FICHA

Título original The Vow
Título en España: El Juramento
Temporadas: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Documental
Subgénero: Sectas
Resumen: En 1998, Keith Raniere fundó esta sociedad, NXIVM, ideada para difundir coaching dirigido a ejecutivos. Desde entonces 12.000 personas han pasado por los cursos del grupo, algunos de ellos ligados al mundo del cine. Sin embargo, en 2018 el líder del grupo fue detenido y condenado posteriormente por tráfico sexual y crimen organizado. No es caso único, pero si el más reciente. Este documental en cuatro episodios presenta todos los aspectos de esta secta
Actores: Catherine Oxenberg, Anthony Ames, Sarah Edmondson, Bonnie Piesse, Mark Vicente
Lo mejor: Cuenta con filmaciones y cintas magnetofónicos recogidas por algunos disidentes del grupo.
Lo peor: Algo lenta en sus dos primeras partes.
Lo más curioso
: El fundador de la secta se arriesga en estos momentos a una cadena perpetua.
¿Cómo verlo?: A través de HBO desde el 14 de octubre de 2020.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (HBO)

DESCARGA TORRENT (Torrentazo)

WEB OFICIAL (HBO)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL JURAMENTO

Uno no termina de sorprenderse de que, una y otra vez, haya gente que todavía “pique” y se adhiera a una secta pensando que iba a mejorar su vida y a solucionar los problemas del mundo. No se trata de personas particularmente estúpidas, sino, en gran medida, de profesionales que quieren mejorar sus performances y triunfar y, de paso, redimir a la humanidad. Y para ello están dispuestos a lo que sea. La secta que nos presenta este interesante -aunque algo lento- documental es NXIVM (que no tuvo tiempo de llegar a España y que se limitó al espacio norteamericano-canadiense).

NXIVM formaba parte del “movimiento de potencial humano”, una de las ramas de la “new age”, surgida una década después de la desintegración de la “contracultura” sesentera. NXIVM fue un producto tardío. Su fundador Keith Raniere solamente la fundó en 1998. Inicialmente le dio el aspecto de una empresa para practicar una forma especial de couching para ejecutivos. No era difícil: unos cuantos conceptos seudo-psicológicos, términos y conceptos viejos a los que se dotaba de significados nuevos, aderezos de psicología transpersonal y todo ello envuelto como si se tratara de una “teoría científica” dotada de “tecnología aplicada”. No era nada más que un sistema piramidal de venta de cursos y de niveles interminables en los que, quienes ingresaban veían como los cursos que les iban a garantizar un mayor éxito profesional costaban más y más y siempre había otro curso posterior -más caro- que mejoraría sus capacidades. Nada nuevo. Cuantos más cursos vendía un afiliado, más subía en la jerarquía de la secta, más esquilmado quedaba su bolsillo y más tiempo perdía en unos cursos absolutamente inútiles. Y, sin embargo, varias actrices de segunda filas, algunos directores de cine y cantantes, picaron el anzuelo. Pero esto no era lo peor.

La secta tenía un “círculo interior” compuesto únicamente por mujeres. Era casi un culto sado-masoquista de explotación sexual, en el que sus integrantes recibían los nombres de “masters” y “esclavas”, debían tatuarse en vivo mediante pirograbado las iniciales del fundador de la secta, el cual usaba y abusaba de ellas. Al darse cuenta de los abusos que se estaban produciendo en el interior de la secta, muchos de sus miembros la abandonaron, con la mala conciencia de haber introducido en ella a muchas personas. Este complejo de culpabilidad -justificado, por otra parte- les indujo a presentar denuncia y a que se conociera el caos. En la actualidad, el fundador de la secta está a la espera de sentencia judicial y puede ser condenado a cadena perpetua.

El documental -que puede clasificarse como un producto “true crime”- está dividido en cuatro partes: en la primera, todo es felicidad y esperanza. Los protagonistas reales cuentan cómo ingresaron en la secta y conocieron al fundador. En la segunda se nos enumeran algunos rudimentos de las enseñanzas del grupo y cómo se desarrollaba la vida en su interior. Las dos últimas partes, son puramente de denuncia: vemos a los que ingresaron en la secta como van tomando conciencia de las “desviaciones” (sería mejor hablar de “aberraciones sexuales”) y de cómo han sido objeto de manipulación psicológica y abusos. En la última parte aparecen nuevos personajes que sufrieron todo esto de manera mucho más descarnada.

El documental es, en todos sus tramos, interesante y a ratos perturbador. Parece increíble que personas relativamente cultas puedan verse envueltos en una asociación como ésta. Pero los límites de la manipulación mental resultan siempre sorprendentes. Precisamente la lentitud de los dos primeros episodios se debe al interés de los directores y guionistas en recalcar que se trataba de personas estándar, si bien, varias de ellas aspiraban a destacar en oficios artísticos.

Hay que reprochar a HBO que las tres primeras partes estén correctamente dobladas al castellano, pero que la última se esté emitiendo en versión original en inglés y sin el apoyo de subtítulos.

Serie para interesados en el mundo de las sectas y en este tipo de organizaciones en el siglo XXI.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).