FICHA

Título original Smeris
Título en España: Strike Force
Temporadas: 5 (43 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2014-2020
Nacionalidad: Holandesa
Temática
: policíaca
Subgénero: cannabis
Resumen: Un inspector de policía ha sido sancionado y es trasladado a otra localidad y a otra actividad hasta que se reivindique y demuestre  que se atiene a las normas. El grupo al que es destinado se dedica a multar a cultivadores de cannabis “in door”, en sus domicilios. Pronto, el inspector rebelde muestra su eficacia y convence a su superior de actuar con más energía y dedididamente contra el narcotráfico. El problema es que en el interior de la policía hay un “topo” que está en contacto con la mafia del cannabis.
Actores: Jeroen van Koningsbrugge, Dennis van de Ven, Kiki van Deursen, Daan van Dijsseldonk, Hans Ligtvoet, Leo Alkemade, Karien Noordhoff , Susan Visser, Tjebbo Gerritsma, Juliette van Ardenne
Lo mejor: un buen equilibrio dramatismo-sentido del humor.
Lo peor: en algunos momento resulta excesivamente previsible.
Lo más curioso
: La serie se dio por concluida el 2 de febrero de 2020.
¿Cómo verlo?: A partir del 1 de mayo de 2020 en Amazon Prime Video. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos y comprarse en DVD

Puntuación: 8,5

PROMO (en holandés)

PROMO (en holandés)

PROMO (en holandés)

PROMO (en holandés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT (en eMule)

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

WEB OFICIAL (BNNVara)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre STRIKE FORCE

No es desde luego el título más adecuado para esta serie que sugiere un argumento de acción sin frenos. En realidad, Strike Force es una serie relativamente relajada, de temática policial, en la que están presentes elementos cómicos o, en cualquier caso, propios de una comedia de situación. Y, sin embargo, se trata de una serie dramática sobre un grupo de policías que se dedican a perseguir el cultivo ilegal de cannabis en Holanda… en donde el cannabis está prácticamente legalizado y donde se abrieron en Europa los primeros “clubs” de este tipo.

La serie es extraordinariamente adictiva. En primer por los dos personajes centrales: dos policías contradictorios, como el sol y la sombra. Uno de ellos, rebelde, enérgico, habituado a los tiroteos y las persecuciones, sin freno, ni respeto por los límites, sancionado por sus superiores precisamente por todo esto. El otro es un policía relajado, casi un funcionario de ventanilla, jamás ha disparado un arma y toda su actividad se limita a comprobar gastos excesivos de luz eléctrica, mediciones de calor y de olor que evidencias por dónde se está cultivando cannabis “in door”. Los superiores de ambos, los unen a ver si es posible “domar” al primero. Es una pareja imposible, en la que, en algunos momentos, las relaciones tienen cierta comicidad. De hecho, en las situaciones por las que atraviesan los protagonistas hay cierta comicidad en medio del dramatismo de las situaciones. Porque lo que vamos a ver es la lucha de este grupo de policías, no solamente contra ingenuos cultivadores de tiestos de cannabis, sino con la mafia del cannabis que cuenta con un topo en el interior de la comisaría.

La serie resulta adictiva en la medida en que todos los personajes protagonistas tienen cierto carisma. La combinación entre los dos protagonistas es excelente y otros personajes secundarios de la misma unidad no van a la zaga. En cuanto al argumento es relajado, pero al mismo tiempo muestra muchos elementos que se nos habían escapado sobre la sociedad holandesa: la permisividad propia de aquel país en relación al cannabis, no ha servido para nada. Sigue existiendo un mercado legal en los “clubs” y un mercado ilegal. Si alguien quería comprobar la eficacia del sistema de legalización del cannabis, esta serie demuestra que no evita la presencia de mafias, porque, en última instancia, aunque se legisle su uso, siempre habrá algunos sectores que quedarán excluidos: menores, por ejemplo. Y mafiosos que darán el producto más barato todavía. Aquí en España, y concretamente en ese gigantes club de cannabis en que se ha convertido la Ciudad Condal para atraer el turismo de “cuelguing”, deberían de extraerse las conclusiones pertinentes.

En lo que se refiere a los méritos de la serie, cabe decir que resulta difícil pensar que, a estar alturas, una serie policial pueda ofrecer algo nuevo. Esto logra alcanzar ese notable fronterizo con el sobresaliente. Las actuaciones de Jeroen van Koningsbrugge y de Dennis van de Ven, magistrales y carismáticas.

Serie para amantes del “género negro” y para los interesados en el resultado de la permisividad del cannabis en Holanda. Les invitamos que no se pierdan otra serie interesante sobre las mafias en Holanda Fénix.

Strike Force gustará a los amantes del cine europeo y que encandilará a los que deseen una mixtura comedida de dramatismo y humor.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).