FICHA

Título original Rojst
Título en España: En la ciénaga
Temporadas: 1 (5 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Polonia
Temática
: Drama
Subgénero: Thriller
Resumen: En una provincia remota del Oeste de Polonia, aparecen dos cadáveres en un bosque pantanoso. Es detenido el novio de la muchacha muerta, pero un periodista veterano duda de la versión oficial y estimula a su pupilo en la redacción para investigar qué ha ocurrido en realidad. La investigación de ambos lleva a la descripción de la situación política, social y emocional de Polonia durante los años del comunismo (de 1945 a 1989).
Actores: Dawid Ogrodnik, Andrzej Seweryn, Zofia Wichlacz, Magdalena Walach, Agnieszka Zulewska, Zbigniew Walerys, Piotr Fronczewski, Ireneusz Czop, Jacek Beler, Dariusz Chojnacki, Nel Kaczmarek, Zdzislaw Wardejn, Ewelina Starejki, Marek Dyjak, Gabriela Muskala, Kamil Przystal, Dominik Bak, Michal Filipiak, Marianna Kowalewska, Pawel Lewandowski, Olga Milaszewska, Elzbieta Okupska, Marcin Sitek, Sylwana Skarzynska-Rutledge, Edyta Torhan
Lo mejor: Además del guion, la actuación de los dos protagonistas, Andrzej Seweryn y Dawid Ogrodnik.
Lo peor: Si se pierde algún detalle puede parecer algo enrevesada.
Lo más curioso
: La serie fue lanzada internacionalmente por ShowMax que trabaja en algunos países asociada a Netflix.
¿Cómo verlo?: En Netflix desde el 27 de marzo de 2020.

Puntuación: 8,5

PROMO (en polaco)

PROMO (en italiano)

PROMO (en castellano)

PROMO (en portugués)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE  (Netflix)

DESCARGA TORRENT (MejorTorrent)

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EN LA CIÉNAGA

Sin duda el mejor estreno de Netflix en este mes de marzo (junto a la tercera temporada de Ozark y coincidiendo prácticamente con ella). Se trata de una miniserie polaca, casi diríamos, imprescindible para comprobar el estado psicológico de éste país que nunca terminó de digerir bien los cuarenta años de gobierno comunista, al que se refleja directamente en la temática de fondo de esta serie.

En efecto, la serie nos sitúa a finales de los años 70 o quizás a principios de los 80. El régimen comunista, a pesar de las huelgas en los astilleros de Danzig y de una situación de rebeldía de los trabajadores que habían protagonizado distintas revueltas a finales de los 40, a mediados de los 50 y a principios de los 70, goza todavía de buena salud: es omnipotente y omnipresente. Cualquier miembro de la dirección del “partido” o de las “juventudes” es intocable. No es de extrañar que el protagonista “Witold Wanycz” (Andrzej Seweryn) esté harto de la situación y lo tenga todo dispuesto para marchar a Berlín Oeste. Sin embargo, llega a la redacción del Kurier Wieczorny la noticia de la aparición de dos cuerpos asesinados en una ciénaga próxima a la ciudad. Se trata de un lugar en el que huyeron y fueron asesinados cientos de opositores al régimen y cuyo nombre provoca escalofríos a los habitantes de la pequeña -y ficticia- ciudad del Oeste polaco en el que transcurre la trama. El protagonista veterano y otro joven y brillante, hijo de un prominente miembro del partido comunista, casado y a punto de tener un hijo, no aceptan la versión oficial de la milicia policial (que sostiene que los dos asesinatos han sido cometidos por el marido de la mujer en estado de alienación) e inician una investigación que sirve como excusa para recorrer el submundo polaco de la época: periodistas y funcionarios corruptos, amenazas a quien no acepte las decisiones de los funcionarios de la administración, prostitución, contrabando, y lastres del pasado que se remontan a los años 50. Finalmente, la colaboración de ambos periodistas logrará restablecer la verdad.

Enumeramos los aciertos de esta serie: en primer lugar el casting sorprende por la calidad del trabajo de todos los actores, incluso de los secundarios; en segundo lugar el guion cuenta una historia que sirve como excusa para pasar revista al estado anímico y material de un país que tenía a sus espaldas tres décadas de régimen comunista y parecía vivir sobre una gran mentira, en tercer lugar, la filmación, la escenografía, la fotografía, son prácticamente insuperables. Juega en su contra el que la historia hubiera debido simplificarse algo más: pero los guionistas polacos querían descargar toda su bilis sobre aquella época y han trenzado un guion que, en algunos momentos, puede tenerse por excesivamente  complejo (lo es, solamente, si perdemos algún dato).

Hay que hacer recuento de las series polacas que han llegado a nosotros a través de los distintos stremmings: ésta es, sin duda, una de las más sólidas (compárese con El Pacto, Wataha, o Cegados por la luz, procedentes del mismo país, y se verá que esta se sitúa por delante de las tres). Serie, por tanto, recomendable para quienes les guste un estilo de producción sereno, argumentos bien atados, interpretaciones sólidas y además quieran aprender cómo los polacos ven su pasado inmediato.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios