACM y gustará a los que se sienten atraídos por paisajes exóticos, vidas improbables y misterios y situaciones que superan al común de los mortales. Puro divertimento que ayudará a pasar la tercera ola del Covid o a prepararse para la cuarte que ya se da como cierta e imparable.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).