FICHA

Título original Mannen som lekte med elden
Título en España: Stieg Larson: el hombre que jugó con fuego
Temporadas: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2018
Nacionalidad: Suecia
Temática
: biográfica
Subgénero: novelista
Resumen: Biografía de Stieg Larsson, el novelista cuyos tres bestsellers pusieron de moda el “nordic noir”. Desde el primer episodio se muestran los rasgos de su personalidad, sus obsesiones y una mentalidad enfermiza que, obviamente, no podía encarrilar por la vía del periodismo, y debió hacerlo a través de la ficción fantástica.
Actores: documental, Emil Almén, Johan Eriksson, Magnus Höqqvist, Mattias Königsson
Lo mejor: queda patente la personalidad de Stieg Larson.
Lo peor: carece absolutamente de visión crítica, no es, por tanto, apta para espectadores que carezcan del arma de la crítica.
Lo más curioso
: el documental puede ser considerado como un intento de relanzar las obras de Larsson, hoy olvidadas y superadas por otros autores  nórdicos.
¿Cómo verlo?: Estrenada en Filmin en junio de 2020. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 5

PROMO (VOS en alemán))

PROMO (VOS en inglés)

MÚSICA

VER SERIE (HBO)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (HBO)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre STIEG LARSSON: EL HOMBRE QUE JUGÓ CON FUEGO

Es difícil entender la razón de ser de este documental, como no sea ayudar a las editoriales que invirtieron en las tres novelas de Stieg Larsson a que vender los últimos ejemplares almacenados. Es mucho más difícil entender la falta de capacidad crítica de un documental que calla los aspectos esenciales del personaje, sus múltiples errores de apreciación, las metidas de pata que cometió y, sobre todo, los motivos de su obsesión antifascista. Porque, mucho más que un documental sobre Stieg Larsson, es solamente un documental sobre “Stieg Larsson antifascista”. Desde los primeros momentos aparece clara que la obsesión del personaje por el “fascismo” en un país que siempre ha sido democrático y en el que, en la actualidad, existe un partido considerado como “de extrema-derecha” (“fascistas asesinos” para Larsson) representado con 62 escaños, con casi el 20% de los votos y tercer partido del país… sin que la democracia sueca se haya tambaleado y sin que haya aumentado la violencia fascista en aquel país, como preveía Larsson. Una actitud tan radical y obsesiva, no puede ser objeto más que de alguna experiencia traumática.

Hay un episodio en la vida de Larsson que él, en su absoluta ingenuidad contó y que lo explica todo: cuando era joven presenció la violación de una chica… y no intervino. Al día siguiente, se cruzó con la chica y le explicó que no tuvo valor para intervenir, pero la chica rechazó sus explicaciones. Este episodio de su adolescencia no es banal, explica -en una perfecta lógica psiquiátrica- que su inacción y el rechazo posterior de la víctima, le generaron un complejo de culpabilidad -que él mismo confesó que le acompañó toda su vida- que solamente estuvo en condiciones de “sublimar” buscando a otros más culpables que él: los “fascistas”. Por esto -y no por otra cosa, ni siquiera por una convicción ideológica, porque no pensaba en términos políticos más allá del antifascismo- orientó toda su vida a un trabajo detectivesco y policial enfermizo sobre todo aquello que oliera a extrema-derecha.

Se suele decir que Larsson era periodista. No lo era: trabaja en una agencia de prensa, pero no como periodista, sino como diseñador gráfico. Su obsesión antifascista era tal que le resultaba -y esto se menciona en el documental- imposible distinguir lo esencial de lo irrelevante. Confunde por ejemplo el neo-fascismo de postguerra (que se dio entre 1945 y 1975), apenas menciona el hecho de que varios miles de suecos se enrolaron en las SS, al lado de Alemania durante la guerra, liga todo esto a los movimientos de skinheads que aparecieron en los años 80 y, para colmo, lo complica todavía mas uniendo estos grupos radicalizados a los partidos que luego han tenido una amplia representación parlamentaria… Para colmo, consideró que episodios como el asesinato de Olof Palme o el atentado a la sinagoga de París de la Rue Copernic, fueron cometidos por la extrema-derecha, episodios hoy completamente aclarados y que pasan por otros territorios. La propia coautora de un libro sobre la extrema-derecha sueca que escribieron al alimón, alude a su falta de método de trabajo.

Evidentemente, la investigación antifascista puede tener eco en ambientes de determina izquierda radical, pero -sobre todo hoy, cuando partidos considerados como de extrema-derecha han gobernado en Austria, Italia, Suiza, Hungría, Polonia, están presentes en la mayor parte de parlamentos europeos y la democracia sigue gozando de buena salud, es que alguien ha exagerado un punto, o bien que está aquejado de un “complejo de culpabilidad” que sublima mediante  un trabajo detectivesco y deslavazado, creando gráficos -como Larsson- carentes de lógica y se sentido. El periodismo nunca fue lo suyo. Así que optó por la novela y por novelas brutales.

Carecía de experiencia literaria. Escribía y escribía, pero -como dijo su compañera- sin método. Y esto es lo que más se resienten sus tres novelas: pasa páginas y más páginas describiendo a personajes secundarios sin interés, sus novelas son largas y farragosas (mejoradas relativamente en las tres películas) tortuosas y repletas de fantasmas personales que fueron utilizadas para promocionar el “nordic noir”. Luego, otros muchos escritores, más profesionales y con más sentido del ritmo literario, lo sepultaron y hoy es un autor prácticamente olvidado.

Las cuatro partes del documental insisten en el “Larsson antifascista”, quizás el aspecto que la realidad más ha desmentido la actualidad y oportunidad de sus obras. Insistimos: los que Larsson consideraba como “terroristas fascistas” hoy son el tercer partido sueco y no hay nada en su historial que merezca los calificativos que le prodigó Larsson.

Documental apto solamente para electores de Podemos que crean también que el fascismo está a punto de tomar el poder en España. El resto se aburrirá. Parafraseando el título cabría decir que Larsson “jugo con pirotecnia” y la realidad ha desmentido sus previsiones.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).