FICHA

Título original
Título en España:
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Chile – Alemania
Temática
: drama
Subgénero: abusos
Resumen: Un abogado persigue al dirigente de la Colonia Dignidad formada por alemanes residentes en Chile, Paul Schäfer, acusado de obstrucción a la justicia, secuestro y abuso infantil. El abogado se encuentra prácticamente solo y solamente está apoyado por una jefa de la policía, dado que la Colonia es reconocida entre los vecinos como generosa y que contribuye al bienestar y a la salud de la población.
Actores: Devid Striesow, Otto Götz, Marcel Rodríguez, Ignacio Gómez, Nils Rovira-Muñoz, Lucas Morales, Antonia Zegers, Jennifer Ulrich, Mariana Coghlan, Martina Klier, Julieta Figueroa, Maria Tapia.
Lo mejor: la fotografía
Lo peor: que se advierte que se trata de “hechos reales” y cualquier parecido con la realidad es por coincidencia.
Lo más curioso
: La serie se estrenó en Alemania en noviembre de 2019.
¿Cómo verlo?: Se estreno el 1 de agosto de 2020 en HBO. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6

PROMO (en alemán)

PROMO (en alemán)

PROMO (en multilingüe)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (HBO)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (HBO)

WEB OFICIAL (Joyn, en alemán)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre DIGNITY

En 2015 se estrenó el largometraje Colonia, protagonizado por Emma Watson y Daniel Brühl, que recibió críticas bastante duras: para unos, la película se quedó corta en su denuncia a las atrocidades cometidas en el interior de esta colonia alemana en el sur de Chile, para otros, los guionistas no estuvieron a la altura y se preocuparon solamente de llevar los titulares de la prensa sensacionalista a escenas protagonizadas por jóvenes actores de moda en la época. Dado que la película pudo considerarse frustrada, ahora una iniciativa conjunta chileno-alemana ha recuperado el tema para HBO, pero el resultado, a pesar de los medios desplegados, no ha ido mucho más lejos.

Vale la pena situar al espectador: la Colonia Dignidad se fundó en 1961 por alemanes residentes en Chile, miembros de una secta luterana. El promotor fue un alemán -que como todos los de su generación había pertenecido a las Juventudes Hitlerianas y que, al parecer quedó algo tocado por la guerra teniendo una crisis de fe y asumiendo ideales luteranos fundamentalistas. La Colonia Dignidad era apreciada por sus vecinos: daba educación a los jóvenes y también contaba con recursos sanitarios que ponía a disposición de los chilenos. Pero, en su conjunto, era una institución “alemana”, apreciada por la embajada, y que cumplía una función social. Al producirse el golpe de Pinochet, la Colonia Dignidad empezó a llamar la atención: se dijo que sus dirigentes estaban en contacto con el gobierno y que ejercían como lugar donde se concentraban detenidos. A partir de ese momento, la prensa internacional empezó a hablar de la Colonia Dignidad. El teorema era: dado que el fundador, Paul Schäfer, era antiguo miembro de la Wehrmatch y de las Juventudes Hitlerianas y estaba en contacto con el gobierno de Pinochet, esto implicaba que el gobierno chileno era nazi. De todo esto, lo que sí parece cierto es que se produjeron algunos abusos de menores que fue lo que justificó la acción judicial contra Schäfer en la que se centra la serie Dignity.

Dicho lo cual, la serie comienza diciendo que está basada en “hechos reales” (cabría añadir, “muy remotamente en hechos reales”). La serie sigue las peripecias de Leo Ramírez, abogado del Estado que dirige la investigación contra Schäfer, al que acusa de obstrucción a la justicia, secuestro y abuso infantil. La tarea es muy ingrata dada la popularidad de la colonia entre el vecindario y en la embajada alemana. Solamente una detective de delitos de agresión sexual apoya la iniciativa. El hecho de que el abogado se tome tan en serio su tarea se debe a que, de pequeño, junto a su hermano, habían vivido en la zona y se habían relacionado con la colonia. El abogado había sufrido abusos por parte de Schäfer y su hermano fue dado por muerto en 1876. Luego resultará que no está muerto y que ambos recuperan la relación con otra niña de la época que ahora, convertida en adulta sigue en la colonia. Cuando van a detenerlo, Schäfer ha abandonado la colonia y está cubierto por sus miembros y la investigación parece encallar. Los ocho episodios serán la crónica de esta persecución.

La serie es excesivamente larga, lenta en su ejecución y reiterativa. Algunas de las escenas son tan gratuitas (cuando el general Contreras, jefe de la DINA pinochetista, visita la colonia y lleva unos fusiles para que les adapten miras telescópicas -algo que podría hacer cualquiera de sus subordinados- y el ayudante de Schäfer apunta y mata a un niño alemán de la colonia, simplemente para mostrar la eficacia de su puntería…) que desvaloriza por completo el contenido de la serie. El guion es deslavazado, extremadamente parsimonioso, basado en casualidades improbables (el abogado atropella “casualmente” a su hermano que creía muerto desde 1976…)  hasta el aburrimiento y repleta de diálogos planos y que hubieran podido -y debido- evitar al no aportar nada.

Eso sí, la fotografía es buena, las interpretaciones, tanto de la parte alemana como de la chilena son muy aceptables y algunas escenas se notan filmadas con un gran sentido estético. Pero todo esto no es suficiente para compensar de la pobreza del guion original, ni contribuye a alejar la sensación de tedio insuperable.

La Colonia Dignidad todavía espera una serie o un largometraje que explique qué ocurrió allí.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).