FICHA

Título original Upright
Título en España: Upriht
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Australia
Temática
: Comedia
Subgénero: Viaje
Resumen: Un músico maduro debe de llevar un piano desde un extremo a otro de Australia en un viaje que supone más de 3.000 km. En las primeras etapas tiene un pequeño accidente con una camioneta guiada por una adolescente que se fractura un hueso del brazo. A partir de ese momento, un par de inadaptados se convierten en inseparables compañeros de ruta, si bien surgen entre ellos continuas discusiones y problemas.
Actores: Tim Minchin, Milly Alcock, Heather Mitchell, Ella Scott Lynch, Daniel Lapaine, Daniel Frederiksen, Kate Box, Syd Brisbane, Sachin Joab, Sue Jones, Jai Koutrae, Steve Rodgers, Fiona Press, Laura Brent, Rebecca Massey, Genevieve Hegney, Gary Waddell, Luke Carroll, Rob Collins, Fiona Harris, Lee Jankowski, Felino Dolloso, Neil Melville, Murray Dowsett, Ningali Lawford, Sam Longley, John Leary, Matthew Whittet, Rory Walker
Lo mejor: Un perfecto equilibrio entre tensión, humor y emociones
Lo peor: En algunos momentos cae en la tentación del sentimentalismo
Lo más curioso
: La idea fue del escritor australiano Chris Taylor y está co-dirigida por el protagonista, Tim Michin.
¿Cómo verlo?: En Sundance TV desde el 7 de septiembre de 2020. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (SundanceTV)

DESCARGA TORRENT (Torrentazo)

WEB OFICIAL (SundanceTV)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre UPRIGHT

Lo que sorprende a los europeos de Australia son sus dimensiones y el hecho de que para ir de un extremo a otro de la isla, de norte a sur y de este a oeste, existan carreteras solitarias de miles de kilómetros. Esta serie aprovecha hasta el final esta característica del continente, introduciendo a dos personajes marginales e inadaptados que no coinciden ni en edad, ni en sexo, ni en gustos. Lo que vamos a ver, pues, es una especie de comedia de situación que se sitúa en el interior de la cabina de una camioneta y que termina siendo una “road movie” (“película de carretera” cuya trama se desarrolla en el curso de un viaje y que es la herencia de la vieja tradición de los “viajes iniciáticos”, a Roma, a La Meca, a Jerusalén o a la más próxima Santiago de Compostela).

“Lucky” y “Meg” son los dos protagonistas de la serie. Se parecen tanto como se diferencian. Ninguno de los dos se siente bien con lo que son y ambos desearían emprender un viaje que cambie su vida y les abra nuevas perspectivas. Por lo demás, todo en ellos difiere: la música que busca a una, enerva al otro; el carácter reflexivo y tímido de uno, choca con la espontaneidad agresiva de la otra; la edad de él casi triplica a la de él; a uno le gusta reflexionar, la otra considera que es un “rollo”. Lo que les une es el destino. Y ese destino les aproximará más y más. Los otros dos elementos añadidos sobre el mapa de Australia son un piano y una camioneta.

La serie es de una pasmosa sencillez y, al mismo tiempo, de una increíble eficacia narrativa. La “road movie” se convierte en divertida, emotiva, intensa, variada y inesperada. Entretiene y engancha. Al final, existe un poso de tristeza y angustia en los personajes y en las situaciones que se corresponde muy bien a la actual fase de la civilización: una época de inseguridades y situaciones inestables en las que nadie sabe que puede ocurrir mañana, ni siquiera si eso será bueno o malo. Así se han acostumbrado a vivir estos dos personajes.

La serie depende exclusivamente de Tim Minchin (que, además de protagonizar, codirige la serie) y de Milly Alcock que interpreta a “Meg” y que parece no tener un historial cinematográfico previo a esta serie). Minchin, por su parte, es actor, escritor y músico, especialmente conocido en Australia y prácticamente desconocido en el resto del mundo. Ambos encajan perfectamente y se complementan perfectamente.

El riesgo de la serie hubiera sido caer en el sentimentalismo vacío y en una emotividad artificiosa. Salvan los momentos en los que esas actitudes empiezan a despuntar y logran corregir y enderezar la serie.

Gustará, en primer lugar, a aquellos identificados con series de autodescubrimiento; a los que buscan nuevas formas para un producto que no deja de repetirse con mayor o menor fortuna, la comedia de situación, y para los que muestran exigencias a la hora de visualizar un producto sobre el que no conocen nada de actores y procede de una filmografía remota y escasamente conocida en nuestro país. Por supuesto, gustará a los que buscadores de entretenimiento agradable, sin sobredosis de acción, explosiones y efectos especiales.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).