FICHA

Título original Bani Negri (Stuff Money)
Título en España: Dinero Negro
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Rumania
Temática
: Comedia
Subgénero: Humor negro
Resumen: Un par de instaladores de semáforos, minusvalorados en su trabajo y hartos del mismo, comentan como broma la posibilidad de atracar un banco. La noticia llega a un grupo mafioso que quiere “participar” en el golpe. Los dos instaladores, hombres honestos, intentan por todos los medios evitar el atraco, pero pronto se dan cuenta de que todas las partes están interesadas en que cometan el robo.
Actores: Valeriu Andriuta, Maruca Baiasu, Cristian Bota, Csaba Ciugulitu, George Constantinescu, Iulia Alexandra Dinu, Medeea Marinescu, Voica Oltean, Alexandru Papadopol, Gavril Patru, Adriana Titieni, Mălina Manovici, Valentin Raileanu, Mihai Ion Stroe, Maria Simona Arsu, Ilaria Ioana Novac, George Remes, Gabriela Butuc, Mihaela Sirbu, Sabina Branduse
Lo mejor: una buena y creíble actuación de los protagonistas.
Lo peor: guion muy apresurado y sin profundidad.
Lo más curioso
: Es la tercera serie de HBO filmada en Rumania.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 22 de noviembre de 2020 en HBO. Puede obtenerse a través de programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (VOSE)

PROMO

PROMO (en rumano)

VER SERIE (HBO-España)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (HBO-España)

WEB OFICIAL (HBO-Rumania)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre DINERO NEGRO

Al estallar la crisis económica de 2009, el G20 se reunió manifestando su intención de “luchar contra los paraísos fiscales” a donde iba a parar todo el “dinero negro”. Nada se hizo, por supuesto y diez años después, los “paraísos fiscales” siguen siendo zonas de refugio y acogida de los capitales ilícitos acumulados por el narcotráfico, la evasión fiscal y las comisiones devengadas a políticos corruptos. Esta temática ya ha sido tratada en algunas series de TV (Startup, McMafia, Bedrag, etc.), pero en esta, Dinero Negro, el humor priva sobre cualquier otra consideración.

Hasta ahora, las series rumanas impulsadas por HBO-Europa han sido de una calidad notable: Umbre o Valea Muta han dejado un buen recuerdo entre los abanados a esta plataforma. Dinero Negro, renueva este nivel en el registro humorístico, si bien la serie es bastante superficial, en relación a la crítica que podría haberse realizado.

La serie nos cuenta la peripecia de un par de instaladores de semáforos, bastante bromistas, desenfadados, pero también hartos de su trabajo y de que no se los tomen en serio otros colectivos profesionales de la capital rumana. Tras uno de estos enfrentamientos y problemas, comentan en un restaurante que, su trabajo les permite observar desde las alturas una institución bancaria que sería muy fácil de atracar. Uno de los empleados del restaurante comunica al propietario la conversación: se trata de un mafioso que intenta dar el golpe de su vida. Este presionará a los dos instaladores para que conviertan el plan en realidad. Estos, hombres fundamentalmente honestos y en absoluto vinculados a los medios criminales, intentan denunciar las presiones de que son objeto a la policía, al propio banco, a la prensa, sin que les hagan el más mínimo caso. Todo lo contrario: todas las partes parecen interesadas en que lleven a cabo sus proyectos…

A partir de aquí la serie va construyendo su ruta siguiendo las peripecias del par de instaladores y sus desgracias. La intención es crítica: denunciar que la prensa vende más ejemplares con un gran atraco que con un atraco frustrado, que algunos empleados de banca pueden estar más interesados con quedarse una parte del dinero que pasa por sus manos que por gestionarlo o que la policía y las mafias no siempre están enfrentadas. Cabría hablar de que todo esto forma parte del fenómeno que se ha dado en llamar “neo-delincuencia”, esto es, delincuencia protagonizada por oportunistas que, habitualmente, no ejercen como delincuentes. Ahora bien, la crítica se queda a medio camino y opta por el camino del esperpento y la estracanada.

La serie está realizada con unos medios más modestos que las anteriores series rumanas que hemos comentado, pero, al menos, estos medios se han optimizado y el resultado no es malo. En buena parte se debe al buen hacer y a la credibilidad que destilan los dos protagonistas (desconocidos en nuestro país) y en parte al remanente de la idea original que, a pesar de irse diluyendo a medida que avanza la serie, no deja de tener su encanto.

HBO la ha estrenado en noviembre de 2020 en todo el ámbito europeo. Gustará a los amantes del género negro, de las comedias inesperadas con un trasfondo dramático y a los asiduos a las series filmadas en el Este de Europa. No es una serie espectacular, pero, al menos, es entretenida y llevadera.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).