FICHA

Título original Bikram: Yogi, Guru, Predator
Título en España: Bikram Yoga, el gurú depredador
Temporadas:  documental
Duración episodio: 96 minutos.
Año: 2019
Temática: sectas
Subgénero: gurús depravados
Nacionalidad: EEUU
Resumen: Bikram llegó de la India a los EEUU con un nuevo tipo de yoga que lleva su nombre. Pronto entendió cómo funcionan este tipo de cursos en aquel país: vendiendo patentes para enseñar y abriendo franquicias. En los años 80 ya había llamado la atención en los EEUU y en los 90 se convirtió en un fenómeno de masas hasta que sobrevino la caída: fue denunciado por seis de sus alumnas por acosador. La ley falló a favor de las denunciantes, con lo que se limitó a irse de los EEUU y dar cursos en otros lugares, entre ellos España.
Actores: dirigido por Eva Omer, con música de Pascal Babare y Conel Wilczek
Lo mejor: un documental bien armado sobre otro gurú depredador e iluminado.
Lo peor: que se tiene la sensación de que este tipo de denuncias no sirven para nada.
Lo más curioso
: Bikram estuvo en 2019 en España vendiendo cursos para formación de profesores de su técnica.
¿Cómo verlo?: En Netflix desde el 1 de diciembre de 2019. También puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación:

PROMO (VOSE)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (en eMule)

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre BIKRAM YOGA: EL GURÚ DEPREDADOR

En España existen centro de Bikram Yoga. Uno se puede hacer una idea de su extensión en la web de la propia franquicia (Bikram Yoga Spain). Por lo que nos cuentan en el documental, el gurú propietario de la patente de una variedad de yoga a la que puso su nombre, estuvo en España en 2019, formando profesores e impartiendo cursos. Básicamente, su yoga contempla unas cuantas posturas más y dos formas de respiración, acompañados de un calor tropical que, literalmente, derrite a los practicantes. Desde finales del siglo XIX han llegado de la India, gurús que difunden formas adulteradas de las doctrinas y prácticas tradicionales hindúes. Recordemos a Khristamurti, el gurú de la jet-set que vivió sus momentos de gloria en los años 70 y de los que los teósofos decían que era “el Cristo de la Nueva Era”, hasta Osho y los vendedores de un yoga tántrico que en la India no se reconoce como tal pero que en Occidente cuenta con masas de seguidores, por no hablar de Maharisthi Maresh, el gurú de los Beatles y tantos y tantos otros. La inflación de gurús orientales parece ser un signo de los tiempos. Su presencia en Occidente, casi siempre, con la etapa intermedia obligada de California, es un arcaísmo, tanto como pueden serlo los miembros de cualquier secta evangélica en el centro de Mumbay o de Madrás.

Por lo demás, en Occidente existe una amplia libertad de opinión que permite que cualquier gurú, más o menos improvisado, monte su chiringuito y atraiga a incautos, ingenuos, curiosos o buscadores sinceros, que de todo hay. No existen argumentos para limitar los precios de los cursos (¿podría ponerse precio a la iluminación?) así que cada cual paga lo que considera justo y obligado como cuando se toma una caña y no regatea el euro que puede costar. Así que el problema no son los precios de estos cursos -frecuentemente abusivos- sino que, cada vez con mayor frecuencia, detrás del curso se oculta una secta destructiva, un gurú abusador o, simplemente, una estafa.

El documental sobre Bikram Yoga, nos pone en la pista de un gurú llegado a California, que fue prosperando y escalando, alcanzando el sueño americano y rebasándolo con creces. Tras él existía un tipo de yoga que presentaba como original y creación propia, un historial casi completamente inventado y un ego visiblemente hipertrófico y, probablemente, alguna neurosis. Seis de las alumnas de sus cursos de Bikram Yoga le denunciaron como abusador. Se dieron sentencias favorables a las denunciantes -nos cuenta el documental- en cuatro de los casos y, al parecer, otras muchas mujeres habían sido presionadas, acosadas o abusadas por este peculiar personaje.

El documental nos muestra todos los hitos de este drama: la historia del gurú contada por él mismo y por sus partidarios. Las declaraciones de las mujeres que lo denunciaron y ganaron en el proceso. La vida en las escuelas de Bikram Yoga e incluso algunos testimonios que desdecían la originalidad del método que ha llegado a patentar y que, nos cuentan, fue creado por su maestro. En definitiva, el espectador que decide ver este documental, al cabo de casi hora y media, conoce los elementos esenciales del drama, a sus personajes y vicisitudes y se llevará una opinión extremadamente negativa del gurú.

El documental está realizado alternando entrevistas con un amplio material documental, fotográfico y filmado, que permite sostener la tesis sobre el gurú depredador. La conclusión final resulta patética y lamentable: da la sensación de que las denuncias sirven para poco. Perseguido por el fisco norteamericano, se limitó a irse a Tailandia y luego establecerse en México desde donde viaja para seguir organizando cursos. Nada, por tanto, han cambiado, los fallos de las demandas civiles que han concluido en sentencias contrarias a los intereses del gurú. Y, sin embargo, ahí está.

En el catálogo de Netflix pueden encontrarse varios documentales similares: sectas destructivas, gurús que, literalmente, hacen polvo la vida de sus acólitos: The Path, One of Us, The Family, Wacco, Children of Good, etc, etc. A la vista de todo este material, y de este mismo documental que comentamos, uno se pregunta cómo es posible que exista gente tan ingenua para caer en redes tan burdas y en la aceptación de enseñanzas más simples que el mecanismo de un botijo, por el que están dispuestos a pagar cantidades desmesuradas. Y uno llega a la conclusión de si no será que el ser humano pide ser estafado y lo acepta a condición de sentirse que es importante para alguien: para el depredador o para el estafador.

Documental para interesados en gurús, sectas y abusos sexuales. Valdría la pena que lo vieran los que pertenecen a este grupo o los que están valorando la posibilidad de integrarse en alguna organización de este tipo o seguir un curso de yoga… Deben afinar en su elección.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).