FICHA

Título original Murder on Middle Beach
Título en España: Asesinato en Middle Beach
Temporadas: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 40 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: EEUU
Temática
: Documental
Subgénero: True Crime
Resumen: Una mujer divorciada y con dos hijos, resulta asesinada. Diez años después, su hijo, convertido en periodista de investigación intenta establecer responsabilidades sobre el asesinato que todavía sigue impune y se encuentra con aspectos desconocidos de su madre que le llevan a sospechar del propio entorno familiar completamente disfuncional.
Actores: Madison Hamburg
Lo mejor: El intento de un hijo por comprender lo que ha ocurrido con su madre.
Lo peor: Desordenada y que no puede llegar a ninguna conclusión
Lo más curioso
: Todo ocurre en Connecticut, uno de los estados más tranquilos de los EEUU
¿Cómo verlo?: Se emite a través de HBO desde el 23 de noviembre de 2020. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre ASESINATO EN MIDDLE BEACH

El género true crime está cada vez más extendido y ahora ya podemos hablar, incluso, de variantes. Esta, por ejemplo, tiene como “aliciente” -si es que puede llamarse así- que el hijo de la víctima, una mujer asesinada en Middle Beach, estado de Conectticut en 2010, es el que investiga, diez años después, quien empuñó el arma que acabó con la vida de su madre. Este elemento debería aumentar la carga emotiva y sentimental de este género que siempre trata de tocar la fibra sensible del espectador. Lo consigue solo a medias.

La célula familiar -perteneciente a la clase media- en la que sucede la tragedia está formada por el padre, la madre, los dos hijos, la tía, hermana de la víctima y una amiga de la familia. Se trata, hay que decirlo, de una familia completamente disfuncional. Después de unos años de felicidad, el matrimonio terminó rompiéndose y las dos hermanas tampoco se llevaban excepcionalmente bien. La hija, tras el asesinato, optó por poner tierra de por medio y alejarse de todo ello y, por su parte, el hijo, ahora convertido en investigador, guionista y productor de la seria, cayó en el alcoholismo para redimirse más tarde y reaparecer con esta serie. Tales son los protagonistas de la tragedia.

El hijo investigador, poco a poco, va cayendo en la cuenta de que su madre no era como la recordaba. Tampoco su padre era un sujeto en el que todo estuviera claro y las rivalidades familiares eran tales que le llevan al hijo investigador a la sospecha de que alguno de los miembros del círculo familiar pudieran estar vinculados directamente con el crimen.

Lo más sorprendente es que ninguna de las “pistas” se cierran completamente. La más llamativa de todas -y la que aparece en un episodio, pero de la que no se vuelve a oir hablar, a pesar de ser la más factible- es que las dos hermanas se habían vinculado a unas fiestas solo para mujeres -fiestas de los deseos- en los que reunían dinero para satisfacer los sueños de alguna de las miembros del círculo. Era el archiconocido “truco de Ponzi”, también llamado “estafa piramidal”… que siempre, inevitablemente, termina mal. La madre y la tía eran promotoras en Middle Beach de una de estas pirámides precisamente en un momento en el que la crisis económica iniciada en los EEUU en 2007, generaba inquietud, paro y problemas económicos. Entraba dentro de lo probable que alguna de las estafadas se hubiera tomado la venganza por su cuenta asesinando a la responsable local de la estafa. Pero, esto no garantizaba que la serie tuviera impacto emocional: para ello era preciso pasar revista a todos los miembros de la familia, aprovechando cualquier excusa: en el domicilio de la víctima habían aparecido documentos sobre grandes transacciones económicas, millones de euros, que pasaban a paraísos fiscales, a través del padre. No queda claro si estos documentos eran auténticos o habían sido falsificados por alguien. Luego estaba la rivalidad entre las dos hermanas, ambas alcohólicas. En fin, la trama resulta, no por real, menos enredadae inextricable. Y, naturalmente, este juego de las sospechas termina en agua de borrajas. Al aparecer los créditos finales, nos quedamos sin saber qué ocurrió entre los Hamburg y quién asesinó a la madre del investigador.

El final es, por tanto, algo decepcionante. La ejecución, sin embargo, es bastante brillante aprovechando que la familia disponía de filmaciones de vídeo y de super 8mm, fotos en abundancia y los lugares en los que se desarrolló el drama todavía existen. El hijo-investigador pregunta a todos los familiares de su entorno si tuvieron que algo que ver en el crimen y todos, claro está, lo niegan. Esas escenas deberían servir para acentuar la tensión dramática, pero los picos emotivos son limitados. En realidad, lo que ocurre es que el crimen, en sí mismo, deja de ser el elemento central de la miniserie documental, para transformarse en un catálogo de habilidades, escándalos y trapacerías familiares cometidos por unos o por otros. Nada edificante, desde luego.

En general, el documental es algo lento. Hubiera podido comprimirse en un solo episodio, concentrando elementos y podándolo de todo lo que aporta poco o nada al caso. Puede gustar -y, de hecho, gustará- a los seguidores habituales del género true crime. Podrá ser seguido por algunos espectadores que hayan agotado el catálogo de series y quieran sumergirse en otra que implique misterio, crimen, investigación y realismo. La reflexión final es que, a pesar de que la realidad suele ser más rica y espectacular que la ficción, la ventaja de esta última es que, al final, siempre terminamos conociendo la identidad del asesino. Esto es lo que le falta a este producto.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).