FICHA

Título original Caronte
Título en España: Caronte
Temporadas: 1 (13 episodios)
Duración episodio: 70 minutos.
Año: 2020
Temática: drama
Subgénero: abogados
Resumen: Un expolicía que había tenido problemas con la cocaína, tras pasar seis años de cárcel sale con la carrera de abogado terminada y completamente dispuesto a enmendar sus errores anteriores. Va a enfrentarse a muchos lastres del pasado, sin embargo, en el ejercicio de su nueva profesión muestra una efectividad absoluta: no solamente una las características de buen abogado penalista (junto a su nueva socia, a partir del segundo episodio), sino que unirá también sus cualidades como ex policía.
Actores: Roberto Álamo, Miriam Giovanelli, Belén López, Nathalie Poza, Carlos Hipólito, Julieta Serrano, Marta Larralde, Ismael Martínez, Julián Valcárcel, Andrea Trepat, Mauricio Bautista, Carolina Yuste, Itziar Atienza, Florín Opritescu, Raúl Tejón, Eva Martín, Arlette Torres, Julián Teurlais, Virginia de Morata, Pepa Gracia, Martin Aslan, Algis Arlauskas, Oleg Kricunoff, Carmela Lloret, Álex Villazán, Miguel Bernardeau, Esteban Ciudad, José Emilio Vera, Luis Rallo, Victor Rebull, Marina Campos, Antonio de Cos, Natalia Hernandez, Lucía Bravo, Jasmine Roldán
Lo mejor: Roberto Álamo ha hecho una buena creación del personaje.
Lo peor: Algunos elementos del guion están poco pulidos y tienden a ser simplistas.
Lo más curioso
: Es un producto de la colaboración entre Mediaset y Amazon Prime Video.
¿Cómo verlo?: Desde el 6 de marzo de 2020 puede verse en Amazon Prime Video y también puede conseguirse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO

PROMO

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Amazon)

DESCARGA TORRENT (Divxtotal)

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

WEB OFICIAL (Mediaset)

WEB OFICIAL (Telecinco)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CARONTE

Quizás sea un nombre demasiado literario y poco creíble para apellidar al protagonista de una serie, pero el caso es que Roberto Alamo borda el papel. El Caronte mitológico era aquel barquero del río Aqueronte o por la laguna Estigua que conducía a las almas de los muertos hasta su morada definitiva (que para la mayoría era la “extinción sin gloria en el Hades”. En la serie que lleva su nombre, Samuel Caronte ejerce como antiguo política con el cerebro destartalado por la droga que, tras salir de la cárcel, consigue llegar al otro lado de la vida: la de la mesura, la ecuanimidad y el camino recto. El aspecto de tronchamozas del protagonista, por lo demás, no tiene nada que ver con los atributos del personaje mitológico (anciano esquelético y en permanente malhumor, vestido con harapos oscuros, tétrico y, para colmo, con antifaz).

Samuel Caronte ha salido no hace mucho de la cárcel a donde ha extinguido una condena por asesinato. Se trató de un error judicial pues él siempre defendió su inocencia. Pero en su vida pasada Caronte no era una santo: ejercía como policía nacional, permanentemente encocado y con actitudes y gestos desmadrados y extremos. Estaba casado y tenia un hijo de siete años. Eso no impedía que siempre estuviera dispuesto para enzarzarse en una trifulca o en actitudes temerarias. Durante su estancia en la cárcel, su personalidad sufrió un cambio radical: se desenganchó de la cocaína y empezó a estudiar la carrera de abogado que, al salir, tenía concluida… pero carecía de práctica directa. Así que, a partir de ese momento, empieza a recuperar algunas de sus antiguas amistades, reconstruye su vida, se instala en Gijón con su nueva compañera, pero una antigua amiga le llama a Madrid para que defienda a su hijo que se ha visto mezclado en una pelea entre hinchas con resultado de una muerte. A partir de ese momento, en la capital, renueva amistades con antiguos compañeros del cuerpo, y asume la defensa del muchacho. En sucesivos episodios, le veremos defendiendo otros casos similares que resuelve utilizando dos recursos: su energía puesta al servicio de su nueva profesión y su intuición como policía con experiencia. Una socia se le acoplará a partir del segundo episodio. A pesar de sus buenas intenciones, no podrá evitar que el pasado siga acosándolo.

La serie es un híbrido entre “serie de abogados”, “serie de investigación criminal” y “drama psicológico”. No puede decirse que el argumento sea excesivamente brillante. Algunos de los casos que aparecen son excesivamente simples y ciertos detalles (teléfonos que siguen funcionando después de peleas en el agua, sin ir más lejos) demuestran que los guiones han sido poco refinados. En cualquier caso, es una serie que se sitúa ligeramente por encima de la media de las que se emiten en España como producción nacional.

La serie se basa sobre todo en Roberto Álamo que pone su carisma y su “presencia escénica” en esta serie que, sin él, hubiera sido de mucho menor calado. Tiene la ventaja también de contar como su reflejo especular, Carlos Hipólito (“comisario Paniagua”), el que antes había sido el superior de “Samuel Caronte”, un policía corrupto, con el que sigue enfrentado.

La serie consta de 13 episodios, más o menos encadenados a partir del segundo se ve con facilidad, aun hubiera debido estar más concentrado y el metraje ideal no hubiera debido superar los 50 minutos. Los vaivenes del exrecluso y los detalles de su vida personal y de las relaciones con su hijo, con su ex mujer y con el nuevo compañero de ella, se llevan excesivo tiempo y solamente son esenciales en el primer episodio. A lo que hay que añadir las relaciones de Caronte con su nueva compañera. Todo esto, hace que el caso que se está juzgando o investigando, quede algo desdibujado como en un intento de hacer olvidar que se trata de situaciones muy simples y poco elaboradas.

Habrá que ver el resultado de la serie en Amazon. La serie es equiparable a algunas series que llegan del Este y de Centro Europa, incluso de Ucrania, con planteamientos muy similares. Pero, eso sí, Caronte está algo más elaborada en decorados e interiores, aun mostrando similar simplicidad en los casos de los que trata una trama, esencialmente, “procedimental”. Está muy por encima de las series turcas que llegan en aluvión en casi todos los stremmings y en las cadenas generalistas, pero por debajo de la mayoría de “nordic noirs” y muy por debajo de las miniseries británicas de investigación y bastante por encima de los estándares de Mediaset. Pero, es una de esas series que puede verse y en las que reconoceremos rostros habituales en las pantallas españolas, exteriores que conocemos bien. Un notable medio quizás sea la calificación más adecuada para una serie con momentos interesantes, un buen protagonista y un antagonista a medida, unos guiones poco elaborados, pero un montaje ágil que trata de compensarlos.

Puede verse en Amazon Prime Video. Es una de esas series que generará polémica y a la que unos defenderán más allá de toda mesura y otros atacarán con saña y encono. Ni tanto, ni tan calvo: es una serie aceptable, distante de la genialidad y de la que vale la pena ver los dos primeros episodios para decidir si se consume hasta el final o se deja en la cunera.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios