FICHA

Título original RUN
Título en España: RUN
Temporadas: 1 (7 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Tragicomedia
Subgénero: Romántica
Resumen: Una mujer de algo más de treinta años con una vida monótona, casada y con un hijo, recibe un mensaje breve de su novio de adolescencia, en el que le recuerda la promesa realizada 17 años antes: dejarlo todo, reunirse y huir. A pesar de que ella no está muy convencida, decide hacerlo. Él, por su parte, está más decidido. Ambos se encuentran en la estación central de Nueva York y emprenderán un viaje por los EEUU.
Actores: Domhnall Gleeson, Merritt Wever, Tamara Podemski, Phoebe Waller-Bridge, Stuart Dowling, David Tomlinson, Jonathan Davies, Sima Fisher, Sukhman Gill, Stephen Henderson, Kirstin Rae Hinton, Leslie Takeda, Chase Tang, Lina Yakovlieva, Shaun Brown, Aniko Kaszas, Marianna Phung, AprilAnn Dais, Archie Panjabi
Lo mejor: alto nivel de complicidad entre los dos protagonistas.
Lo peor: tiene un ritmo desigual con momentos excesivamente lentos
Lo más curioso
: la creadora de la serie, Vicky Jones, es colaboradora habitual de Phoebe Waller-Bridge, protagonista de Fleabag.
¿Cómo verlo?: Estrenada en HBO el 12 de abril de 2020. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (HBO)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre RUN

La publicidad de HBO-España para esta serie dice apenas: “Amor en tres letras”, algo que parece tan poco inteligible como su título en inglés: “Run”, término que en programación implica ejecutar una orden del programa. Tampoco ayuda mucho a entender de qué va esta serie la catalogación que se le ha dado: “comedia”. En realidad, hay mucho menos de comedia que de tragedia. Y, en realidad, tampoco se trataría de una tragedia normal, sino que, desde el principio parecen evidentes los giros “hitchcockianos” y cierto todo de misterio y “noir”. Así pues, ¿de qué va esta serie? ¿Vale la pena verla?

A la segunda pregunta puede contestarse afirmativamente. Sí, no es una serie del montón, tiene elementos que hacen de ella una serie “especial”. La primera pregunta es más difícil de responder. Hay un trasfondo romántico en la serie, pero este elemento se irá desplazando poco a poco hacia otras temáticas. En cuanto a la parte de “comedia”, cuesta más entreverla y sólo está presente en algunos gestos, giros y detalles.

Una mujer, casada, madre, con un trabajo, vida rutinaria, clase media acomodada, aparentemente sin problemas, pero con una sensación de aburrimiento y harta de las rutinas cotidianas, está en el parking de un centro comercial: bruscamente recibe un mensaje de “Billy” con solamente una palabra: “run”. La mujer parece caer en un estado de angustia. Un antiguo novio de adolescencia, acaba de comunicar con ella recordándole la promesa que juntos se hicieron diecisiete años antes, de reencontrarse en la estación central de Nueva York, dejarlo todo atrás y huir juntos, renovando aquel primer amor. Contra todo pronóstico y sin estar muy convencida de lo que va a hacer, ella cumple lo pactado. En el tren se encuentra con su antiguo novio: sigue como diecisiete años antes, con una sonrisa inmadura. Él también parece haber dejado algo atrás. Y es él quien da una pauta de la serie, mencionando la película de Alfred Hitchcock, Extraños en un tren (1951). A partir de aquí, ambos inician un viaje por los EEUU, en medio de un ambiente de misterio y tensión crecientes.

Tal es lo que se puede decir del argumento, sin revelar los elementos de sorpresa que irán apareciendo entre los capítulos 2 y 7. Lo primero que se piensa es que un argumento romántico de este tipo, con elementos cómicos muy dispersos, es poco habitual. Las cosas empiezan a entenderse cuando se sabe que el producto ha sido creado por Vicky Jones, guionista inglesa, habitual colaboradora de Phoebe Waller-Bridge, coautora del guion de la serie protagonizada por esta última, Fleabag, que interesó en la primera temporada y reafirmó en la segunda.

Así pues, lo que vamos a ver es un producto atípico, casi un ensayo de nuevo formato, que integra elementos llegados de horizontes muy distintos: el romanticismo, el drama, el misterio, la aventura, salpicada con algo de comicidad.

Una serie de este tipo solamente podía basarse en dos protagonistas capaces de mostrar afinidad y complicidad. Los ha encontrado en Merritt Wever y en Domhall Gleeson. La primera es una vieja conocida de algunas series, como mínimo, interesantes: Creedme, Nurse Jackie o Godless. Gleeson es menos conocido y -que recordemos- no se ha estrenado en España ninguna serie protagonizada por este actor irlandés. En cualquier caso, el feeling que destilan ambos es el elemento más convincente de toda la serie.

Ahora bien, este feeling es también su principal limitación: la serie termina siendo un estudio psicológico sobre ambos protagonistas y todo lo demás pasa a segundo plano, con lo que implica: variaciones bruscas en el ritmo narrativo y altibajos.

En cualquier caso, si el lector ha estado atento a todo lo que hemos descrito, será consciente, por sí mismo, de si esta serie puede interesarle u optará por pasar de largo, ante un catálogo de HBO que en el segundo mes de confinamiento por el Covid-19 está particularmente bien provisto de nuevos productos.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).