FICHA

Título original: Sir Arthur Conan Doyle’s The Lost World
Título en España: El mundo perdido
Temporadas: 3 (66 episodios)
Duración episodio: 42 minutos.
Año: 2000-2002
Temática: aventuras
Subgénero: ciencia ficción
Resumen: Un explorador afirma haber descubierto fauna prehistórica en una zona de Sudamérica. Sus colegas londinenses se burlan de tales pretensiones y le desafían a que lo demuestre. Se organiza una expedición a la zona financiada por una millonaria, en la que participa un aventurero ambicioso, un periodista, y varios científicos, alguno de ellos críticos. La zona a la que llegan está poblada por seres primitivos y salvajes y animales prehistóricos.
Actores: William Snow, Peter McCauley, Rachel Blakely, Jennifer O’Dell, David Orth, Michael Sinelnikoff, Lara Cox, Jerome Ehlers, Laura Vazquez, Nick McKinless, Alessio Fiore, William deVry
Lo mejor: retorno al cine de aventuras de mediados del siglo XX.
Lo peor: el guion es bastante inconsistente y las actuaciones poco relevantes
Lo más curioso
: Conan Doyle pretendía crear una alternativa a Sherlock Holmes en la figura del “Profesor Challenger”. Fracaso.
¿Cómo verlo?: En Amazon Prime Video. También puede comprarse en DVD y obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 5,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

WEB OFICIAL (web de la Warner, desactivada)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre THE LOST WORLD

El cine de aventuras estuvo presente en la industria del espectáculo desde principios de siglo, se afianzó en los años 20-30, y consiguió sus mejores títulos en la postguerra y hasta. Luego, vino el reflujo, hasta que en los años 80, la saga de Indiana Jones consiguió devolverle su esplendor pasado, que prosiguió a medida que los efectos especiales por ordenador se volvieron cada vez más habituales, con la saga de Parque Jurásico que, en realidad, suponía la fusión del cine de aventuras con el de ciencia ficción. Este cine se basa en acción, personajes carismáticos, lugares exóticos fuera de los programas de las agencias de viaje y, situaciones excepcionales que los protagonistas deben superar. Elementos que están presentes en The Lost World, a pesar de que no hayan sido bien combinados, ni en las proporciones necesarias ni con la intensidad suficiente.

A pesar de sus 66 episodios divididos en tres temporadas, se trata de una serie frustrada sobre la que resulta difícil encontrar hoy críticas positivas. Se ha quedado muy atrás en todos los terrenos: los actores que, en su momento, podía pensarse que eran desconocidos pero a los que les esperaría una brillante carrera posterior, son hoy completamente desconocidos; los efectos especiales, en algunos momentos están realizados demasiado apresuradamente y tienen poca credibilidad y menor realismo; el guion es atropellado, la acción se come cualquier otra perspectiva y, en su conjunto, la serie no merece una puntuación menor porque se percibe que todos los que han participado en ella tratan de esforzarse, sometiéndose a un presupuesto limitado, pero, lo que, en realidad falla, es el guion, incluso la idea original que procede de Sir Arthur Conan Doyle.

Tras el éxito de sus novelas en torno a Sherlock Holmes y, paralelamente a ellas, optó por trasladar al mundo de la novela, un tipo de personaje que estaba de moda en la época: el aventurero y explorador de zonas inhóspitas del planeta. Así nació el “profesor Challenger” que aparece en cuatro de sus novelas: El mundo perdido, escrita en 1912, es el primer relato en el que aparece este personaje que luego volvería a estar presente en otros tres relatos. Si tenemos en cuenta que los relatos sobre Sherlock Holmes llegaron fueron casi 70, se percibe que la figura del “profesor Challenger” tuvo un éxito mucho menor o, simplemente, no tuvo el éxito que el autor esperaba. Hay que decir, que sobre este terreno de la ciencia ficción, H.G. Wells le superaba con mucho.

La serie se inicia cuando el “profesor Challenger” encuentra a un mapa que describe una meseta en la que han sobrevivido “criaturas prehistóricas”. Presente su descubrimiento en la Royal Society de Londres, pero el mundo científico de la época se burla de sus pretensiones. Solamente cuatro personas se mostrarán dispuestos a colaborar con él en la búsqueda de ese “mundo perdido”: una mujer fatal, millonario que financia la expedición, un periodista norteamericano, un aventurero químicamente puro y un profesor que se ve obligado por sus colegas a acompañar a la expedición para certificar los descubrimientos. Esta compañía parte para un lugar indeterminado de Sudamérica, situada entre el altiplano andino y la zona tropical. Allí empezarán a toparse en cada paso con seres monstruosos, eslabones perdidos en la cadena evolutiva, tribus olvidadas en estado animalesco, y, claro está, el plato fuerte, dinosaurios de todos los modelos, por tierra, mar y aire, que regularmente van sorteando con alguna pérdida de porteadores. En pleno desmadre, en la última temporada, aparece una joven despampanante que viene del futuro (H.G. Wells había publicado La Máquina del tiempo en 1895).

En su conjunto, se trata de un auténtico disparate que ni siquiera ha merecido una remasterización que volviera los colores algo actuales. Amazon Prime Video la ofrece a los abonados españoles desde el 1º de noviembre de 2018. Se una serie de cualidades limitadas que solamente debería ser vista por fanáticos del cine de aventuras, especialmente en su versión ochentera, curiosos que quieran averiguar a qué se dedicó Conan Doyle cuando no daba vueltas a Sherlock Holmes y freakys del “cine dino”. Seria “justita” que antes había sido emitida en España por el canal TNT.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).