FICHA

Título original Perdida
Título en España: Perdida
Temporadas: 1 (11 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: España
Temática
: drama
Subgénero: secuestro
Resumen: Una pareja joven ha perdido a su hija. No se sabe exactamente lo que ha ocurrido con ella: simplemente ha desaparecido. Doce años después, el padre se hace detener en Colombia e ingresar en el ala más peligrosa de la cárcel donde tiene información de que se encuentra el secuestrador de su hija. Esta, lleva una vida normal y su madre de adopción es una conocida actriz de culebrones.
Actores: Daniel Grao, Jon Arias, María Barreto, Mario Bolaños, Luis Miguel Hurtado, Carolina Lapausa, Juan Carlos Messier, Ana María Orozco, Adriana Paz, Fernando Solórzano, Pedro Suárez, Daniel Toscano, David Trejos, Jaime Valero, Veronica Velasquez, Melani Olivares
Lo mejor: muy buena fotografía y tomas generales, a menudo, brillantes.
Lo peor: Excesivamente larga.
Lo más curioso
: creada por Natxo López y producida por Atresmedia y Big Bang Media.
¿Cómo verlo?: Estrenada el 14 de enero por Atresplayer y Netflix (el 7 de junio de 2020). Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6,5

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Antena 3)

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (Divxtotal)

WEB OFICIAL (Atresplayer)

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre PERDIDA

Tras unos meses en Atresplayer, sin duda para rentabilizar la inversión, esta serie ha emergido de nuevo en otra plataforma, Netflix, para ofrecer sus once capítulos en los que se encuentran contenidos todos los elementos propios de muchos thrillers de nuestra época: secuestros, policías corruptos, cárceles infames, mafiosos inmisericordes, padres abnegados, narcotráfico, búsquedas trepidantes, etc, etc. De hecho, esta serie es un receptáculo de distintos elementos argumentales que se han repetido, dispersos, en muchas series con un pie en Colombia o México y otro en España o EEUU.

Una familia feliz queda completamente desecha desde el momento en el que la hija de cinco años desaparece en una playa. No se sabe exactamente qué ha ocurrido: simplemente no la vuelven a ver y las pesquisas policiales resultan inútiles para encontrarla. Solamente se halla un colgante que llevaba la niña y alguna pista indica que se subió a un coche llevado por un individuo calvo y tuerto. El episodio resultó demoledor para la familia que quedó desecha. Sin embargo, doce años después, el padre aparece en el hotel Tequendama de Bogotá tragándose kilo y medio de cocaína en polvo haciéndose detener por la policía colombiana. Una abogada mexicana asume su defensa y se encariña particularmente con él al percibir elementos anómalos en su detención y en su conducta. De hecho, el padre ha querido ingresar en la cárcel colombiana para proseguir la búsqueda de su hija que jamás ha abandonado. Mientras, la madre se preocupa por reactivar el caso ante la policía española. Y, a todo esto, la hija, con 17 años, está viva adoptada por una familia de clase alta y particularmente protegida por una madrastra actriz de culebrones.

El argumento es, por supuesto, increíble; parte de unos presupuestos excesivamente forzados que permiten incorporar todos los elementos propios del género, incluso con calzador. La serie se desarrolla entre España y Colombia. Abundan las peleas con efusión de sangre, los tiroteos, los contrastes entre la sordidez carcelaria y el lujo asiático. Las actuaciones son aceptables destacando las de Daniel Grao (habitual en series de Atresmedia), Carolina Lapausa (como madre de la secuestrada) y Melanie Olivares que ejerce como policía española. Los encuadres, algunas tomas y las localizaciones tienen algunos momentos muy elaborados y figuran entre lo mejor de la serie.

Aparte de que no registra elementos nuevos en el género, sino solo los elementos habituales ordenador de otra manera y en función de un presupuesto bastante absurdo (buscar a la hija secuestra en una cárcel colombiana…), el principal problema de esta serie es una extensión excesiva que lleva a reiteraciones y hace que, aun a pesar de ir aumentando el interés, se produzcan desenganches por parte de la audiencia.

Cuando se estrenó la serie en enero en Antena 3, se quedó en un 11,5% de audiencia cayendo luego a la mitad (a pesar de que a partir del noveno episodio España entró en el confinamiento voluntario con aumento de las audiencias).

No es una mala serie, si lo que el espectador busca síntesis de elementos propios de series de narcos. Desde el 8 de junio puede verse también a través de Netflix.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).