FICHA

Título original: Noughts + Crosses
Título en España: Pares o Nones
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Reino Unido
Temática
: fantástico
Subgénero: distopia
Resumen: África es una potencia colonial que ha conquistado toda Europa. La población blanca es sometida a un racismo inmisericorde y las relaciones entre personas de distintas razas están muy mal vistos. Los blancos pobres son conocidos como “Noughts” o “Blankers” y realizan trabajos serviles, si bien alguna reforma lagislativa les ha permitido acceder a la prestigiosa academia militar de Mercy Point. Uno de estos jóvenes blancos se enamora de la hija de un político negro.
Actores: Jonathan Ajayi, Luke Bailey, Kiké Brimah, Josh Dylan, Stevel Marc, Sam Baker-Jones, Jodie Tyack, Joe Vaz, Jack Bandeira, Inge Beckmann, Oliver Dench, Annitha Kontyo, Munro Lennon-Ritchie, Tuks Tad Lungu, James Daniel Wilson, Masali Baduza, Jack Rowan, Jamie Anders
Lo mejor: algunas de las situaciones resultan absolutamente cómicas a pesar de su dramatismo.
Lo peor: la trama es simplona, previsible, superficial y alicorta
Lo más curioso
: está basada en la novela del mismo título de la escritora Malorie Blackman de raza negra originaria de Barbados
¿Cómo verlo?: Se emite desde el 5 de marzo en HBO. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 4

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (HBO)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (HBO)

WEB OFICIAL (BBC)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre PARES Y NONES

La BBC es capaz de realizar las mejores miniseries que se hayan hecho jamás sobre los temas más diversos (ver miniseries inglesas) y, paralelamente, cumplir con su cometido de ser una televisión pública. En este sentido, su cometido consiste, además de entretener, en trasladar a la población las consignas del gobierno de turno. Y en el Reino Unido están muy preocupados por el racismo: de hecho, si el Brexit se ha llegado a operar ha sido porque la población británica estaba alarmada por el aumento constante del número de inmigrantes y lo atribuía, entre otras cosas, a la legislación comunitaria. Hay miedo en el Reino Unido hacia dónde puede encarrilarse este tema y a que termine generando una ruptura vertical en el país en dos comunidades étnicas. Por tanto, no es de extrañar que algunas de las producciones de la BBC tiendan a tratar de evitar esta fractura. En EEUU con mas experiencia en este tema se limitan a desdramatizarlo (total, en EEUU, la comunidad blanca y la negra están casi completamente separadas), pero en el Reino Unido, el liberalismo anglosajón no se resigna y quiere impartir pedagogía integracionista. La serie Pares y Nones es precisamente un producto de esta temática: consiste en atribuir a actores negros papeles que corresponden a blancos y a situar gentes de color en la Inglaterra de la época romana (Britannia) o en el séquito español de The Spanish Princess, o a “negrificar” a Zeuz o a cualquier héroe homérico como en Troya (que sería algo así como si en un biopic sobre Martin Luther King o Nelson Mandela, el actor que asumiera el papel protagonista fuera Brad Pitt o Michael Clooney…). Entendemos la encomiástica intención antirracista y moralizadora de todos estos intentos, pero, frecuentemente, suelen caer en lo ridículo. En el caso de Pares y nones, se ha alcanzado la meta. Fíjense.

Desde hace siglo África es una potencia colonial. Sus distintos países y federaciones han conquistado Europa y la raza negra se ha impuesto como dominadora. Practican un racismo abochornante. El mismo que podía darse en Alabama en el mejor período del Ku-Kux-Klan, hará un siglo. Los blancos pobres están sometidos a la élite negra y se tienen que contentar con trabajos serviles. Claro está que el gobierno de Albion están emprendiendo algunas reformas aperturistas y han abierto la academia militar de Mercy Point par algunos blancos. La policía negra, a todo esto, da pal pelo a los blancos un día sí y otro también. Las relaciones entre personas de distintas razas están muy mal vistas. Y entonces ocurre lo inesperado: un chico blanco se enamora de una chica negra. Ella es hija del ministro del interior. El conflicto está servido. El romanticismo debería poner atractivo a una distopía realizada con fines educativos, para mostrar la crueldad del racismo por medio de una especie de psicología inversa.

El problema de esta miniserie es triple: por una parte, no se nos ocurre ningún otro elogio aparte de calificar como “bienintencionado” al argumento, acaso porque, en realidad, es superficial, tópico hasta las trancas y facilón. Por otra, los intérpretes no se creen, ni siquiera se toman en serio sus papeles. Incluso Paterson Joseph (al que hemos visto en Rellik, Timeless o Tu, yo y el apocalipsis) está excesivamente histriónico y se nota que no ha trabajado el papel y otro tanto puede decirse de Ian Hart o de Helen Baxendale. Y en cuanto al papel protagonista interpretado por Jack Rowan, las frases que le han atribuido los guionistas son tan banales que se hunde en lo irrelevante. La protagonista femenina Masali Baduza, es la primera vez que la vemos actuar, excesivamente fría para hacer empático al personaje. Finalmente, la realización no consigue levantar el guion y ha sido atribuido a dos directores de segunda fila, Julian Holmes y Koby Adom, primerizo este último y el otro con varias series en su haber, ninguna de las cuales ha tenido excesivo interés (salvo quizás Spooks en 2002, de la que dirigió un episodio).

Un comentario final: la serie está calificada como “ficción distópica”. Hasta cierto punto. Porque esa misma situación es la que está atravesando lo que queda de la comunidad de raza blanca en Sudáfrica. “Les han dado de su propia medicina”… dirá alguno. En realidad, no: simplemente, el racismo blanco ha sido sustituido por el racismo negro. No creo que hayamos avanzado mucho. Tampoco esta serie, Pares o nones, ayudará a resolver tan peliagudo problema del Reino Unido.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).