FICHA

Título original Carmel ¿Quién mató a María Marta?
Título en España: Carmel
Temporadas: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 55-60 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Argentina
Temática
: Documental
Subgénero: True crime
Resumen: El 27 de octubre de 2002 fue asesinada en un condominio de alto standing próximo a Buenos Aires, una mujer. Inicialmente se pensó que se trataba de un accidente, pero mes y medio después, se descubrió que se trataba de un asesinato. Inicialmente fue acusado como encubridor, el propio marido de la fallecida. Luego, se le condenó como autor a cadena perpetua y, finalmente, resultó absuelto en 2016. El asesinato sigue impune en la actualidad aunque existen distintas hipótesis.
Actores: documental con los testimonios de Carlos Carrascosa, Horacio García Belsunce, John Hurtig, Irene Hurtig, Diego Molina Pico, Pablo Duggan, Rolando Barbano
Lo mejor: Una exposición metódica y bien narrada sobre un crimen que tuvo mucho eco en Argentina.
Lo peor: El guion del documental fue escrito por Alejandro Hartmann.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 4 de noviembre de 2020. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en castellano)

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (Madeintorrent)

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CARMEL

El asesinato de María Marta García Belsunce fue en Argentina algo parecido al “crimen de los Urquijo” en España: estuvo durante años en el candelero, fue tratado por los tribunales, pero también por la prensa sensacionalista y, en ambos casos, se produjeron juicios paralelos que enturbiaron la realidad del caso. Casos que, en el fondo, fueron bastante simples. A principios de noviembre, marcado por la perspectiva de un próximo confinamiento y por la proximidad de la Navidad que obliga a los streammings a retener sus estrenos hasta ese momentos, llega a Netflix esta serie documental argentina, que puede clasificarse como un verdadero “true crime”.

En Carmel, una urbanización de lujo en las afueras de Buenos Aires, apareció muerta una mujer en el lavabo. Su marido y sus familiares, inicialmente, creyeron que se trataba de un accidente doméstico. Limpiaron el lugar, llamaron a los médicos, uno de los cuales se negó a firmar el certificado de defunción al percibir que podía tratarse de un crimen. Solamente mes y medio después, la autopsia certificó que la mujer había muerto de cinco disparos en la sien. Pues bien, en ese primer mes y medio se multiplicaron los malentendidos, las informaciones sesgadas, los errores cometidos por la familia y por algunos vecinos que intentaron evitar que la policía penetrase en la urbanización. Todo esto dio lugar a una construcción periodística, apoyada por un fiscal celoso de su deber, pero selectivo en los datos que manejaba. La teoría de la fiscalía es que el marido tuvo una disputa con su mujer en el curso de la cual la mató y la familia de la víctima contribuyó al encubrimiento.

La serie hubiera podido titularse, Los ricos también mueren, pues no en vano, buena parte del interés de la serie fue que no ocurrió en algún barrio conflictivo de Buenos Aires, sino en una zona residencial de alto standing, cercada incluso, custodiada por seguridad privada  y con vecinos elitistas y preocupados por su seguridad. Eran además, los tiempos del “corralito”, cuando las grandes fortunas habían retirad el dinero de los bancos y, o bien lo habían enviado al extranjero o bien lo tenían en su casa. Es fácil pensar que, un matrimonio sin problemas, fue objeto de un robo y que éste se complicó al aparecer la esposa: ésta conocía al asesino -probablemente el hijo de unos vecinos que ya había protagonizado algún incidente en la urbanización- y, por tanto, resultó muerta para impedir el reconocimiento. La tesis es mucho más verosímil si se tiene en cuenta que este vecino, fue detenido años después protagonizando un robo similar, ayudado por dos vigilantes jurados.

Así pues, no había excesivo misterio en aquel crimen. Sin embargo, aún hoy sigue impune. El fiscal, preso de su lógica y del “sostenella y no enmendalla”, fue rectificando el tiro por elevación y, de acusar al marido de asesinato, formuló una nueva acusación de encubrimiento para los miembros de la familia. La prensa, por su parte, detectando que un caso así podría proporcionar buenos beneficios, contribuyó todo lo posible a plantearlo como un “crimen de millonarios”, agregando y sumando elementos cada vez más escandalosos: que si el “cartel de Juárez”, que si un complot familiar, que si una pelea familiar, que si tráfico de niños, etc, etc. Todo lo cual contribuyó a que los malentendidos iniciales, se amplificaran y pasaran a ser “verdades” que mantuvieron seis años en prisión a Carlos Alberto Carrascosa hasta diciembre de 2016 …

Sea como fuere, el documental es una muestra de lo que podríamos llamar el “true crime argentino”, muy bien llevada, entretenida, excepcionalmente clarificadora, en la que tienen la palabra todas las partes y que cuenta con testimonios excepcionales de todos los implicados. Salvo el primer episodio que resulta algo lento y en el que, los que desconocíamos los hechos, nos cuesta algo situarnos, el resto de la narración puede considerarse una exposición exhaustiva y completa de todas las circunstancias de este crimen.

El 28 de marzo de 2019, Nicolás Pachelo, vecino de la víctima y dos guardias de seguridad de la urbanización, es decir, al personaje al que la familia, desde el primer momento, acusó del crimen.

La serie gustará a los habituales de series “true crimen”. Los espectadores argentinos, que conocen mejor que cualquier otro, las circunstancias del caso, podrán juzgar el documental con más ecuanimidad. Una muestra de que la realidad siempre es más sorprendente que la fantasía.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).