FICHA

Título original Jeffrey Epstein: Filthy Rich
Título en España: Jeffrey Epstein: asquerosamente rico
Temporadas: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Documental
Subgénero: Depredador sexual
Resumen: Documental sobre los abusos sexuales realizados contra menores, por el “tiburón” de Wall Street Jeffrey Epstein, una fortuna acumulada en bolsa en pocos años que le llevó a codearse con los personajes más importantes de la sociedad norteamericana. Las denuncias de varias víctimas terminaron por sentarlo ante los tribunales. Finalmente apareció muerto (asesinado o suicidado) en la prisión de Manhattan.
Actores: documental dirigido por Lisa Bryant.
Lo mejor: Denuncia absolutamente descarnada sobre un escándalo de proporciones inimaginables.
Lo peor: la sospecha de que quien no tiene moral para enriquecerse, tampoco la tendrá en su vida personal.
Lo más curioso
: El documental empezó a realizarse antes de que resultara muerto el protagonista
¿Cómo verlo?: Emitido por Netflix. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre JEFFREY EPSTEIN: ASQUEROSAMENTE RICO

No se excluye que haya ricos que sean “buenas personas” (el ser “buena persona”) es algo que está por encima de la capacidad adquisitiva. Pero no era el caso de Jeffrey Epstein. Y es que no se hacen fortunas como la suya en tan poco tiempo sin vulnerar preceptos morales. Es cierto que en una economía neocapitalista, los psicópatas y sociópatas se mueven mejor que cualquier otro grupo y que, no solamente en los negocios, sino también están presentes en la política o en el espectáculo. Parecen reconocerse a sí mismos y no es raro que formen grupos de presión informales, cuyo polo de agregación sean, especialmente, sus vicios inconfesables. Esto hace que sea muy difícil que sus depredaciones puedan ser perseguidas por la ley.

Todo lo anterior no parece muy optimista y la sensación que deja el documental sobre Jeffrey Epstein es desoladora: en una sociedad normal, Epstein hubiera sido encerrado de una institución psiquiátrica desde muy joven. No hay en su infancia nada que justifique lo que hijo: hijo de padres judíos de Brooklyn, su vida fue completamente normal hasta que abandonó sus estudios en la Universidad de Nueva York. El caso es que en los años 80-90 aparece como una de las mayores fortunas de los EEUU, acumuladas en bolsa. Compra lujosas mansiones en Palm Beach, una isla del Caribe y en otros lugares de EEUU y Europa. Logra codearse con los grandes de la política (especialmente con Bill Clinton y con el Príncipe Andrés) y del espectáculo (Kevin Spacey, Woody Allen, Harvey Winstein) que disfrutaron de su hospitalidad y de sus “masajistas”, todas ellas jóvenes, vulnerables y menores de edad. Entrenado en el arte de la estafa piramidal, había conseguido que un grupo de chicas le suministraran continuamente a menores como “masajistas” a las que forzaba a mantener “actos impropios”. En el documental aparecen varios testimonios difícilmente refutables de mujeres que, mientras eran menores, fueron engañadas y forzadas. Y fueron cientos, quizás miles. Unas cuentas su sumaron a las denuncias que llevaron a Epstein tardíamente a la cárcel.

El documental opta por dejar en el aire si Epstein se suicidó a fue asesinado. Pero no deja lugar a dudas: todo lo que los invitados de Epstein realizaban con menores en el interior de sus propiedades, era sistemáticamente grabado. Nunca han aparecido las grabaciones. Pero de su existencia no cabe la menor duda. Solamente así puede entenderse el poder y la impunidad que tuvo Epstein durante décadas. Resulta indecible el sabor amargo que deja este documental (una de las chicas forzadas vive en estos momentos en Sitges, por cierto) y la sensación de que la ausencia de ética y de moral en el mundo de los negocios, de la política y del espectáculo, constituye algo insuperable.

Desde el punto de vista técnico, el documental está correctamente realizado: han procurado ponerse en contacto con distintas partes implicadas (no todas aceptaron hacerlo), se han centrado en las implicaciones de la experiencia para las menores que realizaron las denuncias, han recurrido a ex socios de Epstein, a sus abogados defensores, a los acusadores y, especialmente, al jefe de policía de Palm Beach que inició la investigación. En su conjunto, se trata de un trabajo sistemático y perfectamente articulado. No cansa. Sorprende por lo que expone y asusta por sus implicaciones: el poder (poder económico, poder político, industria del entertaintment) es corrupto. Así de sencillo.

¿Falta algo en el documental? Muchas cosas (más información sobre la compañera de Epstein, Ghislaine Maxwell, hija del multimillonario judío de origen checo, Robert Maxwell, denunciada por varias víctimas como “cómplice” en las violaciones; falta información sobre cómo Epstein realizó su irresistible progreso financiero y cómo labró su fortuna inconmensurable, etc.), pero, deliberadamente, el documental se ha querido centrar (y arropar) a las víctimas. Además, sugiere muchas cosas más de las que muestra: Epstein era solamente la punta de un iceberg. De tanto en tanto, hay que ofrecer al público carnaza para evitar que otras investigaciones sobre los mismos abusos se centren en personajes más importantes (pero la condena al productor Harvey Winstein no basta para limpiar el mal sabor de boca y las sospechas que recaen sobre los abusos sexuales y la pedofilia que recaen sobre Hollywood, ni tampoco el encierro de Epstein basta para borrar la sensación de que el mundo de las finanzas es cruel, corrupto, vicioso y… solidario en sus vicios con el de la política y del espectáculo, la santa alianza de la modernidad neocapitalista.

Un buen documental sobre la punta del iceberg de la corrupción y la pedofilia.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios