FICHA

Título original El Vecino
Título en España: El Vecino
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 28 minutos.
Año: 2019
Temática: Humor
Subgénero: Comedia
Nacionalidad: España
Resumen: Un individuo bastante mentiroso, absolutamente inmaduro y frívolo, recibe los poderes sobrenaturales de un alienígena que se ha estrellado contra la Tierra. A partir de ese momento, su vida y las de todos los amigos y conocidos de su entorno, cambia, aunque solamente un amigo, opositor a juez, conoce su verdadera personalidad como “Titán”, el super-héroe madrileño.
Actores: Quim Gutiérrez, Clara Lago, Adrián Pino, Catalina Sopelana, Jorge Sanz, Sergio Momo, Aníbal Gómez, Paula Malia, Nacho Marraco, Denis Gómez.
Lo mejor: el casting en el que todos los actores entran como un guante en sus papeles.
Lo peor: Todo el tema de la Policía del Karma, o sobra, o se ha explotado poco.
Lo más curioso
: El Vecino forma parte de las cinco series que se comprometió Netflix a filmar en España en febrero de 2019.
¿Cómo verlo?: A partir del 31 de diciembre de 2019 en Netflix. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en castellano)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (mediante eMule)

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL VECINO

Cuando en febrero de 2019 Netflix dio verde a cinco nuevas series españolas para su plataforma, teníamos la esperanza de que estos productos tuvieran un nivel superior a otras series producidas en España en los últimos años. De estas cinco series, de momento se han estrenado cuatro, alguna de ellas poco afortunada y otras bastante brillantes (Criminal – España) y solamente una con el formato de comedia de situación (El Vecino) estrenada en la noche de fin de año de 2910. Afortunadamente, ésta última pertenece al paquete de las brillantes.

La única intención de esta comedia en diez entregas es hacer reír. Y lo consigue a través de una mezcla de comedia madrileña, temática tan en boga de super-héroes y edificio de vecinos del Madrid arrabalero. “Javier” (Quim Gutiérrez) es un absoluto impresentable, cuya novia (Clara Lago) periodista anda en busca de followers para afianzarse en la revista digital en la que trabaja. “Javier” la invita a pasar un fin de semana en una casa rural de Cuenca en donde se demuestra que su relación tiene poco futuro. Sin embargo, en la noche, se estrella en las inmediaciones de la casa una nave extraterrestre y perece su piloto alienígena (Jorge Sanz). Al morir, el extraterrestre traspasa sus poderes sobrenaturales a “Javier”, entregándole los atributos de su misión: un medallón que le permitirá cambiar de aspecto y lucir el traje de extraterrestre y un dosificador de pastillas que le permitirán redoblar y afianzar sus poderes. Poco a poco, “Javier” empieza a controlar su superfuerza, su capacidad de volar y la regeneración de las partes de su organismo que resultan dañadas y se va sorprendiendo por haber adquirido unas capacidades que no sabe como utilizar. Sin embargo, pronto se empezará a hablar de un “tipo que vuela” en el barrio y la vida de todos sus vecinos y de sus amigos más próximos quedará profundamente afectada por la nueva personalidad secreta de “Javier”.

Se trata de una serie de humor con el formato de comedia de situación que, sin ser genial, es, al menos un producto divertido, refrescante y ligero que vale la pena ver. Hay que felicitar especialmente a Quim Gutiérrez y a Adrián Pino por sus actuaciones, si bien es cierto que todos los papales, incluido hasta el último secundario, resultan convincentes y todos los actores cumplen con creces con sus papales, figurando el casting entre lo mejor de la serie.

Respecto al argumento, tiene su gracia la idea, especialmente en estos momentos de inflación de series de superhéroes, a cual más increíble. Esta serie podría ser considerada como una sátira a todos esos subproductos cada vez más banales y desmadrados. Lo que vamos a ver aquí es a un superhéroe inmaduro, que no tiene ni puñetera idea de para qué sirven sus poderes y qué hacer con ellos. En torno suyo se mueven personajes que todos hemos conocido alguna vez: el camello colgao, el opositor estudioso y su novia de provincias, la vecina fiestera, el arruinado por el juego, el jubilado discreto, el bar de la esquina, el famosillo gilipollas, etc, etc. Todos estos personajes evolucionan en un Madrid arrabalero, en el que las casas de apuestas están junto a las redacciones de los digitales y los camellos se alternan con los bares con olor a fritanga y cañas de a un euro, ese Madrid, repleto de buscavidas y de una fauna urbana que a falta de seguridad y estabilidad, se conforma con vivir el día a día entre la anterior crisis económica y la que vendrá.

Una buena serie, en definitiva, cuyo guion podría haber tenido algo más de sustrato, pero que, en cualquier caso, divierte, puede recomendarse sin miedo. Suponemos que habrá una segunda temporada. Sería una pena que ahora que se ha conseguido “el punto” idóneo para una comedia de situación española digna de tal nombre, todo terminara aquí. Otro elemento a destacar es que, a pesar de que se notan restricciones en el presupuesto, la dirección de Nacho Vigalongo ha sido correcta y ha optimizado medios y recursos.

A no olvidar: la serie está basada en las historietas gráficas creadas por Santiago García y Pepo Álvarez que abarcan cinco tomos -así que no falta material para segundas y terceras temporadas- y que se publican desde 2004.

Una serie para los que odian las series de superhéroes que gustara también a un público muy amplio que aspira a iniciar el 2020 con buen humor.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios