FICHA

Título original: Abducidos
Título en España: Abducidos
Temporadas:  ( episodios)
Duración episodio:  minutos.
Año: 2018
Nacionalidad: España
Temática
: Cómica
Subgénero: Retro
Resumen: Dos de los redactores de El Caso, “Aníbal” y “Aparicio”, trabajando ahora en un programa de TVE en 1968. Logran una exclusiva al filmar un OVNI sobrevolando Madrid, pero la película se vela y se ven obligados a realizar una falsificación ayudados por la decoradora del programa. A partir de ahí su carrera cambia y pasan a tener un espacio propio dentro del programa.
Actores: Paco Churruca, Agnes Llobet, Cristina de Inza, Daniel Pérez Prada, Ignacio Mateos, Fernando Guillén Cuervo,
Lo mejor: Hace pasar un rato entretenido, sin complicaciones y con algunos momentos brillantes.
Lo peor: Guion excesivamente juvenil, algo inmaduro y casi infantil.
Lo más curioso
: Se trata de un spin-off realizado a partir de algunos protagonistas de la serie El Caso, crónica de sucesos.
¿Cómo verlo?: Puede verse en abierto en Play Z y en youTube, desde 2018.

Puntuación: 7

PROMO

VER SERIE (RTVE)

VER SERIE (youTube)

WEB OFICIAL (RTVE)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre ABDUCIDOS

El canal Play Z, que arrancó con fuerza, parece hoy algo perdido e, incluso, le han salido varios competidores. Se ha convertido en un canal para jóvenes poco exigentes que manejan el móvil como en otro tiempo se hacía con el álbum de cromos. Con todo, Play Z tiene algún producto que es digno de mención como éste, Abducidos, que, en realidad es un spin-off de la serie El Caso, crónica de sucesos, serie que hubiera podido dar mucho más de sí y que desapareció incomprensiblemente, a poco de su nacimiento.

Para pasar de una serie a otra, se ha aprovechado la figura de dos secundarios que aparecían entre los miembros de la redacción de El Caso (“Aníbal” y “Aparicio”) y se ha recurrido en una brevísima escena a Fernando Guillén Cuervo para que reforzara esta vinculación. De todas formas, ambas series no tienen nada que ver, ni en su género (El Caso era “noir español”, con muy leves toques de humor, mientras que Abducidos está más próximo a la astracanada cómica), ni con su formato (Abducidos se presenta tanto en formato película -en youTube- como en pequeñas entregas de 15 minutos en Play Z), ni con su intencionalidad (El Caso aspiraba a recuperar una parte de la historia del periodismo español de la postguerra y de la criminalidad en nuestro país, mientras que Abducidos es un mero divertimento).

La serie reproduce la TVE de 1968. No estamos muy seguros de si las cámaras que utiliza como atrezzo son las que correspondían a aquella época (eran desde luego, las cámaras de la TVE fundacional de diez años antes), ni tampoco estamos muy seguros de que la austeridad de los despachos o de los programas fuera la que se presenta (nos recuerda más al programa de mediodía de Tico Medica y Yale en los tiempos fundacionales, que los shows televisivos que ya estaba en condiciones de emitir TVE diez años después y que mantenían fijados a la pantalla a buena parte del país. Pero, todo sea por la voluntad de lograr un producto cómico y por los escasos medios para hacerlo.

“Aníbal” y “Aparicio”, han dejado El Caso y trabajan ahora para el “ente público” TVE. Son reportero y cámara de un magazine informativo y cuentan con la amistad de la decoradora del programa. La directora y presentadora los envía a cubrir un evento, pero ellos -que han recibido “un soplo”, ya se sabe que Aníbal (Daniel Pérez Prada) era desde El Caso, un católico ultramontano creyente, además, en la vida extraterrestre- filman la presencia de un platillo volante en las afueras de Madrid (en aquella época se habló mucho de un OVNI aparecido en las afueras de la capital, llegado del planeta Ummo…). Pero la película se vela y, para evitar su despido, falsifican la grabación y la reconstruyen con una maqueta de cartón que, increíblemente, pasa como auténtica y produce un revuelo internacional hasta el punto de que obtienen un espacio propio dentro del programa. Así se inicia su aventura periodística en aquel año glorioso e inolvidable de 1968.

La serie logra momentos de comicidad gracias al buen hacer de los protagonistas, mucho más que a un guion que, en el fondo, no deja de ser ingenuo y casi infantil. En su conjunto, la serie puede verse en menos de hora y media y constituye un simple divertimento cuando no tenemos otra cosa que ver. Es la típica “serie-refugio” que nos hará pasar un buen rato y que olvidaremos poco después de haberla visto… como todo el resto de contenidos de Play Z. Pero esta es la intención y la voluntad de la plataforma: entretener, distraer y matar el tiempo. Lo consigue a la perfección.

Podemos reprochar, eso sí, a los directivos, el que la serie El Caso crónica de sucesos, tres años después de haberse estrenado, no tuviera continuidad. Fue una de esas series que unían interpretaciones muy buenas y guiones con una calidad superior a lo habitual, a la revisión de episodios de la historia reciente de España. Hubiera podido afinarse mucho más y dejar de lado algunos aspectos del guion (esa conspiración que obsesionaba al protagonista y que se convierte en una línea argumental permanente del primer al último episodio, restando espacio al caso que traía cada episodio a colación), pero era una serie que merecía una segunda temporada, como mínimo. Ésta que comentamos ahora es como un hijo menor, casi minúsculo, prácticamente para jóvenes.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).