FICHA

Título original De Twaalf
Título en España: El jurado
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2020
Temática: drama
Subgénero: proceso judicial
Nacionalidad: Belga-flamenca
Resumen: Una maestra es acusada de dos asesinatos en lo que se ha convertido en un caso mediático en el país. Doce personas completamente diferentes cada una de ellas, hombres y mujeres, son elegidos para formar parte del jurado que deliberará sobre el caso. Varios de ellos no quieren formar parte del jurado y otros se lo toman a la ligera. A medida que avance el juicio, sus opiniones irán cambiando y ellos mismos cambiarán también.
Actores: Maaike Cafmeyer, Maaike Neuville, Charlotte De Bruyne, Johan Heldenbergh, Josse De Pauw, Lynn Van Royen, Mieke De Groote, Peter Gorissen, Piet De Praitere, Titus De Voogdt, Tom Vermeir, Zouzou Ben Chikha
Lo mejor: un guion que cuenta varias historias a la vez.
Lo peor: no todas las subtramas son necesarias ni interesantes.
Lo más curioso
: La serie recibió el premio al mejor guion en el festival de Cannes Series.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Sundance TV el 6 de febrero de 2020. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en flamenco)

PROMO (en castellano)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Sundance TV)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Sundance TV)

WEB OFICIAL (EEN)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL JURADO

Desde la película de Sidney Lumet Doce hombres sin piedad (1957) que tuvo su traducción en un celebérrimo Estudio 1 (1973, pequeña maravilla de una TVE con pocos medios y grandes actores como puede comprobarse en el enlace), parecía difícil recuperar el tema de los jurados y sus deliberaciones. Ciertamente, se había intentado en muchas ocasiones, pero los resultados eran muy inferiores al guion elaborado por Reginald Rose.

Sorprendentemente, en 2019, durante el Festival Cannes Series, la seria belga-flamenca El Jurado recibió el premio al mejor guion. Ahora, desde el 6 de febrero de 2020, Sundance TV nos la ofrece en entregas semanales. El título de la serie es ligeramente engañoso: no solamente vamos a asistir a un juicio y a las deliberaciones de doce hombres y mujeres, sino que vamos a ver las dificultades y los problemas de cada uno de ellos que interfieren en su objetividad y en su capacidad para pronunciarse sobre el caso.

Una maestra es acusada de dos asesinatos: el de una amiga y, posteriormente, a su propia hija de apenas dos años. Ella sostiene su inocencia e incluso algunos familiares de la primera víctima no creen que ella pueda ser la responsable del crimen. La investigación policial ha sido larga y costosa e, incluso, un primer investigador fracasó en su empeñó de localizar al criminal. Sin embargo, quienes deberán decidir sobre su culpabilidad o inocencia es el jurado compuesto por doce personas que asistirán a todas las sesiones y deliberarán, finalmente. Es el procedimiento habitual. Sin embargo, los miembros del jurado son incapaces de inhibirse de la presión mediática ejercida desde fuera de la sala, que ha convertido el caso en tema preferido por el sensacionalismo informativo. Además, cada uno de los miembros del jurado tiene su intrahistoria que influye decisivamente en su actitud ante el juicio.

La serie, por tanto, consta de una vía argumental central -el proceso a la acusada y establecer si es o no culpable- y luego, otras doce tramas secundarias -de las que no todas tienen la misma intensidad- relativas a cada uno de los jurados.

La serie evoca lejanamente a la película y a la obra de teatro que hemos mencionado al principio, pero si aquella se desarrollaba en un solo escenario (la sala de deliberaciones), esta utiliza flashbacks, escenas en exteriores o en otras localizaciones, etc. Los dos primeros episodios resultan extremadamente entretenidos y sitúan al espectador en el centro de la trama. Poco a poco, se va viendo qué es lo esencial y qué cosas están de más: no todos los jurados son igualmente interesantes, algunas de sus historias resultan banales y constituyen una hojarasca que empaña las otras líneas argumentales y de las que podía haberse prescindido. Poco a poco nos vamos haciendo una idea de cómo y por qué se produjeron los dos asesinatos.

La serie no cuestiona la institución del jurado, aunque resulta inevitable que el espectador termine pensando sobre si ayuda a conocer la verdad o sus miembros pueden deliberar bajo presión del ambiente y de sus situaciones personales, sin atender excesivamente a los datos objetivos presentados en las sesiones del juicio.

Una buena serie que merece verse y que, especialmente, disfrutarán aquellos que les gusten los dramas judiciales, las investigaciones por asesinato y las historias intimistas de personajes poco relevantes. No es Doce hombres sin piedad, maravilla insuperable en las dos versiones que han llegado hasta nosotros, pero podría considerarse una actualización.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).