FICHA

Título original Exit
Título en España: Exit
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio:  minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Noruega
Temática
: Drama
Subgénero: Decadencia
Resumen: Cuatro amigos, todos ellos acomodados que ejercen sus actividades profesionales en el sector financiero, llevan una vida de lujo, desenfrenada y decadente en la que las drogas, la prostitución y la frivolidad constituyen el eje esencial de sus vidas. Tres de ellos están casados, pero las relaciones con sus parejas son oscilantes y, cuando menos se espera, estallan y generan oleadas de violencia en su entorno. Todos ellos viven sobre mentiras y se sitúan al margen de la ética y de la moralidad.
Actores: Simon J. Berger, Agnes Kittelsen, Pål Sverre Hagen, Tobias Santelmann, Jon Øigarden, Ine Marie Wilmann, Catharina Vu, Gjertrud L. Jynge, Tim Scott McConnell, Ellen Helinder, Eivin Nilsen Salthe, Marte Germaine Christensen, Ida Nilsen, Sonja Wanda, Samantha Gurah, Caroline Myrbråten, Frederick O. Emmanuel, Thelma O. Emmanuel, Emil Stenseth, Ida Marie Stenseth, Anna Dworak, Rolf Lassgård, Anders Baasmo Christiansen, Frank Kjosås, Lise Fjeldstad, Kai Kennet Hanson, Hanne Mathisen Haga, Jade Francis Haj, Hallgrim Haug, Nasrin Khusrawi, Ánne Mággá Wigelius
Lo mejor: Una visión realista del “tiburón de las finanzas”.
Lo peor: Recordarnos que el neocapitalismo ha elevado al psicópata al liderazgo social.
Lo más curioso
: Fue la serie más vista en Noruega en 2019.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 10 de marzo de 2020 en Filmin. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (VOSE)

PROMO (en inglés)

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Filmin)

WEB OFICIAL (NRK)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EXIT

Al iniciarse la serie se nos advierte que los guionistas conocieron en 2017 a cuatro personajes que les contaron sus vidas y costumbres e inspiraron esta serie. Se trata, por tanto, de una historia, más o menos, real. Y quizás esto es lo más triste y lo negativo de esta serie que presenta Filmin en su catálogo desde el mes de marzo. Después de verla -y tanto por supuesto que lo que nos han contado y hemos visto se corresponde con la realidad- nos formulamos obligatoriamente dos preguntas: 1) Si estos son los “hombres de éxito” ¿qué futuro le aguarda el sistema financiero mundial, dado que los cuatro son inversores en bolsa? Y 2) ¿Cómo hemos llegado hasta el punto de que el sistema económico mundial dependa de crápulas como estos? La serie no ofrece respuestas a estos interrogantes, pero, al menos, tiene el valor de inducirnos a que nos los formulemos.

Desde finales de los años 90 el sistema económico mundial viene registrando crisis provocadas por la irresponsabilidad de los gestores financieros. Varias series han tocado este tema: Black Monday, por ejemplo, nos remite al crack de 1987, Blinded, más actual, es un eco de la crisis de 2007-2011, Bedrag o Billions, Bad Banks, nos conectan con el mismo sistema que vemos reflejado ahora, de manera más realista, en Exit. En este caso, vamos a ver la vida de cuatro personajes, Adam (Simon Berger), William (Pål Sverre Hagen), Henrik (Tobias Santelmann) y Jeppe (Jon Øigarden), situados en la treintena y que ya han conseguido convertirse en millonarios ejerciendo como gestores financieros.

Quizás para liberarse de sus tensiones, quizás porque deben mantener todo el día un alto nivel de agresividad o porque han nacido psicópatas y las finanzas constituyen el mejor área (además de la política) para canalizar su carácter, el caso es que están instalados en una vida decadente y problemática. Están casados, pero la vida que llevan con sus mujeres ni les satisface, ni les compensa: quieren una vida privada en la que puedan hacer gala de agresividad y desenfreno, como en su actividad profesional. Los cuatro son adictos a la cocaína, los cuatro usan y abusan de la prostitución y ninguno de ellos muestra el menor rasgo de moralidad, ética o, simplemente, de capacidad de control sobre sí mismo. El resultado no puede ser más que una vida cotidiana con altibajos, inestable, caminando siempre sobre el abismo…

El lujo y la falta de moralidad suelen dar malas combinaciones. Los cuatro casos que nos muestra la serie lo confirman. Los “tiburones de las finanzas”, ni en sus negocios, ni en su vida familiar, ni siquiera en sus comportamientos íntimos, demuestran el más mínimo sentido de la medida, ni experimentan las reacciones normales en seres humanos dignos de tal nombre: el liberalismo económico se ha trasladado a sus comportamientos sociales. Todo está permitido, con tal de ofrecer algún tipo de placer instantáneo. El drama de la modernidad consiste en que este tipo humano está al frente de los negocios. No es raro que, tras la anterior crisis económica, los propietarios del capital hayan optado por estimular el desarrollo de softwares que atenúen, hasta hacer completamente prescindibles, a esta mala raza de los “ejecutivos agresivos”.

El cuatro que nos pinta la serie Exit es, en cualquier caso, realista. Casi diríamos hiperrealista. Varios de los actores que aparecen (Simon J. Berger y Jon Øigarden) son suficientemente conocidos de los adictos a series nórdicas. Encajan perfectamente en sus personajes y sus actuaciones discurren perfectamente por los caminos trazados por un guion que es, sobre todo, descriptivo. Al espectador le corresponde la valoración de lo que está viendo y las reacciones pueden ser variables: desde los que anhelen una vida de este tipo, hasta los que se sorprendan -como es nuestro caso- de que un sistema económico mundial pueda ser llevado por “tiburones” así.

Las cinematografías nórdicas han demostrado en muchas ocasiones que tienen capacidad para ir mucho más allá del género policíaco que las ha aupado en la década anterior. Esta producción lo demuestra. Pensemos que Noruega tiene una población inferior a Cataluña y, sin embargo, es capaz de realizar series como ésta basadas en realismo, actualidad, precisión, casting riguroso y guion trabajado hasta en sus más mínimos detalles.

La serie puede verse a través de Filmin o mediante los sistemas habituales de intercambio de archivos. Gustará a los que se sienten críticos con el neocapitalismo y la economía financiera (la serie, en última instancia, es una crítica al modelo humano indisociable del sistema económico). Los amantes del cine nórdico reconocerán actores, paisajes y temáticas.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).