FICHA

Título original Christiane Amanpour: Sex&Love Around the World
Título en España: Sexo y Amor
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 41 minutos.
Año: 2018
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Documentales
Subgénero: Sexualidad
Resumen: La periodista británico-persa Christiane Amanpour recorre seis marcos geográficos completamente diferentes, realizando una encuesta sobre las formas de la sexualidad: Berlín, Acra en Ghana, Shanghai, Beirut, Nueva Delhi y Tokio son los escenarios a través de los cuales se comprueba de manera fehaciente que ningún lugar del planeta se ha visto libro del pansexualismo y de las neurosis sexuales que acompañan a este momento de civilización.
Actores: Christiane Amanpour, episodios dirigidos por Sally Freeman, Anna Chai, Abigail Harper, Sarah Holm Johansen, Talya Tibbon
Lo mejor: una muestra muy amplia de testimonios sobre la sexualidad en países completamente diferentes.
Lo peor: en el primer episodio sobre Japón, lo que cuenta se ha oído ya demasiadas veces.
Lo más curioso
: Amanpour es presentadora del programa de entrevistas nocturnas de la CNN.
¿Cómo verlo?: En Netflix desde elPuede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre SEXO Y AMOR

En España, Christiane Amanpour es prácticamente desconocida, pero en los EEUU es uno de los rostros más populares gracias a su programa de entrevistas nocturnas en la CNN. Es hija de padre iraní y madre británica. Estudió periodismo en los EEUU y entró a trabajar para una cadena de radio asociada a la NBC para pasar luego a la CNN como becaria. Su dominio de varias lenguas le llevó a los frentesd e guerra en el conflicto Irán-Irak y luego asistió en primera fila a la disolución de la URSS, la caída del Muro de Berlin y la invasión de Kuwair. Gracias a todo esto, logró ir ascendiendo dentro de la CNN… si bien recibió críticas por favorecer en sus informaciones descaradamente a los musulmanes de Bosnia y justificar los bombardeos sobre Serbia. Está casada con James Rubin, ex subsecretario de Estado y portavoz del Departamento de Estado de los EEUU con la administración Clinton. Ella misma fue asesora de Hillary Clinton y de Barak Obama. Tal es el currículo de la presentadora de esta serie.

Hay que decir que la sexualidad no es su especialidad, por muy comercial que sea la temática y eso se percibe claramente en la falta de opiniones y criterios propios que demuestra en las entrevistas, no por neutralidad, sino por ser completamente ajena a la temática. Amanpour viaja por seis países completamente diferentes (entre los que no se encuentran los EEUU, ausencia imperdonable pero que evidencia su tendencia a “nadar y guardar la ropa”). En Tokio nos cuenta lo que todos sabemos: que si los japoneses no evidencian públicamente sus sentimientos o que el nivel de neurosis sexuales es cada vez más elevado. En Delhi nos habla sobre matrimonios pactados y por amor, agresiones sexuales y moteras feministas. De Beirut extrae el erotismo árabe y técnicas de reconstrucción del himen. En Acra (Ghana) está presente el primitivismo en casi todas sus manifestaciones: incluida la revalorización del vudú y de las religiones africanas o los cultos histéricos norteamericanos llevados al continente negro. En Berlín, se detiene en un “taller de bondage” y en los movimientos nudistas que siempre han estado presentes en los últimos 100 años. Finalmente, Shanghai le ofrece la oportunidad de hablar con transexuales, artistas pornográficos y con miembros de la “industria del casamiento”.

A pesar de que las entrevistas no son excesivamente incisivas y las respuestas completamente diferentes, en todo el mundo, absolutamente en todo el planeta, se perciben muestras de neurosis con base sexual y se nos muestra unas sociedades que no logran ser libres “en el sexo”, pero el eje de cuyas vidas es el sexo. A pesar de que la entrevistadora tenga cierta predilección por el feminismo, lo cierto es que la mayoría de entrevistas nos muestran a personas de ideas muy sencillas, juicios bastante planos y objetivos vitales que oscilan entre el pasarlo bien a toda costa y por encima de cualquier consideración o bien atenerse a las tradiciones locales, aceptarlas y hacerlas casar con la modernidad.

El resultado es entretenido y a cada paso estamos tentados de pensar: ¿cuál será la siguiente excentricidad o cómo se hará el amor aquí y allí? La serie convence, pero no maravilla. Falta además, una radiografía a la sexualidad en los EEUU, en Rusia o en Iberoamérica. Nadie podrá alegar que Amanpour no hubiera podido realizar, sin prácticamente coste adicional a la serie, un vistazo a la sexualidad norteamericana… simplemente ha querido no exponerse a críticas.

La serie demuestra que “en todas partes cuecen habas” y que los momentos de cambio en cadena parecen afectar a la sexualidad: las viejas tradiciones han perdido su sentido y su eficacia, pero las nuevas actitudes no alcanzan a formar parejas y, sobre todo, a la paternidad responsable. Serie para los que quieran comprobar los niveles de neurosis sexual del siglo XXI.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).