FICHA

Título original The Act
Título en España: The Act
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2019
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Drama
Subgénero: Psicológico
Resumen: Una madre y su hija aquejada de infinidad de síndromes e enfermedades y prácticamente incapacitada para llevar una vida normal, se trasladan a una nueva población en donde sintonizan inmediatamente con el vecindario que se apiada de la situación de la joven. Sin embargo, nada es lo que parece y al cabo de poco tiempo se desencadena un drama que cuesta la vida a la madre.
Actores: Joey King, Patricia Arquette, Chloë Sevigny, AnnaSophia Robb, Calum Worthy, Steve Coulter, Poorna Jagannathan, Joshua Mikel, Ashton Leigh, Alexandria DeBerry, Wilbur Fitzgerald, Patricia French, Elizabeth Becka, Robert C. Treveiler, Elizabeth Bond, Michael H. Cole, Elgin Lee, Melissa Tang, Monique Grant, Mary Hollis Inboden, Lana Young, Charles D. Clark, Ashley Dulaney, Perry Ball, José Alfredo Fernandez, Butch Hammett, Denitra Isler, Stephanie McIntyre, David Michael-Smith, Bill Tomek, Karson Kern, Michael Shenefelt
Lo mejor: transmite una angustia indecible en el espectador.
Lo peor: el montaje se pierde en un constante flash-back desorientador.
Lo más curioso
: se trató de un caso real.
¿Cómo verlo?: Puede verse en Starzplay desde el 14 de junio de 2019. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en castellano)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Starz)

DESCARGA TORRENT (Divxtotal)

WEB OFICIAL (Starz)

WEB OFICIAL (HULU)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre THE ACT

Starzplay ha logrado con este título introducir una de las series más perturbadoras y angustiosas que se hayan estrenado en los últimos tiempos. Y, además, se trata de un caso real (del que, por lo demás, ya teníamos noticia a través de un documental sobre el mismo tema, filmado en 2017 y en el catálogo de HBO: Mommy dead and dearest). A diferencia de Heridas Abiertas, lo que vamos a ver en The Act, no es ficción: es un “true crime”.

La trama nos muestra a una madre y a una hija llegando a su nuevo domicilio. La madre está dedicada 24 horas del día a cuidar a su hija que acumula enfermedades y síndromes que comprometen su vida: cáncer, por un lado, todo tipo de alergias, soplo cardíaco, debe ir permanentemente en silla de ruedas, se alimenta por sonda gástrica y precisa un armario ropero para guardar todos los medicamentos. Estas características les permiten insertarse rápidamente en el vecindario y beneficiarse de la comprensión y de la ayuda que se les presta. Sin embargo, la madre está afectada por el “síndrome de Munchausen”… una forma de maltrato infantil. La niña no está enferma: su madre se lo hace creer o genera las enfermedades.

Desde las primeras escenas, la trama es sombría, angustiosa, perturbadora y, estos rasgos propios de la serie, se van acrecentando a medida que avanzan los capítulos. Desde el principio no se nos oculta lo que ha ocurrido (lo que acrecienta más el desasosiego del espectador). A ello contribuye la extraordinaria actuación de Patricia Arquette (que ha ido acumulando actuaciones espectaculares en Fuga en Dannemora, Woardwalk Empire, por mucho que se la recuerde, sobre todo por Médium) y de una casi irreconocible Joey King (hasta ahora secundaria en docena y media de series), madre e hija. Incluso las protagonistas secundarias

Además de las interpretaciones secundarias como la de Poorna Jagannathan (como la doctora que empieza a sospechar y a la que hemos recordamos de Mesías y de Room 104) o de Calum Whorty (American Vandal) son dignas de recordarse. La fotografía muy cuidada. Lo único que cabe reprochar a la serie es que -como otros productos recientes- está estructurada sobre la base de continuos flash-backs que desorientan al espectador y rompen la linealidad de la trama, poniéndonos al cabo de la calle sobre lo que ha ocurrido desde el principio, y dejando solamente en el aire el por qué ha ocurrido y cómo se ha desencadenado el desenlace.

La serie es, en sí misma, un estudio psicológico del “síndrome de Munchausen” que causa impacto y sensación. Lo más terrible quizás sea saber que se trata de un caso real. Una vez vistos los 45 minutos y los 8 episodios, valdrá la pena pasar de Starz a HBO y ver el documental Mommy Dead and Dearest (Mamá muerta y querida) que muestra el caso de Dee Dee Blancard y su hija Gypsy Rose cómo ocurrió en la realidad. Lo primero que sorprenderá al espectador es la similitud física entre las protagonistas auténticas y la pareja Arquette-King de esta serie.

Serie para corazones fuertes que hay que abordar sabiendo que lo que vamos a ver tiene un dramatismo y una intensidad pocas veces transmitido a través del plasma.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).