FICHA

Título original Efterforskningen
Título en España: The Investigation
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Dinamarca
Temática
: Drama
Subgénero: True Crime
Resumen: Escenificación del caso real de una periodista desaparecida en Dinamarca después de subir a bordo de un pequeño submarino privado. El propietario declaró que la periodista tuvo un accidente en alta mar y que el submarino se hundió. Las sospechas recayeron sobre él, pero fue necesario localizar el submarino y el cuerpo de la víctima. Esta serie escenifica esos hechos y a sus protagonistas.
Actores: Pilou Asbæk, Søren Malling, Pernilla August, Rolf Lassgård, Anders Juul, Charlotte Munck, Laura Christensen, Boie Kratfeldt, Dulfi Al-Jabouri, Henrik Birch, Inge Lise Goltermann, Palmi Gudmundsson, Hans Henrik Clemensen, Gaspard Nicolas Perrier, Brian Conradsen
Lo mejor: Una reconstrucción rigurosa de localización de un cadáver y de pruebas para la acusación.
Lo peor: Fuera de Dinamarca y Suecia, el caso es desconocido en el resto del mundo.
Lo más curioso
: El asesino, Peter Madsen no aparece directamente en la serie. Fue sentenciado a cadena perpetua.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 11 de diciembre de 2020 en Movistar+. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 9

PROMO (en danés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Movistar)

DESCARGA TORRENT (a través e eMule)

WEB OFICIAL (Movistar)

WEB OFICIAL (TV2, en danés)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre THE INVESTIGATION

En 2017 se produjo en Dinamarca la desaparición de una joven periodista, Kim Wall, que trabajaba como autónoma para varios medios de información en inglés. Estaba por cumplir 30 años y era bastante conocida en Suecia. El 10 de agosto de 2018, se embarcó en un submarino de bolsillo propiedad de Peter Madsen desapareciendo para siempre. Madsen alegó que el submarino se había hundido y él pudo abandonarlo, pero no la periodista. Poco después se pudo rescatar al submarino y algo más tarde un torso que correspondía a la joven. Las sospechas recayeron inmediatamente en Madsen que dio varias versiones de lo sucedido, convenciendo a la policía de que era el culpable. Pero faltaba encontrar el resto del cuerpo y saber exactamente qué había ocurrido. Esta serie nos cuenta al detalle todo este episodio.

La notoriedad del caso tuvo un impacto en Suecia y Dinamarca, comparable al que se vivió en España tras la desaparición de las “niñas de Alcasser”. El creador de la serie, Tobias Lindholm logra igualar a sus mejores trabajos  (Bedrag, Borgen, Mindhunter, etc). A pesar de tratarse de una serie “true crime”, no encontramos los códigos propios del género (entrevistas con familiares, investigadores, con amigos de la víctima o del asesino), sino que todo está dramatizado con una fidelidad y exactitud del 100%  en relación a lo sucedido.

Lejos de ser una serie morbosa (el crimen si lo fue por la cuestión del extraño submarino privado en donde sucedieron los hechos, por el descuartizamiento de la víctima, por la ausencia de motivaciones), el guion ha dado prioridad a la investigación: cómo se realizó, cómo se logró localizar todas las partes del cuerpo, cómo afectó a la vida privada del responsable de la investigación, cómo pudo relacionarse con los padres de la víctima (estos, por cierto, participaron en la creación del guion). Lindholm evita, incluso, enfatizar en el asesino que ni siquiera aparece en la serie: se sabe quién es y en estos momentos ya está condenado a cadena perpetua. El eje es la propia investigación y, sobre ella, aprenderemos mucho (por ejemplo, que incluso puede ser localizado bajo el mar un cadáver gracias a perros adiestrados en oler las burbujas de descomposición que llegan a la superficie y los restos de grasa que desprende el cadáver).

Apuntando más, nos es grato apostar por una tesis y es que el magnífico lenguaje de la cámara nos ayuda a pensar que la cámara es otro personaje ¿quién? el propio asesino y ¿por qué lo llegamos a pensar? porque la cámara está presente en las escenas mirando el impacto que causa su crimen en las personas que desarrollan la investigación. Sabemos por las pistas de la narración que el protagonista «ausente» quería hacer algo que impresionara a las personas. Y ahí lo dejamos.

El casting ha recurrido a actores suficientemente conocidos en los países nórdicos y cuyos rostros ya resultan familiares incluso en España gracias a sus reiteradas actuaciones: Soren Malling (como responsable de la investigación) y Pilou Asbaek (como fiscal encargado del caso). El guion es riguroso y no aspira a nada más que a contar la investigación que da título a la serie, tal como se desarrolló.

Es una serie extremadamente simple en su concepción: así fueron los hechos y así los cuentan. Pero detrás de esta sencillez argumental se encuentra un extraordinario respeto por la víctima y por su familia, por la propia justicia (se niega a ser uno de los habituales “juicios paralelos” tan frecuentes en nuestro horizonte) y por mostrar las posibilidades de la ciencia forense (muy alejada del “estilo CSI” y mucho más próxima a la realidad) para resolver crímenes. Si no fuera porque desde el principio se advierte que se trató de un caso real, bien hubiéramos podido considerar la serie como un “nordic noir” clásico.

Una serie que gustará a los amantes del “true crimen”, tanto como a los admiradores de las cinematografías nórdicas, pero sobre todo encandilará a los que buscan narraciones bien contadas y  las actuaciones contenidas y al servicio de un guion equilibrado que nos muestre una parte de lo que ocurrió (la investigación), sin entrar en los motivos del asesinato, ni en la personalidad de la víctima.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).