FICHA

Título original Secrets Societys
Título en España: Sociedades Secretas
Temporadas
: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 46 minutos.
Año: 2007
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Documental
Subgénero: Conspiranoia
Resumen: Documental en cuatro entregas sobre sociedades secretas influyentes. Se inicia con la masonería y su papel en la fundación de los EEUU, sigue con los Iluminados de Baviera y los rosacruces, hasta llegar a las sociedades secretas del «poder mundial» en el siglo XX y XXI. Se trata de un repaso al mundo de las conspiraciones y de las sociedades que aspiran a controlar la democracia y a la opinión pública.
Actores: presentado por Philip Gardiner
Lo mejor: la idea de que el poder económico controla las democracias.
Lo peor: no todos los datos ofrecidos son auténticos ni fiables.
Lo más curioso
: Philip Gardiner realizó la serie después de escribir un libro sobre el mismo tema y con el mismo título.
¿Cómo verlo?: Se emite en Amazon Primer Video. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos y comprarse en DVD.

Puntuación: 6,5

VER SERIE (Amazon Primer Video)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (Amazon)

Lo menos que puede decirse sobre SOCIEDADES SECRETAS

La fantasía conspiranoica tapa a las verdaderas conspiraciones. Tal ha sido la impresión que nos ha dado el ver esta serie de cuatro episodios, presentada por Philio Gardiner, autor de un bestseller sobre el tema de las sociedades secretas. El problema de un tema peliagudo como éste es que, cuando no se está suficientemente informado y documentado sobre una sociedad secreta, se corre el riesgo de pegar patinazos notables. Esos patinazos con aprovechados para descalificar a toda una línea de investigación: el estudio sobre las conspiraciones se convierte en paranoia conspiracionista: “conspiranoia”. Así que no nos confundamos: esta serie, presentada por Amazon Prime Video, es mucho más “conspiranoica” que destinada a revelar “conspiraciones realmente existentes”. El autor toca los mismos temas que muchos otros han tocado antes que él y lo hace con la intención de crear un best-seller, en absoluto de entender el papel de lo que, mejor podríamos llamar, el “poder secreto”, un poder que realmente existe. ¿O es que vamos a pensar que las grandes acumulaciones de capital y los consorcios financieros no intentan influir determinantemente sobre el mundo de la política? Lo hacen, por supuesto, y existen sociedades, secretas en su actuación, pero muy reales que cuentan con estatutos, sedes sociales y miembros, que unen a los “señores del dinero” con los notables del mundo de la política y de las comunicaciones.

La masonería “fue”, pero ya no es. Hoy pinta muy poco. Su papel se redujo a estimular las revoluciones liberales, en la segunda mitad del siglo XX, ya era una institución en crisis que está todavía más desdibujada en el siglo XXI. En el documental se menciona a la masonería, a los Iluminados de Baviera, a los rosacruces, pero da la sensación de que los guionistas han oído campanas, pero ignoran lo esencial y, sobre todo, el encuadramiento histórico del tema. En la última entrega de la serie se aluden a asociaciones como Skull & Bones (a la que pertenecieron los Bush, padre e hijo), la Comisión Trilateral (que alcanzó su cénit con la administración Carter), el Club Bldelberg (que sigue reuniéndose anualmente), al Council Foreing Relations (que ha cumplido su primer siglo de existencia) y a otras organizaciones de lo que podemos llamar “el poder mundial”. Todos estos grupos se mencionan, pero ni se aclaran sus competencias, ni sus funciones, y apenas se menciones a sus miembros más destacados. Es más, se incurre en errores de bulto al definirlos como “grupos en los que están presentes la extrema-derecha”, cuando en realidad, agrupan solamente a lo que en EEUU se ha dado en llamar “el stablishment”.

Los errores de la serie son inferiores, ciertamente, a las informaciones verídicas, lo que evita el suspenso, pero, el resultado final, es que, el espectador termina teniendo una ensalada de confusión en la cabeza tras ver un documental que le aclara nada. A pesar de ello, el mensaje final del último episodio queda relativamente claro: ante las grandes acumulaciones de capital, el poder político no tiene más posibilidad que plegarse a sus designios… o de lo contrario, el poder económico le declara la guerra. Es, a fin de cuentas, lo que hemos visto en las elecciones norteamericanas: o perteneces al “stablishment” o no puedes ser presidente (y no basta con tener dinero, ni ambiciones, hay que pertenecer a las grandes dinastías económicas mundiales).

Serie que hará las delicias de conspiranoicos y partidarios poco avispados de las múltiples teorías de la conspiración. Sirve solamente para que el espectador interesado pueda buscar por su cuenta y en web “serias”, información sobre las organizaciones que se mencionan. Para poco más.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).