FICHA

Título original: Outsiders
Título en España: Outsiders
Temporadas: 2 (26 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2016
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Drama
Subgénero: Rural
Resumen: El clan de los Farrell habita en Kentucky, en las estribaciones de los Apalaches. Llevan desde tiempo inmemorial un estila de vida salvaje y primitivo, “outsiders”, que están dispuestos a defender a capa y espada. Obviamente, ese estilo choca con los intereses mineros y con aquellos que pretenden mantener el progreso en la zona. Las relaciones siempre tensas se tensan todavía más cuando se produce el asesinato de un magnate local.
Actores: David Morse, Ryan Hurst, Phyllis Somerville, Danielle Brickman, Ed Heavey, Johanna McGinley, Jackson Frazer, Laurie Klatscher, David Dale McCue, Mark Jeffrey Miller, Jeff Seich, Mark Falvo, Billy Hepfinger, Eric Rasmussen, Jeb Kreager, Tarik Lowe, Gillian Alexy
Lo mejor: trama central interesante y bien desarrolladas.
Lo peor: subtramas previsibles y fallidas.
Lo más curioso
: Creada por Peeter Mattei  fue estrenada por la WGN America, está producida por Paul Giamatti.
¿Cómo verlo?: Repuesta en España el 1 de junio de 2020 por AXN. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos y comprar en DVD.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (AXN)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (AXN)

WEB OFICIAL (WGN)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre OUTSIDERS

En los EEUU existe el movimiento “aislacionista” compuesto por individuos que se niegan a integrarse en la sociedad y optan por llevar una vida salvaje en zonas boscosas y aisladas. Ignoro si existen comunidades como las descritas en esta serie, aisladas desde tiempo inmemorial, prácticamente salvajes y que no aceptan ninguna ley que no derive de sus propios impulsos animales de supervivencia y agresividad. Es posible a la vista de que los EEUU, desde sus orígenes (poblados con disidentes religiosos, aventureros sin escrúpulos, idealistas colgados, fanáticos puritanos y bichos raros segregados del Viejo Continente, siempre ha sido proclive a este tipo de excesos. De existir, la “América Profunda” tiene otro problema. Esta serie va de una de estas comunidades y de las difíciles relaciones con sus vecinos.

Son todos blancos, posiblemente -a tenor de que alguno lleva faldas y reconocen ser un “clan”- podrían ser de origen escocés. Quizás celtas por su espíritu independiente y anárquico. Viven en las estribaciones de los Apalaches, en Kentucky, en una zona boscosa. Parecen ser más de 100, absolutamente endogámicos, y cuyo origen se ha perdido en la noche de los tiempos. Es el ”clan de los Farrell”. Huraños, habituados a coger algo ajeno cuando lo necesitan, poco comunicativos, sin relaciones amistosas con sus vecinos, cazadores-recolectores, con algunas brujas y creyendo dominar poderes misteriosos de la naturaleza. Es gente extraña y marginal. El sherif del condado se limita a procurar que tengan las menores relaciones posibles con los vecinos integrados en la sociedad americana, pero no puede evitar que un empresario local tenga grandes planes de transformación minera para la zona en la que viven los Farrell. Tal es el punto de partida que se complica pronto con dos acontecimientos inesperados: un joven del clan vende un destilado a unos jóvenes colgados, uno de los cuales, intoxicado por la droga, asesina a su padre, que no es otro que el magnate local que quería transformar la zona. Por otra parte, el hijo del aspirante a jefe del clan, de apenas ocho años, muere al recibir disparos en el curso de un robo… A partir de aquí todo se precipita en los 25 episodios siguientes.

El protagonista indiscutible de la serie es “Big Foster” (David Morse) que se prepara para sustituir a la matriarca del clan que se ve mayor y quiere ceder la jefatura a su hijo. Su contrapartida es “Asa” (Joe Anderson) un desertor del clan que lo abandonó diez años antes y que al volver ha sido encerrado en una jaula por “Big Foster”. A diferencia de los demás, «Asa», sabe incluso leer. Otro papel importante en la serie corresponde al sheriff adjunto (Thoas M. Whright), quizás el papel más sereno y comedido de la serie, aquejado de trastorno de estrés por traumático, alcoholismo y automedicado.

La serie es entretenida, pero no brillante. La idea es buena, la ejecución más bien discreta. Sorprende por el planteamiento en los primeros episodios, luego el espectador empieza a pensar si lo que está viendo no es una precuela de Mad Max y un cruce con Sons of Anarchy, sin la vistosidad de la primera, ni el realismo de la segunda. En EEUU constituyó un gran éxito, pero en Europa, esta temática queda lejos y, lo peor, resulta altamente increíble.

Serie para admiradores de un cine de aventuras y violencia, con personajes exóticos y situaciones sin salida. O para seguidores del “survivalismo” y/o del «aislacionismo» Y, claro está, la serie será bendecida por «outsiders»..

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios