FICHA

Título original Ragnarok
Título en España: Ragnarok
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 40-50 minutos.
Año: 2020
Temática: drama
Subgénero: mitológico
Nacionalidad: Noruega-Danesa
Resumen: Una familia compuesta por la madre y dos hijos, llega a la población de Edda. Inmediatamente uno de los hijos conoce a una pareja de ancianos misteriosos (evocaciones de Odín y Frig) que despiertan en él su verdadera personalidad de antiguos dios del “tiempo antiguo”. En Edda la ciudad está deteriorada por una industria que siembra poluciones en la atmósfera y que está dirigida por los antagonistas de los dioses del Walhala: los gigantes, contra los que combatirán en el episodio del Ragnarok, el “destino de los dioses”.
Actores: David Stakston, Jonas Strand Gravli, Emma Bones, Herman Tømmeraas, Theresa Frostad Eggesbø, Henriette Steenstrup, Fridtjov Såheim, Gísli Örn Garðarsson, Bjørn Sundquist, Synnøve Macody Lund, Tani Dibasey, Odd Magnus Williamson, Kornelia Eline Skogseth, Iselin Shumba Skjævesland, Eli Anne Linnestad, Geir Johnsen, Jeppe Beck Laursen, Karoline Petronella Ulfsdatter Schau, Ylva Bjørkaas Thedin, Line Verndal, Kyrre Haugen Sydness, Jonas Hoff Oftebro
Lo mejor: la idea de unir el tema del Ragnarok a los problemas ecológicos.
Lo peor: está demasiado próxima a una “serie de institutos”.
Lo más curioso
: La serie ha sido realizada por SAM Productions y distribuida internacionalmente por Netflix
¿Cómo verlo?: En Netflix a partir del 31 de enero de 2020. También puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (VOSE)

PROMO (subtitulada en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre RAGNAROK

En la mitología nórdica, el momento crucial es el episodio del Ragnarok, llamado “oscurecimiento de los dioses” o “destino de los dioses”. Se trata una batalla épica entre los dioses y los gigantes (que aquella mitología describe como “morenos o negros”) en la que concluye una época y que abrirá un nuevo período en la historia de la humanidad. El episodio está narrado en el Völuspa, parte del Edda, escrito en torno al año 1000 pero que, sin duda, es muy anterior a la era cristiana. Pues bien, esta temática apocalíptica, es recogida en la serie estrenada el último día de enero de 2020 por Netflix.

Una madre viuda y sus dos hijos adolescentes, llegan a la localidad noruega de Edda. A poco de llegar, el hijo mayor ayuda a un anciano tuerto que va en silla de ruedas y conoce a la esposa de éste que le toca la frente. En los días siguientes, el joven notará que sus cualidades físicas han mejorado hasta lo indecible y empieza a ser consciente de que algo ha cambiado en él. En la escuela se hace amigo de una militante ecologista que le cuenta la realidad del pueblo: está controlado por una familia millonaria en la que el marido es propietario de la fábrica que está contaminando la zona y destruyendo los glaciares y la esposa directora del instituto en el que, además, asisten sus dos hijos adolescentes. Pronto entenderemos que el joven recién llegado recuerda haber sido Thor, el dios que murió en el Ragnarok arrancando las mandíbulas al lobo Fenrir cuando éste le mordía el brazo. La pareja de ancianos representa, obviamente, a Odín y Frigg. Y en cuanto a la familia adinerada, los antagonistas, prefiguran a los “gigantes” (de los que el Edda dice que son “morenos y negros”, elemento del que ha prescindido la serie por la corrección política y por que inmediatamente sería asociado a los fenómenos migratorios, limitándose a presentarlos como “oscuros”).

La idea es que los “poderosos” de la modernidad, encarnan a los “gigantes” mitológicos y que nos aproximamos a una situación equivalente al Ragnarok (fin de los tiempos) a causa de los prejuicios de la industria y del progreso a la naturaleza.  Afortunadamente, no todos los “dioses antiguos” han muerto, sino que viven, junto a sus enemigos ancestrales, en la extraña ciudad noruega de Edda, cuyo nombre evoca directamente el ciclo de poemas en los que se incluye el Völuspa.

No es la primera serie que reivindica la mitología nórdica. En realidad, en Vikingos, buena parte de la trama y de los diálogos, giraban en torno a ella. Se nota que en los países nórdicos existe un movimiento interesado en mantener la veta de su identidad. Para los noruegos resulta mucho más fácil entender la naturaleza de los personajes que aparecen en la trama. De hecho, en una de las escenas, el profesor explica a los alumnos la naturaleza y las características del Ragnarok mitológico (el profesor, dicho sea de paso, es una wagneriano apasionado que se pasa las horas escuchan la ópera Parsifal y a cuya hija ha bautizado como “Isolda”, otro personaje de Richard Wagner).

Lo que se ha intentado encajar en esta serie son pildorillas ecológicas a lo Greta Thumberg, con mitologías nórdicas, introduciendo elementos propios del cine de super-héroes y con elementos procedentes del género “de institutos”, es decir, con cine adolescente. El resultado sin ser malo, es discreto: las lecciones de mitología nórdica son más evidentes en Vikingos, las pinceladas ecologistas están muy dispersas y poco concretas. Y, en lo que se refiere al cine de super-héroes, lo que sus amantes quieren es ver efectos especiales a espuertas en cada episodio. Finalmente, las series “de institutos”, suelen ser poco satisfactorias o, en cualquier caso, dirigidas a un público poco exigente. El sincretismo entre todos estos géneros es lo que debilita la producción.

La producción es buena, los paisajes que nos muestra son extraordinarios y la calidad de la filmación insuperable. El guion era lo que había que perfeccionar y pulir. No hubiera importado que la serie en lugar de seis hubiera tenido ocho o diez episodios si hubiera sido más didáctica en relación al fin que se proponía inicialmente (realizar la asimilación “raknarok = cambio climático”). En cuanto a los actores, han estado a la altura con mención especial a la personalidad de Synnøve Macody Lund (que ejerce el papel de malvada esposa de Loki, el gigante que desencadena el Ragnarok, a la sazón directora del instituto). La idea es buena, como decimos, pero, una vez más, el guion hubiera precisado de un período de reinado y adolece de errores estructurales.

Serie que termina siendo de mero entretenimiento, puede interesar a “algunos”: algunos jóvenes enganchados a series de “institutos”, a algunos interesados por la ecología, a algunos que experimentan una irresistible atracción hacia las temáticas nórdicas, a algunos enamorados de los paisajes del Norte…

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios