FICHA

Título original Kärlek & Anarki
Título en España: Amor y Anarquía
Temporadas: 1 ( episodios)
Duración episodio: 25 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Suecia
Temática
: Comedia
Subgénero: Romántica
Resumen: Una consultora es destinada a una antigua editorial que no termina de funcionar bien y va a ser comprada por una empresa mayor, para sanear sus cuentas. Allí conoce a un informático mucho más joven que ella con el que inicia una tórrida relación. Lo que, en principio, empieza como un juego para desafiar convencionalismos termina descontrolándose y convirtiendo en una pasión irreprimible.
Actores: Ida Engvoll, Björn Mosten, Reine Brynolfsson, Björn Kjellman, Johannes Kuhnke, Gizem Erdogan, Erdogan Gizem, Olivia Castanho
Lo mejor: una comedia romántica completamente atípica.
Lo peor: la línea argumental central está taponada con frecuencia por las vicisitudes de la empresa editorial que ocupan excesivo metraje.
Lo más curioso
: Se trata de la segunda serie sueca realizada para Netflix.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 4 de noviembre de 2020. También puede verse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO (en sueco subtitulada en inglés)

PROMO (en español latino)

PROMO (en castellano)

PROMO

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (Madeintorrent)

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre AMOR Y ANARQUÍA

Decididamente, los suecos no parecen ser especialistas en realizar comedias románticas. Se sabe que lo suyo es el “nordic noir”, los thrillers, y como máximo, alguna comedia familiar (al estilo de Una familia unida o Gösta, comedia de humor negro). Es más, el metraje de los productos suecos tiende a ser prolongado, 50 minutos como mínimo, 60 de promedio y algunas (Wallander o los Casos del Departamento Q), verdaderos largometrajes. Pues bien, en Amor y Anarquía se rompen todos estos esquemas: se trata de una comedia romántica, completamente atípica con episodios que se prolongan apenas 25 minutos.

La serie tiene como protagonista a “Sofie”, una consultora especializada en salvar empresas cuya existencia peligraba. Es enviada por sus superiores a una editorial que no termina de funcionar. Se trata de una empresa antigua, que en otro tiempo ha lanzado grandes bestsellers, pero que parece extinguirse poco a poco. Allí, “Sofie” conoce a un joven informático empleado en la editorial, bastante más joven que ella. El primer encuentro no es, desde luego, prometedor y ambos parecen envueltos en una hostilidad mutua. Sin embargo, “Sofie” y el joven irán aproximando sus posiciones, en parte como juego, cada uno para huir de su cotidianeidad (ella casada e insatisfecha y él sin una orientación precisa), hasta que la relación, iniciada para romper tabúes y franquear los límites del convencionalismo, se convierte en una tórrida historia de amor.

Aparentemente, el argumento es como el de cualquier otra comedia romántica estilo “chico conoce chica – chico de enamora de chica”. Pero, a poco que se ven los tres primeros capítulos se entiende que se trata de algo completamente diferente a lo que hemos visto en el mismo género hasta ahora. Así pues, la originalidad de la serie raya en el sobresaliente.

En cuanto a las actuaciones, el peso de la trama recae sobre media docena de actores que cumplen con sus roles mereciendo un notable como promedio. Ida Engvoll (que ya conocíamos por sus papeles secundarios en The Restaurant, Una familia Unida y Crimes of Passion) ejerce de protagonista, mientras que un joven desconocido, Björn Mosten, es su réplica y Johannes Bah Kuhnke, actor procedente del teatro) asume el papel de marido de “Sofi”. Lo importante, además de la historia de amor, es que todos los protagonistas, incluso los secundarios, están ahí por algo y terminan aportando dosis de comicidad y píldoras de ironía.

El único problema que tiene la serie es que, al final, nos pone al corriente de los problemas de las editoriales nórdicas (hay algunos cameos con escritores famosos en Suecia) y lo hace de manera excesiva. Los problemas de la editorial ocupan demasiado espacio y, si bien, finalmente, el espectador, conoce las dificultades de un sector que debe enfrentarse a la política de absorciones por parte de grandes empresas (a las que la literatura interesa poco o nada) y al respeto escrupuloso a la corrección política, todo ello distrae del eje central: las relaciones entre la consultora camino de la edad madura y el informático anclado todavía en la juventud.

Para pasar un rato entretenido, conocer algo más a los suecos y a su mundo. Gustará a los amantes de las comedias románticas y demostrará que las cinematografías nórdicas son capaces de moverse en cualquier registro y no solamente en el “nordic noir”.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).