FICHA

Título original DNA
Título en España: DNA
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 42 minutos.
Año: 2019
Nacionalidad: Dinamarca
Temática
: Intriga
Subgénero: Thriller
Resumen: Un policía está investigando el secuestro de un bebé, debe trasladarse a Polonia y en el curso del viaje, su propio bebé desaparece. Desde ese momento piensa que los dos casos están ligados. Su vida se tuerce y cinco años después, en el curso de la misma investigación inicia la colaboración con una policía francesa: el DNA del secuestrador ha reaparecido en Francia junto a una muchacha asesinada.
Actores: Anders W. Berthelsen, Nicolas Bro, Clara Ellegaard, Anders Heinrichsen, Charlotte Rampling, Jadwiga Jankowska-Cieslak, Frederik Christian Johansen, Sigurd Holmen le Dous, Olivia Joof Lewerissa, Louise Mieritz, Trine Pallesen, Johanne Louise Schmidt, Zofia Wichlacz, Grazyna Zielinska, Renata Berger, Izabela Noszczyk, Lars Berge, Wojciech Blach, Peter Gilsfort, Maja Barelkowska, François Loriquet, Vincent Nemeth, Samuel Brafman-Moutier, Julie Carlsen, Hanna Dunowska, Maria Erwolter, Quentin Faure, Maciej Musial, Piotr Polk, Maciej Robakiewicz, Sven Ole Schmidt
Lo mejor: una trama perfectamente cerrada
Lo peor: el montaje tiene algún defecto
Lo más curioso
: es una co-producción franco-danesa con participación polaca.
¿Cómo verlo?: No ha sido todavía estrenada en España. Puede verse subtitulada mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8,5

PROMO (VO)

PROMO (VO)

PROMO (VO)

PROMO (VO)

DESCARGA TORRENT (Madeintorrent)

WEB OFICIAL (NRK)

WEB OFICIAL (playTV2)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre DNA

La serie, una vez más, aparece precedida en la publicidad como “basada en hechos reales” y, si, efectivamente, parece que en varios países se han producido secuestros y tráficos de bebés desde hace tiempo. Torleiff Hoppe, que ya había creado varias series de tipo policial y documentales estilo “true crime”, se topó con un caso ocurrido en Dinamarca en el que, a partir del extravió y de errores en la identificación del ADN, se produjeron fallos en distintas investigaciones. A partir de aquí, Hoppe, une el tema al secuestro de niños y tiene la temática servida. Dado que en el proyecto de serie participaron también productoras francesas y polacas, era obligado que parte de la trama transcurriera en ambos países: así pues, lo que vamos a ver es un “nordic noir”, químicamente puro, pero con incrustaciones francesas y polacas.

La serie nos presenta a una familia feliz: es la de un policía que acaba de tener una hija. Pertenece a una unidad de la policía criminal a la que se encarga la investigación de un secuestro. Todo induce a pensar que el bebé ha sido secuestrado por el padre, de origen iraní, recientemente divorciado. Sin embargo, algunas pistas llevan a Polonia. Al policía, se le ocurre la peregrina idea de realizar el viaje a aquel país en ferry, acompañado por el bebé en el carrito. En el momento en que deja un momento sólo al bebé, éste desaparece, al parecer porque al carrito le falló el freno y cayó por la borda. El policía nunca creyó esta versión y siempre supuso que los dos secuestros de bebés estaban ligados de alguna manera. Cinco años después, el DNA del presunto secuestrador aparece en un crimen cometido en París y se reaviva la investigación descubriéndose errores en la clasificación del DNA. La policía francesa envía a Dinamarca a una investigadora y ambos se desplazan a Polonia. Allí existe una asociación religiosa católica que alberga a madres que no pueden mantener a sus hijos, en donde se encuentra la clave de todo el asunto.

La serie todavía no se ha estrenado en España y ha pasado en el país de origen como una serie más, sin generar excesivo entusiasmo. Esto pasa cuando en un país como Dinamarca, los espectadores se han habituado a ver constantemente producciones de un buen nivel. Esta lo tiene y, en el momento en el que algún streaming decida comprarla, causará más impacto. En efecto, lo mejor de la serie, por este orden, es: un guion perfectamente atado, sin fisuras, sin cabos sueltos, redondo; unas actuaciones impecables desde los protagonistas, Anders W. Berthelsen hasta Charlotte Rampling (que actúa aquí como policía francesa) y unas localizaciones adaptadas al guion. El resultado es un “nordic noir” clásico en el que parte de la trama transcurre en Polonia (concretamente en un convento católico donde se captan niños) y otra parte en París (donde se entregan esos niños a familias gays y heteros).

El rodaje fue conflictivo: uno de los tres directores, Ruben Genz, abandonó el proyecto por “diferencias creativas”. La responsabilidad mayor del producto acabado y final quedó en manos de Torleif Hoppe que, de paso, asumió la dirección.

La serie puede verse en versión original o bien en versión original subtitulada mediante programas de intercambio de archivos. Vale la pena adelantarse a su emisión en España. Es una de esas series que encandilará a los amantes del género y a los que gustan consumir thrillers de intriga y tensión.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).