FICHA

Título original: Tell Me a Story 
Título en España: Tell Me a Story
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2018
Temática: cuento
Subgénero: thriller
Nacionalidad: EEUU
Resumen: En el Nueva York actual tres historias inspiradas en tres cuentos clásicos (Los Tres cerditos, Caperucita roja y Hansel y Gretel, terminan convergiendo en una única historia con forma de thriller en el que se encuentran tres atracadores, un par de hermanos que huyen de sus perseguidores, una alumna y su profesor y un viudo que no termina de recuperarse.
Actores: Paul Wesley, Kim Cattrall, Billy Magnussen, Danielle Campbell, James Wolk, Dania Ramirez, Sterling Knight, James Maslow, Austin Butler, Elizabeth Blackmore, Paulina Singer, Dorian Missick, Sam Jaeger, Chris Brochu, Lindsay Pearce, James Martinez, Zabryna Guevara, Kurt Yaeger, Dan Amboyer, Justine Cotsonas, Tonya Glanz, Sanjit De Silva, Kim Brockington, Lynn Marocola, Quincy Chad, Melvin Lima, Luke Guldan, Davi Santos
Lo mejor: un intento adaptar historias de niños para adultos.
Lo peor: la serie no termina de funcionar.
Lo más curioso
: la serie se rodó íntegramente en Nueva York.
.¿Cómo verlo?: En HBO, desde mediados de 2019. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (2ª temporada, VOSE)

PROMO (2ª temporada, en inglés)

INTRO (1ª temporada)

INTRO (2ª temporada)

VER SERIE (HBO)

DESCARGA TORRENT (dontorrent)

WEB OFICIAL (HBO)

WEB OFICIAL (CBS)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre TELL ME A STORY

Reconozcamos que Tell Me a Story (traducción: “cuéntame una historia”, o un “cuento”), no es una de las mejores series que ha estrenado HBO esta temporada, pero tiene la ventaja de que es llevadera y de que, viéndola, algo resuena en nuestro interior: algo que procede de nuestro particular atavismo. Porque la serie fusiona tres cuentos que habremos oído en nuestra infancia y que, probablemente, hayamos contado a nuestros hijos y nietos. Se trata de un argumento inspirado en Los Tres Cerditos, Hansel y Gretel y Caperucita Roja, el desafío, la pérdida y el riesgo. Los guionistas se han limitado a identificar los arquetipos de estas tres historias, actualizarlos y generar tres historias diferentes que tienden a fusionarse a medida que avanzan los episodios.

La idea es buena, pero el desarrollo no es el mejor que podía darse. Los clichés sustituyen a los personajes creíbles, las actuaciones no son excesivamente depuradas y las casualidades que aparecen llegan al paroxismo y rebasan los límites de los creíble. La historia flojea a partir del momento en el que entendemos lo que nos quieren transmitir.

Tres atracadores con máscaras de cerditos cometen un atraco en el curso del cual disparan y matan a una clienta. El marido de esta logra identificar a uno de los atracadores, lo sigue, lo acosa, pero no encuentra apoyo en la policía, así que opta por preparar su venganza. Por otra parte, una alumna recién llegada a su nuevo centro de estudios, empieza a salir con uno de sus profesores en un remedo del cuento de Caperucita y el Lobo. Finalmente, un boy de discoteca y chapero en horas libres, se ve envuelto en la muerte de un cliente que resulta ser un mafioso. Junto a su propia hermana, huye perseguido por el resto de la banda mafiosa en lo que constituye la más evidente reformulación de Hansel y Gretel. A medida que va avanzando la trama, estas tres líneas argumentales tienden a converger en una sola historia.

El problema de la serie es que se vende como “thriller”, pero esta característica solamente está presente en unos pocos instantes a lo largo de todo el metraje. En realidad, las situaciones son previsibles, y no porque conozcamos el cuento, sino porque los clichés creados al principio de la serie, así lo sugieren.

Era difícil hacer converger a tramas tan diversas, así que el último episodio de la primera temporada y su desenlace resultan excesivamente forzados. Es como intentar encontrar la cuadratura del círculo: se puede hacer encajar… pero a martillazos y a costa de perder la poca credibilidad que quedaba.

La calidad de la serie no es acorde con su capacidad adictiva gracias a que se trata de una serie fácil de ver y que resulta entretenida. No es recomendable para los que buscan un producto genial, ni para quienes exigen perfiles de protagonistas bien matizados y odian los clichés. Adecuada para quienes se preguntan cómo serían los cuentos de su infancia, contados para mayores.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios