FICHA

Título original Homemade
Título en España: Hecho en casa
Temporadas: 1 (17 episodios)
Duración episodio: 5-7 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Italia
Temática
: drama
Subgénero: confinamiento Covid-19
Resumen: Cortos muy diferentes entre sí, ambientados en todos los continentes del planeta y realizados durante el período del Covid-19. Intentan reflejar las distintas actitudes y situaciones en las que se ha encontrado la población mundial. Casi todos ellos están protagonizados por actores no profesionales y reflejando historias de la vida cotidiana.
Actores: los directores de los cortos han sido: Ladj Ly, Paolo Sorrentino, Rachel Morrison, Pablo Larraín, Rungano Nyoni, Natalia Beristain, Sebastian Schipper, Naomi Kawase, David Mackenzie, Maggie Gyllenhaal, Nadine Labaki, Khaled Mouzanar, Antonio Campos, Johnny Ma, Kristen Stewart, Gurinder Chadha, Sebastián Lelio, Ana Lily Amirpour,
Lo mejor: la demostración de que hoy el que no hace cine es porque no quiere.
Lo peor: desiguales, alguno genial, otros irrelevantes, varios pretenciosos.
Lo más curioso
: la seria ha sido aclamada por algunos críticos, sin que podamos explicarnos el porqué.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 30 de junio de 2020 en Netflix. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6

PROMO (VOSE)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (recurrir a eMule)

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre HECHO EN CASA

Una nueva serie realizada al calor del confinamiento forzoso por el Covid-19, pero, a diferencia de las dos producidas en España (En Casa y Diarios de la Cuarentena). Las similitudes de Hecho en casa con estas dos series se reducen a que todas están realizadas durante el período de confinamiento y con medios técnicos caseros, habitualmente teléfonos móviles, drones de recreo. En cuanto a las diferencias cabría decir que, mientras las series españolas se han realizado en clave cómica (frustrada si nos atenemos al resultado final), la serie de nacionalidad italiana se compone de 17 cortos realizados en otros tantos marcos geográficos, habitualmente en clave intimista, con algunos toques de humor en varios casos.

El problema de este tipo de series es que son absolutamente irregulares. De esta que comentamos, podemos destacar algunas que destilan ironía y comicidad. Desde nuestro punto de vista, el mejor de los cortos es el cuarte, ambientado en un geriátrico y en el que un abuelo trata de conectar por Skype con antiguas novias. Este corto está realizado en Santiago de Chile. Otros, en cambio, resultan de una ñoñería patética, en ocasiones incluso ridícula, con sobredosis de sentimentalismo. A resaltar también el séptimo episodio, dirigido y protagonizado por Sebastián Schipper, actor alemán, sobre cómo determinado personal se ha vuelto loco a raíz de la soledad y el confinamiento. Entre los más ambiciosos, pero de resultado discutible, figura el dirigido por Paolo Sorrentino, titulado “Viaje al fin de la noche”. Ya el título, usurpado de la mejor novela del siglo XX, concebida por el genio de Louis Ferdinand Céline, sugiere que lo que vamos a ver es más pretencioso que efectivo. En efecto, dos muñecos que representan a la Reina Isabel II y al papa Francisco advierten durante el confinamiento su soledad…

Al acabar los 17 episodios, que prácticamente ocupan, sumados, 3 horas, la sensación es de vacío y, seguramente nos preguntaremos, por qué nosotros mismos no hemos lanzado un producto parecido; incluso es posible que estemos convencidos de que lo podemos hacer mejor. Productos de este tipo deberían ser canalizados hacia youTube, más que hacia una plataforma de pago. La sensación final que nos invade es que todavía no se ha hecho la “gran película” sobre el confinamiento. Y es lógico: una serie de nivel medio precisa de un tiempo de elaboración y refinamiento del guion. A la hora de su ejecución, por mucho que el mejor teléfono móvil ofrezca píxeles de sobra, falta iluminación, maquillaje y, sobre todo, trabajo actoral sobre un guion sólido. Nada de todo esto, salvo buena voluntad en unos casos, pundonor en otros, está presente en esta serie.

Hecho en casa es una de esas series en las que, de haberse colocado en youTube, hubiéramos podido valorar algunos episodios con una nota altísima y otros, simplemente calificados con el pulgar invertido.

Otra cosa sorprendente es que en ningún caso hay proyecciones de futuro sobre cómo va a afectar a nuestra sociedad el Covid-19 y los repuntes que durarán años. Los intentos de “crítica” a la modernidad son escasos. Quizás lo más relevante no es lo que se dice en todos estos episodios, sino lo que se evidencia: la fragilidad de la sociedad mundial -porque se trata de una serie global en la que veremos cómo se ha manifestado en confinamiento en los cinco continentes. Una sociedad es “frágil” cuando ha perdido fuerza, dureza y rusticidad para resistir la adversidad y se ha sumergido en el intimismo, la emotividad y el sentimentalismo. No ejerce el “arma de la crítica”, sino la “sobredosis de emociones”. Seguramente por eso, la serie ha sido calificado muy por encima de sus méritos reales. Pero, cuando se desciende al terreno de la emotividad, siempre nuestro entorno nos preocupa más que el de otros. Nuestra intimidad está por encima de la de los protagonistas de la serie. La pandemia es global, pero nuestros sentimientos y nuestra actitud ante ella son personales. Vivir la pandemia en la piel de otros, como, en el fondo, recomienda esta serie, no es la mejor manera de superar sus efectos.

En fin, la serie es una curiosidad más, perdida en el catálogo de Netflix -excesivamente saturado de mediocridades- y que ni suscitará muchas críticas, ni gran interés. En el fondo, esta crítica está realizada a título de inventario, mucho más que por el valor intrínseco de la serie.

Para coleccionistas de rarezas o para quienes se interesen por los aspectos intimistas del confinamiento (si es que los hay, claro).

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).