FICHA

Título original Detektivové od Nejsvětější Trojice
Título en España: Anatomía de un asesinato
Temporadas: 5 (16 episodios)
Duración episodio: 75 minutos.
Año: 2015-2019
Temática: crimen
Subgénero: investigación
Nacionalidad: Checa
Resumen: En cada temporada, los policías del departamento de crímenes de la policía checa investigan y resuelven un caso de asesinato. Los casos se resuelven en tres episodios (salvo la segunda temporada con cuatro). Habitualmente aparecen varios sospechosos y en algunos casos el primer crimen genera otros. Los investigadores aparecen desconcertados y cada uno de ellos tiene una particular forma de investigar cada caso.
Actores: Klára Melíšková, Miroslav Krobot, Stanislav Majer, Tereza Voříšková,
Lo mejor: Policías clásicos, convencionales, eficientes, interpretados por buenos actores.
Lo peor:
Lo más curioso
: La serie se basa en las novelas de Michal Sýkora
¿Cómo verlo?: En Amazon Prime Video las cuatro primeras temporadas. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (VOSE)

PROMO (en checo)

VER SERIE (Amazon Prime)

DESCARGA TORRENT (utilizar eMule)

WEB OFICIAL (Amazon Prime)

WEB OFICIAL (TV Checa)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre ANATOMÍA DE UN ASESINATO

Si hemos de creer al traductor de Google, el título original de esta serie, Detektivové od Nejsvětější Trojice, sería “Detectives de la Trinidad”. No es raro que Amazon Prime Video haya elegido como título el de una famosa película de Otto Preminger del mismo título estrenada en 1959 y que hoy solamente recuerdan los muy cinéfilos. Esta serie, hay que decirlo, realizada a modo de las miniseries inglesas, es también un producto a recordar a pesar de que, por su origen, cueste encontrar datos sobre la misma. Tampoco Amazon Prime ha realizado ninguna campaña de lanzamiento y, sin embargo, la serie tiene la frescura y la autenticidad de las cinematografías de nuevo cuño que se esfuerzas por exportar sus productos en un mundo competitivo y difícil.

Anatomía de un asesinato, claro está, es una serie policíaca, en la que un grupo de policías afrontan algún crimen, o incluso una sucesión de crímenes, aparentemente sin relación. Cada uno de los miembros de la unidad policial, tiene una personalidad propia, un carácter específico y una forma de investigar concreta. El grupo está dirigido por una mujer enérgica e intuitiva que procura basar sus investigaciones en datos objetivos. Un policía veterana, malcarado e intimidador, constituye la contrapartida. Un divorciado con una hija punky y un joven algo novata, constituyen otros miembros del equipo. Cada “temporada” es, en realidad, una miniserie de tres episodios (la segunda de cuatro) que se prolonga hasta la resolución del caso. En la primera temporada, el equipo se enfrente a lo que parece que es el caso de un crimen que tiene como trasfondo el satanismo (a partir del segundo episodio el enfoque variará). En la segunda temporada un profesor y un editor de noticias resultan asesinados, aparentemente al investigar un caso de corrupción en la universidad. Y así sucesivamente. Todavía queda por llegar la última temporada estrenada en los últimos meses de 2019.

No puede negarse que la serie está realizada con medios austeros, sin embargo, la relación calidad-interpretaciones-guion da unos resultados óptimos. En algunos momentos podemos ver algunos barrios de la ciudad de Praga (lo que, en sí mismo, ya constituye un valor añadido), pero, sobre todo, podemos ver cómo trabaja una policía clásica: mediante un trabajo metódico en unas oficinas poco lustrosas, austeras y con un equipo limitado, completamente alejado de los lujos escénicos y de los neones de los CSI norteamericanos.

Quizás lo mejor de la serie sea el ritmo narrativo y las actuaciones de los protagonistas: cuando creemos que un crimen está enfocado en determinada dirección, vemos que, sorprendentemente, en un momento dado, adopta un giro inesperado que nos ayuda a comprender algunos detalles previos. Alguno de los casos está basado en hechos reales que inspiraron la narración, reinterpretado y convertido en novela por Michal Sýkora.

Se trata de una serie “auténtica”, en el sentido de que todo lo que vamos a ver está marcado por el sello del realismo. No falta algún toque de humor negro (en la última escena de la primera temporada, alguien que creíamos asesinado, sale de la tumba, para ser luego condecorado). También se recurre al subterfugio de aligerar la narración central con subtramas colaterales protagonizadas por algunos de los policías cuyas vidas privadas y problemas terminamos conociendo. Sin embargo, hay que decir que esas “subtramas” son, en realidad, meras excusas para descongestionar la narración central, aligerarla, y justificar los tránsitos en las escenas; en ningún momento ocultan, dilatan u obscurecen la trama central: género negro en estado puro.

Una buena serie perdida en un catálogo cada vez más amplio. Serie que vale la pena degustar temporada a temporada y que deja siempre un regusto agradable. Es ideal para los que aman el género negro y para los interesados en las nuevas cinematografías centroeuropeos. La checa, hay que recordarlo, es de las más brillantes y de las que ya nos han llegado otros productos (Absolución, Pustina, Burning Bush…). Recomendable y entretenida.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios