FICHA

Título original L’Effrondement
Título en España: El colapso
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 25 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Francesa
Temática
: Drama
Subgénero: Apocalíptico
Resumen: La sociedad francesa ha entrado en colapso, distintos personajes huyen de París y hacen todo lo posible por sobrevivir en medio de una sociedad que ha dejado de funcionar y en la que el Estado y las comodidades de la modernidad, se han evaporado, prácticamente de un día para otro. Nadie tiene una conciencia clara de lo que hay que hacer, ni de cómo hacerlo, pero cada personaje opta por una vía de supervivencia concreta. No siempre con éxito.
Actores: Bellamine Abdelmalek, Lubna Azabal, Lola Burbail, Thibault de Montalembert, Audrey Fleurot, Samir Guesmi, Claire Guillon, Caroline Piette, Philippe Rebbot, Pierre Rousselet, Bastien Ughetto
Lo mejor: el recordatorio de que nuestra civilización es finita.
Lo peor: demasiado apresurada y sin explicar el desencadenante del “colapso”
Lo más curioso
: está escrita por el colectivo “Les Parasites” e inspirada en las tesis de la “colapsología”.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 14 de julio de 2020 en Filmin. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT (elitetorret, recomendamos eMule)

WEB OFICIAL (Filmin)

WEB OFICIAL (Canal Plus Francia)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL COLAPSO

Al leer lo que han publicado las revistas “oficiales” de cine y algunos medios de comunicación convencionales, entendemos porque han caído en el descrédito y por qué precisan mucho más subvenciones que lectores. En efecto, tanto las críticas de Fotogramas como de El Mundo daban a esta serie como “excepcional”, la “mejor del año”. Y, por otra parte, es cierto que Filmin, la plataforma que la sirve para el público español, suele seleccionar los productos de su catálogo. Por todo ello, cuando vimos la serie El Colapso quedamos profundamente decepcionados.

No es que sea una mala serie, es que es una serie del montón. Su punto fuere es que alerta sobre el colapso de la civilización, la mala noticia es que no explica ni cómo se ha llegado a esta situación, ni si se trata de un fenómeno específicamente francés o mundial. El caso es que, desde las primeras escenas, vemos que se produce una desintegración de la sociedad y del Estado y nos encontramos en un auténtico “sálvese quién pueda”, insistimos, por causas inexplicables (se alude en el primer capítulo a la escasez de la gasolina y poco más… en un momento en el que ya no depende todo de la gasolina, ni siquiera el transporte). Ese “colapso” afecta a todas las formas de energía y supone, prácticamente, un retroceso inicial de la civilización al período de la primera revolución industrial.

Tal es la temática de esta serie que se desarrolla a través de las vicisitudes de varios personajes, desde gente de a pie hasta potentados: todos sufren el mismo destino y todos se enfrentan a situaciones indeseables. Recordar que nuestras civilizaciones son mortales, siempre es mejor que el optimismo que insiste en la idea -hoy impuesta- del progreso indefinido. Pero aquí, empiezan y terminan todos los méritos de esta serie.

Es cierto que una serie así solamente habría podido aparecer en Francia, el país europeo, en estos momentos más pesimista sobre su futuro y en plena frase de brutalización: cada vez más zonas del país escapan al control del Estado (“zonas de non droit”, eufemísticamente llamadas “particularmente sensibles”), a nadie ya parece importante que cada noche sean incendiados, desde hace quince años entre 200 y 300 vehículos, ni, por supuesto, que en los dos últimos años, hayan ardido centenar y medio de Iglesias, entre ellas las catedrales históricas, joyas del gótico, de Notre Dame de París y de San Pedro y San Pablo de Nantes. Así que no nos extraña que una serie que augure el colapso de la civilización haya partido de Francia, ni siquiera nos extraña que los responsables, rindiendo tributo a la corrección política, se hayan negado a explicar de dónde procede el colapso y qué lo ha desencadenado.

No se trata de una serie en la que el trabajo de los actores cuente excesivamente. Éste es discreto y se sitúa por detrás del mensaje que quiere trasladar el guion sobre la finitud de la civilización francesa. Advertimos que no es una mala serie, es, más bien, una serie incompleta en la que los guionistas no se formulan preguntas, ni emiten diagnósticos -nadan y guardan la ropa- sino que se limitan a reflejar las consecuencias: primitivización, brutalización, atomización de la sociedad.

Gustará a los partidarios de la “colapsología” (corriente que advierte de los riesgos de hundimiento de la sociedad industrial) y a los familiarizados con el cine apocalíptico. Pero, especialmente, gustará a los pesimistas que no dan dos euros por el futuro de nuestra civilización.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).