FICHA

Título original The Business of Drugs
Título en España:
El negocio de los estupefacientes.
Temporadas
: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: documental
Subgénero: drogas
Resumen: Una antigua colaboradora de la CIA, Amarillys Fox, pasada al mundo del espectáculo, explica en cada capítulo la situación de las distintas drogas en la sociedad norteamericana: cocaína, drogas sintéticas, heroína, metanfetamina, cánnabis y opiáceos. La presentadora se entrevista con narcotraficantes, consumidores y antiguos consumidores, autoridades, dando una visión completa del consumo de drogas en EEUU
Actores: Amarillys Fox, documental con entrevistas a personajes reales.
Lo mejor: un programa de divulgación pero suficientemente claro para comprender la situación actual.
Lo peor: el metraje es limitado y cada droga hubiera precisado tratarse más en profundidad.
Lo más curioso
: Amaryllis Fox trabajó como agente encubierta de la CIA hasta 2010.
¿Cómo verlo?: Estrenada por Netflix en EEUU en julio de 2020, tardó un dos meses en llegar a España. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO (en inglés)

PROMO (entrevista a Amaryllys Fox, en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

VER SERIE (Documania)

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL NEGOCIO DE LOS ESTUPEFACIENTES

Una muestra de la decadencia de los EEUU -y, en su estela, de muchos países occidentales, entre ellos España- es la proliferación descontrolada de todo tipo de drogas. En estos tiempos en los que se trata de mantener tranquilas y serenas a las masas, los Estados evitar hablar mucho, no solamente de su fracaso ante la lucha contra el narcotráfico, sino también del fracaso de las iniciativas legalizadoras de ciertas drogas. A este documental hay que reconocerle que, al menos, en los relativo a los EEUU, se habla claro y no se intenta minimizar la importancia del fenómeno, ni siquiera de alimentar la esperanza en que la legalización supondría la panacea universal, como piensan algunos.

Amaryllis Hope Fox, es la presentadora de esta serie. Se trata de una mujer de nombre curioso y detrayectoria polémica. Parece que trabajó para la CIA antes de 2010 en misiones encubiertas, especialmente en el sudeste asiático y luego escribió unas memorias que no fueron del agrado de sus antiguos superiores. Hoy es presentadora de televisión y oradora. Esta serie documental -de la que, en estos momentos, se está filmando la segunda temporada- ofrece una panorámica del mundo de la droga en los EEUU sin ningún tipo de concesiones.

Cada entrega está dedicada a algún tipo de droga y de momento son seis: cocaína, drogas sintéticas, heroína, metanfetamina, cánnabis y opioides. El primer episodio de la segunda temporada estará dedicado al crack. En cada entrega, Amarillys presenta una panorámica bastante ajustada sobre el volumen que mueve esa droga, cómo y dónde se produce, cuáles son sus efectos y quién la consume. Entre las entrevistas a narcos, consumidores, camellos, policías, juristas, cultivadores, etc, diversos gráficos y animaciones por ordenador, fragmentos de documentales y fotografías, la serie logra sintetizar y hacer comprensible la naturaleza del problema. No es una serie para “saberlo todo” sobre el mundo de la droga en los EEUU, pero sí para obtener más datos y disponer de una fotografía del mundo de la droga en 2020.

Algunos episodios sorprenden: recomendamos ver el quinto (dedicado al cánnabis) y el sexto (sobre los opiáceos). Nos llevaremos como primera sorpresa el saber que la legalización de la marihuana en California no ha impedido que una década después no ha evitado el cultivo y el comercio ilícito de esta droga. En efecto, hoy el 80% del cánnabis cultivado y consumido en ese Estado procede del comercio ilícito. Por otra parte, los grandes fondos de capital-riesgo apuestan por la industria del cannabis de la que se espera que produzca beneficios milmillonarios en breve. Esto está produciendo en la actualidad que los pequeños cultivadores se vean arrojados fuera del mercado, arrollados por las grandes inversiones y el cultivo industrial de la marihuana. Sorprende así mismo que solamente el 1% de los “clubs de cannabis” sean propiedad de afroamericanos, cuando estos suponen los principales consumidores. Sobre los opiáceos, el documental es todavía más desolador: en 1996 los laboratorios farmacéuticos aseguraban que la Oxicodona no era adictivo y utilizaban sistemas de márketing agresivo para lograr que los médicos lo recetaran masivamente y la sociedad lo aceptara. Luego, resultó que sí era adictivo. Cuando las aseguradoras dejaron de financiarlo, los adictos a la oxicodona optaron por consumir heroína, mucho más barata. Cuatro de cada cinco estadounidenses consumió estos opiáceos en algún momento de su vida: así puede entenderse la actual epidemia de heroinómanos que afecta a los EEUU y cuya incidencia es mayor entre las clases medias.

A esta serie puede achacarse el que no es exhaustiva, pero su principal mérito es que no tiende a poner paños calientes, ni a despertar falsas esperanza. Sobre el cánnabis, Amaryllis Fox es clara: “O se legaliza en todos los EEUU o se prohíbe en todo el país”. En las otras drogas, la opinión no menos condescendiente.

Este documental, imprescindible para quien quiera tomar el pulso de la civilización americana, entraría dentro de la decadencia de un país que, día tras día, ve como su sociedad se está desintegrando, mientras los capitales nacidos de los negocios más espureos, siguen aumentando.  

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).