FICHA

Título original Hollywood
Título en España: Hollywood
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Drama
Subgénero: Postguerra
Resumen: Un joven casado y a punto de esperar un hijo, intenta abrirse camino en Hollywood. Es un veterano de guerra sin empleo y su mujer camarera. Él empieza a trabajar como gigoló en una gasolinera especializada en ofrecer, además, servicios sexuales. Pronto logra entrar en la industria del cine como actor, empieza a conocer a otros jóvenes en su misma situación y a entender cómo prosperar en la meca del cine.
Actores: David Corenswet, Darren Criss, Patti LuPone, Joe Mantello, Dylan McDermott, Jim Parsons, Jeremy Pope, Holland Taylor, Laura Harrier, Samara Weaving, Jake Picking, Maude Apatow, Mira Sorvino, Michelle Krusiec, Rob Reiner, Brian Chenoweth, Jake Regal, Queen Latifah, Kathie McGuinness, Paget Brewster, Daniel London, Biolly Boyd, Harriet Sansom Harris, Alison Wrihtt,
Lo mejor: el recordatorio de que Hollywood siempre ha sido el pozo de los peores hábitos.
Lo peor: un guion excesivamente simple y casi anecdótico.
Lo más curioso
: Personajes imaginarios interfieren con personajes reales, situaciones supuestas con hechos comprobados.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el pasado 1 de mayo de 2020 en Netflix. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO (en inglés, subtitulado en portugués)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre HOLLYWOOD

Hay series cuyo título indica directamente su contenido. Si el de Hollywood está muy claro, falta solamente ubicar su época: la serie está ambientada en la segunda postguerra mundial, cuando los soldados que han vuelto a casa buscan vivienda para establecerse con sus familias recién formadas y trabajo para salir adelante. Estamos, pues, en la época dorada de Hollywood, cuando, los productos culturales emanados de los EEUU apenas tenían competencia, dado que el cine europeo estaba en ruina, resolviendo, además, ajustes de cuentas entre los que habían colaborado con el bando perdedor y los que se llevaron la victoria.

“Jack Costello” (David Corenswet) es uno de esos antiguos soldados que se han reintegrado a la vida civil. Procede de un pequeño pueblo de Missouri en donde la única diversión los sábados por la tarde, era el cine. Al retornar de las playas de Anzio, quiere realizar su sueño: convertirse en estrella del cine. Se ha casado y siempre se presenta como “actor”, aunque, en realidad, es figurante y ni siquiera ha actuado. Le niegan créditos y vive estrecheces junto a su esposa (camarera) que está embaraza… de gemelos. Su futuro no es muy halagüeño. Casualmente conoce al propietario de una gasolinera muy especial que lo contrata. El aliciente no es el sueldo, sino las propinas por los servicios sexuales prestados. Después de ciertas reticencias, “Costello” se convierte en gigoló. Sólo para mujeres. Cuando se le pide que tenga relaciones sexuales con hombres, se niega, pero busca a otro joven que si las acepta. Todas estas relaciones le permiten jugar con ventajas en una de las productoras: se ha acostado con la ayudante de castings, también con la esposa del propietario y no le cuesta obtener también el favor de la directora de los estudios. Pronto se encuentra en las puertas de convertir en realidad su sueño dorado. ¿Lo conseguirá?

Quizás lo más interesante en esta serie sean las anécdotas que cuenta sobre la vida de Hollywood en aquellos años. Ahora bien, deberemos estar atento: algunas de las historias remiten a personajes que realmente existieron (Rock Hundson, Anna May Wong, Cole Porter, etc.), pero otras son pura ficción. La serie exige mucha atención y, sin conocer la historia de Hollywood-Babilonia, puede confundirse ficción con elementos biográficos e históricos. Si esta es un problema menor -que puede inducirnos a investigar y documentarnos mejor sobre el Hollywood de aquellos años-, el otro problema de esta serie es más grave: si bien es un producto entretenido y llevadero, agradable de ver y muy bien interpretado, con una muy buena banda sonora y ágil en su narrativa, el argumento es bastante banal, poco ordenado y la vida de “Jack Costello” parece una mera excusa para contar unas cuantas anécdotas -reales o inventadas- sobre los personajes de Hollywood.

No es, desde luego, una serie del montón, sino que destaca por encima de la media. Demuestra algo que todos sospechábamos o que conocíamos al dedillo gracias a las cotillerías de Kenneth Anter en sus libros sobre el intramundo del cine: el caso de Harvey Weinstein no es único, sino que el abusador y agresor sexual, ha sido una figura típica de la factoría. La serie reconoce, además, que los agresores sexuales no han ido solamente tras las actrices o aspirantes a tales, sino que una subespecie habitual ha sido el agresor gay (en este caso le corresponde el papel a Jim Parson (seguramente más conocido como “Sheldon Cooper”) encarnando el rol de Henry Willson, personaje real, que hoy sería considerado como agresor sexual, agente de actores, que encumbró en los primeros puestos del ranking de actores a Rock Hudson, Robert Wagner, Troy Donahue, Mike Connors, John Saxon, Doug McClure, John Derek.

El último problema que arrastra la serie consiste en su carga moralizante que se pone de manifiesto en los últimos episodios. La corrección política, inexistente en la época en la que se desarrollan los hechos, desplaza a cualquier otro elemento del centro de la trama y demuestra una intención “adoctrinadora” en determinada dirección que termina por unirse a los anteriores problemas enumerados.

Serie para los amantes del cine que, además, estén informados sobre la historia del cine. O bien para quienes sienten una especial atracción por los años 40. También para los que quieren ver cómo se han reciclado protagonistas de otras series (además del “Sheldon Cooper” de The Big Bang Theory, vemos a Samara Weaving, la madre de los hermanos “Harper” de Dos hombres y medio o a Dylan McDermott, casi recién salido de The Politicien).

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).