FICHA

Título original The Haunting of Bly Manor
Título en España: La maldición de Bly Manor
Temporadas: 1 (9 episodios)
Duración episodio: 50-60 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Terror
Subgénero: Sobrenatural
Resumen: Una maestra consigue un puesto de trabajo para educar a dos niños en una mansión gótica inglesa. Pronto descubre que, a sus visiones personales, se unen las de todos los que viven allí. Es un caserón en donde los muertos parecen caminar junto a los vivos. Pronto la maestra descubre que su predecesora y el amante de esta murieron allí en extrañas circunstancias. Ellos son algunos de los fantasmas que pasean por Bly Manor.
Actores: Victoria Pedretti, Amelie Bea Smith, Benjamin Evan Ainsworth, Rahul Kohli, T’Nia Miller, Henry Thomas, Catherine Parker, Oliver Jackson-Cohen, Andrew Neil McKenzie, Tahirah Sharif, Benjamin Ainsworth, Kate Siegel, Alex Essoe, Amelia Eve, Calix Fraser, Matthew Holness, Martin McCreadie, Roz Murray, Christie Burke, Jim Piddock, Daniela Dib, Jill Morrison, Roby Attal, Greg Sestero, Duncan Fraser, Tim Beckmann, Lynda Boyd, Ken Kramer, Thomas Nicholson
Lo mejor: una historia con cierta capacidad adictiva.
Lo peor: aporta poco al género de terror romántico.
Lo más curioso
: es la segunda serie de la antología The Haunting, que sigue a Terror en Hill House.
¿Cómo verlo?: Se emite desde el 9 de octubre de 2020 en Netflix. Puede verse también mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés subtitulada)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (Torrentazo)

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LA MALDICION DE BLY MANOR

Esta serie puede tener un doble atractivo para una parte de la audiencia: por una parte, ronda el terror gótico y por otra se instala en el terror romántico. Detrás de las apariciones fantasmales y las relaciones entre muertos y vivos, se esconden, no una sino varias historias de amor y, muchas más de muertos recientes. La segunda parte de la antología de miniseries de terror en torno a casas encantadas, supera a la primera, La maldición de Hill House. En ambos casos, los elementos son los mismos, hasta el punto de que dentro de unos años, tendremos dificultades en recordar qué pertenece a cada una: niños que “ven fantasmas” y tienen “amigos invisibles”, una casa encantada trufada de misterios de épocas anteriores y una selección de muertos a cascoporro que parecen okupas de la mansión. La maldición de Bly Manor repite esta temática, punto por punto.

Una maestra es contratada por el tío de dos niños de 7 y 9 años que viven en Bly Manor, una mansión gótica exageradamente inmensa, junto con una jardinera, un cocinero y una ama de llaves. El tío de los niños parece desinteresarse completamente por ellos, si bien está dispuesto a darles una buena educación y para eso envía a “Danielle Clayton” (Victoria Pedretti) que, hasta ese momento, tenía un buen historial como maestra de escuela, pero estaba harta de soportar cada día a 30 niños. “Danielle” iba a casarse, pero, poco antes su novio fallece en un terrible accidente. Ella siente (y ve fugazmente) la presencia del novio muerto, con sus gafas características cerca de ella. Cuando llega a la mansión, todo parece normal: en realidad, allí, como iremos viendo, nada es normal y todos los que se encuentran allí tienen algún secreto que guardar. “Danielle” empieza a ver al otro lado de los vidrios a un desconocido que luego resultará ser un antiguo empleado del tío de los niños. Este joven ambicioso y de pocos escrúpulos, manipulador y aventurero, mantuvo una tórrida historia de amor con la predecesora de “Danielle” en la educación de los niños. Historia que, claro está, acabó muy mal. Así pues, hasta ahora, podemos contar, un mínimo de cinco muertos que circulan por Bly Manor.

Como puede verse, se trata de una clásica historia de terror romántico. El guion está basado en una novela de Henry James, reactualizada y “remasterizada” en todos los sentidos hasta casi hacer irreconocible la presencia del escritor. Las interpretaciones son sobrias, los efectos especiales contenidos, las situaciones de terror bastante imprevisible, el guion está parcelado en microhistorias que contribuyen a explicar aspectos que aparecen en el primer episodio y, al llegar al último episodio, podemos decir que comprendemos la presencia de tantos personajes y cada uno de sus dramas personales.

¿Falla algo en esta serie? En realidad, no, pero si cabe decir que la serie suena a “dejá vu” y no por sus innegables y deliberadas similitudes con la precedente, La maldición de Hill House, sino porque ha sido explotado en demasiadas ocasiones tanto en la gran pantalla como en el plasma. La originalidad de la serie solamente deriva de la construcción de los personajes. Otro aspecto interesante son las reflexiones sobre la vida y la muerte que suele realizar “Owen”, el cocinero y que ocupan prácticamente un episodio completo.

La serie será de interés para amantes del género; no lo olvidemos, terror gótico y terror romántico. Los que se identificaron con la temática del anterior episodio de la serie relativo a Hill House, tendrán el corazón roto al no haber nada nuevo en Bly Manor, pero, al mismo tiempo, ser una serie superior a la otra.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).