FICHA

Título original: Combat Hospital
Título en España: Hospital de Campaña
Temporadas: 1 (13 episodios)
Duración episodio: 40 minutos.
Año: 2011
Nacionalidad: Canadiense
Temática
: Drama médico
Subgénero: Afganistán
Resumen: Un hospital militar en Kandahar, Afganistán, integra a médicos civiles y militares procedentes de EEUU, Canadá y el Reino Unido. Allí deben tratar heridas de combate tanto de los soldados de la coalición, como de los talibanes y de la población civil. A menudo, los intereses militares y de la inteligencia se entrecruzan con el juramento hipocrático. Los protagonistas, además, tienen sus motivos personales para estar allí.
Actores: Deborah Kara Unger, Michelle Borth, Elias Koteas, Terry Chen, Arnold Pinnock, Luke Mably, Gord Rand, Karan Oberoi, Ellen Wong, Anne Bedian, Christina Cox, Shiva Negar, Lisa Berry, Hamza Jeetooa, Dwain Murphy
Lo mejor: una idealización de la guerra y del papel de los médicos.
Lo peor: está muy por debajo del modelo original, M.A.S.H. en el que se ha inspirado.
Lo más curioso
: las malas críticas y la escasa audiencia, recomendaron al canal ABC no renovar para una segunda temporada.
¿Cómo verlo?: TV3 lo emitió para Cataluña en 2013. A partir del 29 de junio de 2020 puede verse en AXN. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos y comprarse en DVD

Puntuación: 5

PROMO (en inglés)

PROMO (en italiano)

PROMO (en inglés)

VER SERIE (AXN)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (AXN)

WEB OFICIAL (GlobalTV)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre HOSPITAL DE CAMPAÑA

Las dos últimas guerras coloniales de los EEUU han terminado como el rosario de la aurora y resulta muy difícil que otro presidente de los EEUU, después de estas traumáticas experiencias, se embarque en otras iniciativas similares como no tenga el 100% del apoyo de su pueblo y el 110% de garantías de que vencerá en menos de una semana y sin sufrir bajas. Pero si Irak fue el final de las aventuras petroleras de los EEUU en Oriente Medio, Afganistán fue el golpe de gracia al orgullo militar de los EEUU. No es raro, por tanto, que esta serie tenga nacionalidad canadiense y que los promotores -norteamericanos- intenten desplazar a Canadá parte de una responsabilidad en el conflicto que solamente puede recaer sobre la camarilla Bush.

En 2011, diez años después de que empezara el conflicto de Afganistán, ya estaba muy claro que la guerra era todavía más impopular que cuando se inició y lo que era peor: que este Vietnam-bis sugería que la victoria era imposible. No es raro que esta serie que intenta mantener el mensaje ya inasumible de “talibanes = puerta del infierno”, “norteamericanos = ángeles justicieros”, se traslade al cuerpo médico de la coalición que actuó en Afganistán tratando de demostrar que eran buenos chicos que estaban allí para salvar vidas de todos los que llegaran al hospital de Campaña. Este mensaje se transmite machaconamente a lo largo de todos los episodios, pero el efecto resulta tan artificial como desolador.

Un par de médicos, hombre y mujer, llegan al hospital militar de Kandahar (la elección del lugar es significativa porque la prisión de esa misma ciudad se había convertido unos años antes en sinónimo de tortura, abusos, malos tratos a los prisioneros de guerra y era preciso “lavar” el recuerdo recurriendo a la “acción humanitaria” allí desempeñada). Él empieza algo nervioso y se queda bloqueado, ella en cambio es enérgica, pero ambos, a partir de la novatada inicial de fregar la sangre con un mocho, realizarán su trabajo de manera eficiente y pundonorosa.

En cada episodio veremos al equipo médico, realizar portentos quirúrgicos y afrontar las más variadas situaciones que interfieren, además, con las vidas que han dejado atrás en sus países de origen. La interpretación de Elias Koteas, como oficial al mando del equipo médico, es la mejor, pero, en cualquier caso, el resto de actores cumplen con sus roles al servicio de un guion bastante plano. Los guionistas, al no encontrar defendible el fondo de la guerra, han optado por derivar el planteamiento hacia aspectos humanos y sentimentales.

De hecho, resulta inevitable comparar esta serie dedicada a la guerra de Afganistán con la que se realizó sobre un hospital de campaña en la guerra de Corea. Se ve lo que han progresado los hospitales de campaña en sesenta años: de unas frágiles tiendas de campaña, a unas instalaciones que parecen casi una ciudad. Lo que no ha progresado, es el sentido del humor: M.A.S.H., era fundamentalmente una comedia de situación sobre la guerra de Corea. Hospital de Campaña es un dramón sobre la guerra de Afgnistán, sin el más mínimo toque humorístico y empeñados en mostrar la “grandeza” del aparato bélico de la OTAN (si, porque, la organización del tratado del “Atlántico Norte”, por algún motivo indescifrable terminó dando la cara en Afganistán).

Es una serie para amantes de las series bélicas. Y lo que vamos a ver tiene un mensaje demasiado claro como para que ahora, diez años después de ser filmada, conserve interés y actualidad. No le damos un suspenso porque la realización es buena, las interpretaciones aceptables y el mérito de hacer pasar a la región de Ontario (donde fue filmada), por el paisaje afgano, es digno de alabanza. La pregunta del millón: ¿cómo es que AXN ha rescatado esta reliquia del olvido?

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).