FICHA

Título original En Casa
Título en España: En Casa
Temporadas: 1 (5 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: España
Temática
: Drama
Subgénero: Confinamiento
Resumen: Cinco historias diferentes unidas todas por el confinamiento a causa del Covid-19, escritas y dirigidas cada una por Rodrigo Sorogoyen, Paula Ortiz, Leticia Dolera, Carlos Marques-Marcet, Elena Martin. Todas ellas han sido elaboradas sin equipo técnico y nos muestran cómo han reaccionado ante el confinamiento y personas muy diferentes.
Actores: Marta Nieto, Rodrigo Sorogoyen, Celia Freijeiro, Julia de Castro, Leticia Dolera, Álex García, Nuria Gago, Henar Álvarez, Max Grosse, Elena Martin
Lo mejor: el misterio que rodea el primer episodio
Lo peor: el nivel medio de los diálogos es tan bajo que provoca vergüenza ajena.
Lo más curioso
: el que HBO se haya atrevido a aceptar este producto.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 3 de junio de 2020 en HBO.

Puntuación: 3

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

VER SERIE (HBO)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (HBO)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EN CASA

Los cinco episodios de esta serie antológica (no, desde luego en la acepción como “extraordinario” de esta palabra, sino como propio de una antología) encierran en sí mismos un misterio: ¿cómo diablos una plataforma como HBO, cuya calidad media figura entre las mejores y que, a diferencia de Netflix o de Amazon, ha optado por evitar incorporar un aluvión de series low-cost, ha aceptado incorporar esta serie que oscila entre lo mediocre de algún episodio (dos de ellos) y lo infame del resto (tres)? Que esta serie se hubiera emitido en algún canal comarcal hubiera sido lo comprensible; no, desde luego en un canal de pago.

Dicho lo cual debemos decir que el término medio de los guiones y de los diálogos está situado por debajo del suspenso y, en algún caso (en el segundo episodio, concretamente), confesamos que tuvimos que poner los subtítulos para poder enterarnos de lo que decían actores que parecen olvidar que aprender a modular la voz y hacerla inteligible es el primer paso para abrirse paso en esta profesión. Diarios de la Cuarentena empezó bien y terminó en puro aburrimiento, pero, al menos pudimos ver a muy buenos actores en acción. En Casa, por el contrario, todo está en todo momento, por debajo de las calidades medias en todos los rubros de una producción televisiva.

De las cinco historias, la primera –Una situación extraordinaria, escrita y dirigida por Rodrigo Sorogoyen- es la más llevadera, pero, a partir de ahí empieza a verse el problema: una situación -por lo demás, mal resuelta- que podría haber tenido la forma de corto de un máximo de 15 minutos, se extiende durante 45. Es segundo episodio –Mira este vídeo de gatitos– ambientado en una especie de comuna, es desconrazonador. El tercero –Mi jaula-, escrito y dirigido por Leticia Dolera no pasa de ser una muy mediocre y desgarrada reivindicación feminista sin más interés. El cuarto, Viaje alrededor de mi piso, tiene ambiciones intelectuales, recurre a la voz en off (voz monocorde, por cierto) y a clips para intentar dar un dinamismo y una “profundidad” pretenciosa que, en realidad, está ausente. El último, retorna a la calidad del primero, con la diferencia de que cambia el registro siendo el único que contiene rastros de humor para terminar siendo otro catálogo de tópicos extraídos de catecismos feministas.

El hecho de que los guiones hayan sido escritos apresuradamente o que se hayan rodado en durante el confinamiento “cumpliendo con las reglas impuestas por el estado de alarma”, sin equipo técnico, dirigidos por videoconferencia y con teléfono móvil, no exime de ciertas responsabilidades. En primer lugar, esto ya lo había hecho TVE, casi dos meses antes con los Diarios de la cuarentena. Disponiendo de más tiempo, han logrado un resultado bastante peor.

En unos episodios falla en ritmo narrativo, las reiteraciones resultan desesperantes, en otro las malas interpretaciones al servicio de un guion plano, se convierten en insufribles. En una la pedantería intelectual contrasta con lo inane del guion. El feminismo de catecismo -hombres malos, mujeres tigretonas- es caricaturesco en un par. La falta de imaginación, junto a esos aplausos omnipresentes y surrealistas que se han ido prodigando desde los balcones en algunos barrios de grandes ciudades (seguramente para aliviar tensiones), confirman el denominador común.

Algún episodio merece un cero absoluto. Otros podrían rozar el aprobado. Calificarlos con un tres sobre diez parece un suspenso algo piadoso. ¿Lo incomprensible? Que determinados medios hayan alabado esta producción. ¿La obligación del crítico? Recomendar esta serie solamente para aquellos que quieran conocer los arcanos de cómo realizar una serie situada entre la mediocridad y la indigencia.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios