FICHA

Título original Answered wi fire
Título en España: Answered wi fire
Temporadas: 1 (2 episodios)
Duración episodio: 95 minutos.
Año: 2006
Nacionalidad: Australiana
Temática
: drama
Subgénero: político
Resumen: Un par de oficiales de la policía australiana, integrados en el contingente de Naciones Unidas para supervisar el referéndum que tuvo lugar en 1999, recibe a una nueva compañera canadiense. Cumplen su misión en medio de las mayores dificultades y deben retirarse sin que se haya restablecido la normalidad. Meses después, vuelven y comprueban la masacre que se produjo tras su partida.
Actores: Daniela Carvalho, Alex Tilman, Fatima Almeida, Damien Garvey, Felisberto Araujo, José Da Costa, David Wenham, Ron White, Toni Scanlan, Linda Cropper, Tara Morice, Ines Araujo, Felino Dolloso, Angelo Lemos, Francisco de Carvalho, Afonso Corte Real, Yul Sastrawan, Deobia Oparei, Mario Boavida, Isabelle Blais, Fivo Freitas, Sri Sacdpraseuth, Martinho Soares, Andrew Buchanan, Patrick Williams, Sancho da Silva, Beatriz Joaquim, Khairi Razzaai, Stephanie Meehan, Abigail McCallum, Vidal Corte Real, Rofina Sazali, Agostino Soares, Agoes Widjaya Soedjarwo, Tim Boyle, Bernardo Duarte, George Nikijuluw, Maria Ligia Gusmao, Filomeno Afonso, Marc Carlis, Putu Suarjana, José Mesquita, Nelson Corte Real, Gil Santos, Helder Gil, Lino Araujo, Inacio Carvalho, Jajal Sazali, Miguel Carvalho
Lo mejor: bastante próxima a los hechos que realmente sucedieron.
Lo peor: la ONU no sale precisamente bien parada, sino todo lo contrario.
Lo más curioso
: La miniserie ganó dos premios del Instituto de cine Australiano.
¿Cómo verlo?: Fue emitida en España en canales regionales. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos y comprarse en DVD. Además puede verse en youtube en versión original.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

VER SERIE (youtube, 1ª parte)

VER SERIE (youtube, 2ª parte)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

COMPRAR DVD (Amazon)

Lo menos que puede decirse sobre ANSWERED WI FIRE

Los millenials no habrán oído hablar de Timor Oriental, pero los que peinamos canas, nos acordamos perfectamente de un territorio, en otro tiempo portugués y que, fue ocupado por Indonesia en 1975 pocos días después de que declarase su independencia, cuando Portugal se encontraba en crisis a causa de la “revolución de los claveles”. La ONU reconoció el derecho del pueblo de Timor Oriental a su independencia y presionó para que Indonesia aceptara la convocatoria de un referéndum. Hay que decir que Timor, hoy república independiente, se encuentra a pocos kilómetros de Australia y que, seguramente por eso, fue la televisión de este país, en coproducción con la canadiense, la que produjo esta miniserie. Lo que vamos a ver es, pues, la crónica de un referéndum que se convirtió en una masacre después de que los funcionarios de la ONU abandonaran la isla.

Los hechos que narra la miniserie se remontan al verano de 1999: el ejército indonesio tiene ocupado Timor Oriental y permite que las milicias pro-indonsias tengan el control de las calles. Los funcionarios de la ONU han llegado para elaborar un censo y garantizaran la limpieza de la consulta. Los protagonistas son tres miembros de la UNAMET (Misión de las Naciones Unidas en Timor Oriental): un enérgico y eficiente jefe de policía bregado en anteriores misiones y con gran capacidad negociadora, su ayudante y una funcionaria policial canadiense que debía ir a Kosovo pero que, finalmente, aterriza en Timor. Todos ellos están más o menos identificados con la causa del Timor independiente pero no pueden hacer públicas sus preferencias y deben optar, simplemente, por procurar que todo se desarrolle de manera normal y sin violencia. Algo que no siempre consiguen evitar. Las milicias pro-indonesias han sembrado el terror entre los miembros del movimiento independentistas -cuyo nombre no se cita, pero que era el Frente Revolucionario de Timor Oriental Independiente-; tras conseguir que el 98% de la población fuera a las urnas y los partidarios de la independencia lograran la victoria con un 78’5%, las UNAMET se retiró y en la etapa de transición hasta que se creara un gobierno autónomo (lo que ocurrió en 2002), devastaron el país en una política de tierra quemada. Los protagonistas y sus colaboradores timorenses -partidarios de la independencia- deben retirarse tras el referéndum a pesar de saber que se iba a producir una masacre (por lo demás, la CIA tenía pinchadas las comunicaciones del ejército indonesio y sabía perfectamente que la situación degeneraría en una carnicería)… pero la ONU fue incapaz de reaccionar. Unos años después, dos de los tres protagonistas vuelven a Timor a buscar fosas, reconocer cadáveres y establecer responsabilidades. Advierten que los independentistas también han realizado sus “ajustes de cuentas”, a pesar de que la película opta por tener una mayor benevolencia hacia los independentistas de Timor.

La miniserie constituye un relativo buen repaso de lo que ocurrió en 1999, en el período anterior al referéndum y en el momento en el que se celebró, pero es mucho más discreta en relación a lo que ocurrió después y, por supuesto, no hace absolutamente ninguna alusión a la grave crisis que azotó al país en 2006, cuando se produjeron saqueos y una pequeña guerra civil ocasionada por desertores de una de las etnias del país. La ONU, tampoco aquí, sirvió absolutamente para nada, salvo para contabilizar a los muertos.

La miniserie es bastante deprimente: si bien es cierto que el papel de la ONU sirvió para organizar un referéndum y lograr que se contabilizaran los votos con más o menos rigor, su papel empezó y terminó ahí. Ni fue capaz de interponerse entre las partes, ni su mandato les autorizaba a nada más que a la tarea puramente administrativa de elaborar el censo electoral… a pesar de que todos los miembros de la misión sabían que se estaba preparando una masacre y que los odios acumulados por las dos partes durante 25 años iban a estallar de manera extremadamente furiosa, tal como ocurrió. Hoy Timor es una isla dividida entre una parte que pertenece a Indonesia y otra que constituye, junto con Filipinas, el único Estado asiático de mayoría católica.

La narración es algo lenta, toma partido por los independentistas y solamente suscita cierto escepticismo respecto a la capacidad de la ONU para mediar en estos conflictos. El conocido actor australiano Isabelle Blais. Un buen tándem, completado por actores indígenas. La fotografía, rutinaria y la producción bien ambientada y correcta.

Gustará especialmente a los que amen intrigas políticas reales o episodios que estuvieron no hacen tanto en el candelero político internacional.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).