FICHA

Título original Vamos Juan
Título en España: Vamos Juan
Temporadas: 1 (7 episodios)
Duración episodio: 30-35 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: España
Temática
: Sátira
Subgénero: Política
Resumen: El exministro Juan Carrasco lleva dos años enseñando en un colegio de Logroño. Sueña con el período en el que había sido ministro de agricultura y alberga el deseo de volver a la política. Se le ocurre la brillante idea de fundar un nuevo partido, para ajustad cuentas con sus antiguos compañeros. Para ello reúne a su equipo y les convence para participar en una empresa difícil, arriesgada y, sobre todo, absurda.
Actores: Javier Cámara, María Pujalte, Adam Jezierski, Yaël Belicha, Esty Quesada, Cristóbal Suárez, Jesús Vidal, Joaquín Climent, José Manuel Cervino, Oti Manzano, Alberto San Juan, David Pareja
Lo mejor: crítica inmisericorde a los peores vicios y prácticas de la clase política.
Lo peor: que la clase política es -más o menos- tal como la describe el protagonista y su entorno.
Lo más curioso
: Constituye la continuación lógica de Vota a Juan, serie con los mismos protagonistas, estrenada en 2019.
¿Cómo verlo?: En pantalla desde el 29 de marzo de 2020 en TNT. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés, subtitulado en castellano)

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT (Dontorrent)

WEB OFICIAL (TNT)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre VAMOS JUAN

Por algún designio cuya comprensión no está al alcance del crítico, en lugar de ser la segunda temporada de Vota a Juan, esta serie, su continuación, se ha estrenado con el nombre de Vamos Juan. No hay nada en ella que no sea la continuación de la anterior y reconocemos que se mantienen todas las constantes que le dieron brillo y consiguieron un lugar en nuestros momentos de atención televisiva. Salvo la originalidad. Ésta sigue presente, pero ya no logra sorprendernos. Aún así, vale la pena ver esta serie que se ha estrenado en lo más álgido de la crisis del Coronavirus y por si alguien duda de la eficiencia de la clase política.

Juan Carrasco, político de provincias, arribista, ególatra, metepatas, incapaz y pagado de sí mismo, hace dos años que fue descabalgado del poder y pasó de su rutilante puesto de Ministro de Agricultura al modesto cargo de profesor para adolescentes. Lleva allí dos años. Su vida personal sigue ensombreciéndose. Ni siquiera es respetado por sus alumnos, así que, un mal día, se le ocurre una idea genial: fundar un nuevo partido, para resarcirse de sus antiguos camarada de partido. Para ello reúne a su antiguo equipo que tampoco disfruta de una situación particularmente boyante. Pero se trata de una tarea titánica que parece difícil de alcanzar: no solamente el nuevo equipo tiene que pagar a escote las tapas de los bares, sino que, además, estará dispuesto a enfrentarse al “establishment”.

Los protagonistas, especialmente Javier Cámara y María Pujalte, siguen como en Vota a Juan realizando unos papeles memorables y el nivel de mordacidad permanece en los niveles primigenios. De elogiar la capacidad interpretativa de Cámara que tan pronto aparece como prelado pontificio en The New Pope, como en político enloquecido, con idéntica credibilidad.

Pero se ha perdido la frescura y la originalidad. Sabemos lo que vamos a ver: una sátira contra una clase política que no cree en nada, que es incapaz de pensar en los votantes y que solamente los necesita para el momento puntual del día de las votaciones. Pagados de sí mismos, ni tienen ideologías, ni programas más allá de media docena de consignas. Los “proyectos políticos” para esa clase política carecen de futuro: están limitados a los cuatro años que dura una legislatura, pero, eso sí, el ego de todos ellos, su ambición y su hambre atrasada, son los más sólidos carriles por los que discurre su actuación. Ya lo sabíamos y siempre es bueno que alguien nos lo recuerde, especialmente en momentos en los que todos estos elementos están más presentes, justo cuando hemos llegado a la barrera de 10.000 muertes por la pandemia.

Los títulos de cada episodio son significativos de hacia donde se va a orientar la sátira en cada semana: “El Ibex”, “El Opus”, “El astronauta”, etc. La risa o la sonrisa están aseguradas porque, en el fondo, el pueblo español, aunque vote a su clase política, alberga hacia ella la más profunda desconfianza y un desprecio presente. En el fondo de esta serie subsiste un poso dramático: ¿cómo es posible que hayamos llegado a votar a políticos como “Juan Carrasco”?

Contorneando este elemento de sátira política, cabe decir que la serie, es entretenida, desmadrada a ratos, apresurada -no hubiera estado de más un mayor refinado de los guiones para convertir una mera sátira en crítica político-social, pero seguramente no era la intención de los guionistas, sino limitarse a ironizar sobre lo que todos sabemos e intuimos. La serie deja un sabor agridulce. No hemos visto nada nuevo, pero hemos logrado revivir las sonrisas que nos trajo Vota a Juan. Y hay que agradecer a quien logra extraernos una sonrisa en el mes de marzo y abril de 2020.

Gustará a los que les gustó la serie originaria. También a los críticos con la clase política. -ineludible para los amantes de series española.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).