FICHA

Título original Dolly Parton’s Heartstrings
Título en España: Dolly Parton: Acordes del corazón
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 65 minutos.
Año: 2019
Temática: romántica
Subgénero: country
Nacionalidad: Estados Unidos
Resumen: Ocho historias de trasfondo romántico-musical en la que cada una está inspirada en las canciones más famosas de Dolly Parton. En teoría se trata de situaciones que inspiraron a la cantante y compositora a elaborar las letras de las canciones más queridas por ella. En cada uno de los episodios, la Parton ejerce de presentadora y actriz próxima al protagonista.
Actores: Dolly Parton, Athena Akers, Bruce W Greene, Patti Schellhaas, Shanice Turner, Willa Fitzgerald, Sarah Shahi, Colin O’Donoghue, Kyle Bornheimer, Robert Bryan Davis, Emily Towles, Sara Boustany, Andrew Roach, Kaira Akita, Ed Amatrudo, Ashley Ames, Chase Anderson, Gunnar Anderson, Niland Aran, Vanessa Aranegui, Sam Ashby, Timothy Busfield
Lo mejor: la selección musical.
Lo peor: las historias son demasiado acarameladas.
Lo más curioso
: La serie se estrenó en los EEUU el 22 de noviembre de 2019
¿Cómo verlo?: Puede verse a través de Netflix desde el 23 de diciembre de 2919 y conseguirse a través de programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (entrevista a Julianne Hough, “Jolene”, en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (Torrentazo)

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre DOLLY PARTON: ACORDES DEL CORAZÓN

Dolly Parton es, sin duda, una leyenda en el mundo del country, la música popular norteamericana que, tradicionalmente, refleja mejor el espíritu de la “América profunda”. Desde que, en 1967, apareció el primer álbum de la Parton –Hello, I’m Dolly-, hasta el 2014 en el que publicó el último (Blue Smoke), la cantante se ha convertido en una leyenda americana tanto como el “coronel Sanders” o los mecheros Zippo. El problema del country es que, una cosa es la música y otra las letras: la primera suele tener ritmos agradables al oído, acordes extraordinariamente pegadizos obtenidos con solos instrumentales. Otra cosa son las letras que, cantadas en inglés, son de una exasperante banalidad o de un romanticismo enfermizo. En cualquier caso, la fama de Dolly Parton ha conducido a los siempre espabilados directivos de Netflix a proponer una serie basada en sus canciones que, como mínimo, en los EEUU debería tener un suelo de audiencia bastante alto. Fue así como nació: “Acordes del corazón”.

La serie está compuesta por las ocho canciones más queridas por Dolly Parton y en ellas se dramatiza a los personajes que influyeron en su composición. Cada una de ellas, por tanto, es radicalmente diferente a las demás y referida a un tema musical en concreto. El problema es que el denominador común, tal como puede intuirse por su título, encierra historias excesivamente acarameladas que inducen al coma diabético, por mucho que todas tengan un poso en los recuerdos de Dolly Parton. En cualquier caso, la serie está bien realizada desde el punto de vista técnico e incluso, los temas musicales seleccionados figuran entre las mejores composiciones de la cantante y compositora norteamericana.

Jolene, These Old Bones, If I Had Wings, JJ Sneed, Two Doors Down, Down from Dover, Sugar Hill y Cracker Jack, son los temas musicales de cada uno de los episodios que les dan título. Todos ellos están interpretados por diferentes actores y en cada uno de ellos, Dolly Parton presenta el episodio y aparece en la trama. La primera, es quizás, la más autobiográfica de la serie: chica joven de la América profunda que aspira a establecerse en Nashville y ganarse la vida con sus canciones.

La serie se resiente del problema del country: buena música, letras banales. Así que, salvo el primer episodio, el obstáculo reaparece en la serie de continuo. La serie no pretende engañar: su título es suficientemente elocuente de lo que vamos a ver, historias románticas o sentimentales que aspiran a tocar la fibra más emotiva del espectador.

Esto no ha sido óbice para que en los EEUU la serie haya sido aceptada por el público, pero asaeteada por la crítica. En Europa pasará bastante desapercibida, salvo para los admiradores de la cantante-compositora y para los fanáticos del country.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios