FICHA

Título original Little Fire Everywhere
Título en España: Little Fire Everiwhere
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Drama
Subgénero: Conflictos personales
Resumen: Una periodista, madre de familia, norteamericana de estricta observancia y cumplimiento estricto de las normas, alquila a una artista afroamericana y a su hija adolescente, a precio de ganga, una casa de su propiedad. Las dos mujeres terminarán enfrentándose pero no podrán impedir que sus hijos simpaticen.
Actores: Reese Witherspoon, Kerry Washington, Joshua Jackson, Rosemarie Dewitt, Jordan Elsass, Gavin Lewis, Jaime Ray Newman, Jade Pettyjohn, Anika Noni Rose, Lexi Underwood, Huang Lu, Stevonte Hart, John Pirruccello, Byron Mann, Austin Basis, Derek Brandon, Jonathan Bray, Rachel Eggleston, Micah Nelson, Melanie Nicholls-King, Anahi Bustillos, Maggie Carney, Pedro Correa, Andy Favreau, Erin Flannery, Alexander Michael Helisek, Jim Jepson, John Patrick Jordan, Dylan Kenin, Michael Lanahan, Senta Moses, Rich Morrow, Rob Nagle, Marissa Nans, Mauricio Ovalle, Caitlin Reagan, Marvin Ryan, Oren Skoog, Maverick Thompson, Jessica Tuck, Jesse Williams
Lo mejor: es un producto adaptado para consumidores de culebrones evolucionados.
Lo peor: previsible, además de increíble y poco vistosa en todos los sentidos.
Lo más curioso
: Está basado en la novela del mismo título de Celeste Ng.
¿Cómo verlo?: Estrenada en HULU el 18 de marzo de 2020, llegó a España a través de Amazon Primer Video el 1 de junio de 2020. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

WEB OFICIAL (HULU)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LITTLE FIRE EVERYWHERE

Reconocemos que no somos muy aficionados a este tipo de series que, en realidad, no pasan de ser culebrones embellecidos y adaptados a un público anglosajón. Sin embargo, sabemos reconocer la calidad de cualquier serie desde las primeras escenas. Y, desde el primer episodio esta serie descubre sus cartas: es tan previsible como un reloj suizo.

La primera escena nos muestra a una mujer asistiendo al incendio de un chalet de dos pisos. Está rota, hipnotizada viendo las llamas. Luego, inmediatamente, en los 10 minutos siguientes entenderemos lo que ha ocurrido. Una de las protagonistas es “Elena” (Reese Witherspoon), pertenece a una familia “con posibles”. Es una periodista que trabaja en un medio de comunicación local; una americana de “estricta observancia”, sigue las reglas: todas. Es más rígida que una vara. Su oponente es “Mia” (Kerry Washington), una “artista” (fotógrafa) que recorre el país a salto de mata, junto a su hija adolescente. Duermen y llevan todo lo que poseen en un destartalado vehículo. Luego se lavan en gasolineras o bares. Ambas mujeres se conocen porque “Mia” está buscando una casa barata. La que le ofrece “Elena” es ideal para ellas… pero cara. Así que “Elena” reduce el precio hasta convertirlo en simbólico y quiere ayudar a la nueva vecina. Pero “Mia” es una mujer orgullosa que no quiere caridad ni nada que se le parezca, ni posiciones subordinadas. Así que, como también puede intuirse desde el primer episodio, se producirá un choque de trenes. En cuando al hijo de ella y a la hija de ella -como, por supuesto, está mandado y resulta no menos previsible- simpatizan desde el primer momento. El dramón está servido.

Las dos actrices principales tienen experiencia, pero en esta trama no están acertadas: suelen sobreactuar, sus propios guiones muestran los rasgos exagerados hasta la náusea (una, como filántropa que dejaría en mal lugar a Warren Buffet o a Bill Gates), la otra con un orgullo que contrasta, luego, con su aceptación de trabajos serviles y mal pagados. Incluso, la proximidad de sus hijos aparece demasiado pronto en el metraje. Los “misterios” (¿de qué huyen la inquilina y su hija? ¿cuál es su pasado? etc.) son menores y suponen un mero acompañamiento para la disputa entre las dos.

Estamos antes una serie de trasfondo “psicológico” que nos muestra a personajes poco realistas. El espectador se ve poco sorprendido al terminar las ocho horas de metraje: sabe, desde la primera escena cómo acabará todo. De hecho, la primera escena es una zanahoria para enganchar al espectador que difícilmente hubiera superado el primer episodio de no saber cómo se llegaba al desenlace con bomberos, sirenas y llamas en la noche.

Gustará a un público amante de historias mínimas, a los que todavía creen en la “lucha de clases”. En realidad, es lo que podríamos llamar un “drama de situación” (personajes contradictorios en una pequeña localidad, obligados a convivir y a chocar, provocando efervescencia de sentimientos y emotividades. Un culebrón evolucionado con vocación de “estudio psicológico”, pero cuya falta de vistosidad e imaginación en la fotografía es paralelo a lo previsible del argumento.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios